Madrid

Gritos, carteles y prendas de luto. Varios grupos ‘populares’ de la Comunidad de Madrid denuncian los ‘escraches’ que se repiten ante al domicilio de la alcaldesa de Pinto

El proceso de externalización de la empresa de servicios Aserpinto le está saliendo cara a la alcaldesa de la localidad madrileña de Pinto, Miriam Rabaneda (PP). En los últimos días las protestas de trabajadores y sindicatos se han trasladado en varias ocasiones al domicilio de la edil, que ha instalado un fuerte dispositivo de seguridad.

La convocatoria de huelga indefinida que han puesto en marcha los sindicatos de Aserpinto para el próximo 23 de septiembre será un capítulo más en un conflicto que lleva semanas agitando Pinto.

Según explican a El Confidencial Autonómico fuentes municipales, el origen de las protestas está en la privatización de esta empresa municipal, dedicada a la recogida de basuras y a servicios de limpieza, que acaba de aprobarse en el pleno.

“El problema está en que está habiendo concentraciones frente a la casa de la alcaldesa, Miriam Rabaneda”, comentan. Según explican, en varias ocasiones se han producido ‘escraches’ ante el domicilio de la edil, donde han llegado a juntarse “entre 100 y 150 personas”.

¿Son o no ‘escraches’?

En este enlace puede verse un vídeo, localizado por ECA, en el que se ve cómo se ha desarrollado una de estas concentraciones. Además, en las imágenes que figuran al término de estas líneas se pueden ver capturas de tuits publicados sobre estas marchas.

Entre ellos se encuentran las impresiones de Miguel Ángel Olmos Fernández, de UGT (@maof_ugt), valorando estas concentraciones. También hay una imagen de los agentes de Policía que han vigilado la casa de Rabaneda en estos días.

A continuación, hay varias capturas con las muestras de apoyo de otras agrupaciones municipales del PP a la alcaldesa de Pinto por lo que denominan como “acoso”. Fuentes ‘populares’ resaltan que en la casa hay varios menores de edad.

Los sindicatos insisten en que se trata de manifestaciones “espontáneas”, y que el hecho de que su rumbo vaya en “dirección a casa de la presidenta de Aserpinto” –a la sazón, la alcaldesa Rabaneda–, es fortuito.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?