Madrid

Benítez pudo hacer de Hierro en Rusia

Benítez pudo hacer de Hierro en Rusia
photo_cameraBenítez pudo hacer de Hierro en Rusia

La Federación le ofreció el cargo de seleccionador, pero el poco tiempo para llevar la operación a cabo finiquitó, no solo esta, sino cualquier alternativa al malagueño para el banquillo español.


Siguen apareciendo nuevas informaciones de aquellas horas en las cuales la Real Federación Española de Fútbol buscaba desesperadamente un sustituto para Julen Lopetegui. Según ha confirmado él mismo, Rafa Benítez pudo ocupar ese puesto en vez de Fernando Hierro, pero su contrato con el Newcastle United y el poco tiempo del que se disponía en aquel momento lo impidieron.

Luis Rubiales decidió dejar de contar con los servicios de Lopetegui por su anuncio como nuevo entrenador del Real Madrid y ahí comenzó la búsqueda de un nuevo seleccionador para comandar a España en una Copa del Mundo 2018 que comenzaba en un par de días. Por ello, las prisas hicieron que fuera finalmente el malagueño el que se encargara de un equipo que caería estrepitosamente en los penaltis ante Rusia en octavos de final.

Sin embargo, la historia pudo ser bien distinta. En caso de haber contado con algunos días más, es posible que Benítez se hubiera decidido a coger el puesto de seleccionador, aunque solo fuera para ese torneo, dejando a un lado su proyecto en el Newcastle por el que tanto está luchando para devolverlo a la élite inglesa y dejar de ser un candidato al descenso según los pronósticos de la Premier League.

¿Por qué se pensó en él?

Rubiales debía correr y por ello surgieron varios nombres como posibles sustitutos de Lopetegui entre los que figuraba el madrileño. Su experiencia tanto LaLiga Santander como en la propia liga inglesa o la italiana le avalaban como uno de los nombres que mejor podían reconducir esa situación con tan poco margen de maniobra, a tres días del debut de la Roja.

Y es que, si hacemos un breve repaso a la carrera de entrenador que Benítez está teniendo, esta es digna de elogio. Su primer gran club fue el Valencia, donde dejó una huella imborrable que aún se recuerda. Allí conquistó LaLiga Santander y la antigua Copa de la UEFA en un mismo año, haciendo un doblete histórico para el cuadro che. Dos años antes, en el curso de su debut al cargo del banquillo de Mestalla, Rafa logró también ganar la competición doméstica tras 31 años sin conseguirlo por parte de los valencianistas.

Los comienzos del ‘Spanish Liverpool’

De allí se marchó al Liverpool, donde fraguó una de sus etapas más brillantes y bonitas. Seis temporadas en las que el técnico madrileño levantó nada menos que la Champions League, la Supercopa de Europa, la FA Cup y la Community Shield. Una de las etapas más gloriosas de los ‘reds’ en este siglo XXI, formando el famosos ‘Spanish Liverpool’ que tanto miedo daba en Europa.

Su siguiente aventura la vivió en el Inter de Milán, en uno de los dos clubs donde menos ha triunfado. Allí duró apenas media temporada, tiempo en el que ganó la Supercopa de Europa y el Mundialito de Clubes.

Después fue fichado para hacerse con las riendas de un Chelsea que iba a la deriva con Roberto Di Matteo. Se hizo cargo del equipo en noviembre y su estancia en Londres duraría hasta final de temporada. En ese curso recondujo a los ‘blues’ en la Premier, donde terminaron terceros, y levantó una Europa League con la que nadie contaba en el club hasta que se vieron con opciones reales de ganarla.

Su siguiente destino fue Nápoles. En la isla italiana pasó dos magníficas temporadas a la sombra de la todopoderosa Juventus, que se lleva casi todos los títulos de este país con una facilidad pasmosa. Sin embargo, su buen trabajo fue reconocido para fichar por el club de su vida, el Real Madrid, donde no tendría nada de suerte y sería despedido en enero, siendo su sustituto Zinédine Zidane.

Un proyecto diferente

Y, por último, tras ese duro varapalo, Benítez se hizo con las riendas de un proyecto muy diferente a los que siempre había manejado. Cogió al Newcastle en segunda división y lo ascendió a la Premier, donde lo ha mantenido esta temporada. No ha sido nada fácil, pues no se han cumplido varias de las promesas que le hicieron cuando aceptó el cargo, pero su amor por el club y sus aficionados le ha llevado a no tirar la toalla en los momentos difíciles.

Ahora afronta su tercera temporada en un equipo en el que, a pesar de la décima plaza obtenida, apenas cuenta con presupuesto para fichar a ciertos jugadores que puedan elevar el nivel de la plantilla. Así mismo lo ha reconocido recientemente Rafa Benítez, que tendrá que hacer maravillas para traer a lo que quiere y necesita para seguir aspirando a esa mitad de tabla que permita al Newcastle volver a estabilizarse en Inglaterra como uno de los mejores equipos.

Puesto de seleccionador

Parece que por todo este currículum plagado de éxitos y buenos resultados en prácticamente todos los equipos en los que ha estado, Benítez se llegó a posicionar como seleccionador. Pero el tiempo, y la cláusula de rescisión de siete millones de euros de su contrato, jugaron en su contra y en el de una selección que difícilmente habría tenido los mismos resultados con un técnico que examina tanto la parte táctica, precisamente uno de los aspectos que le ha fallado a Hierro.

Nunca sabremos si esta decisión habría sido mejor o peor que la de pasarle el marrón a Fernando Hierro de un cargo para el que no estaba preparado y que seguramente no querría. Aunque, lo que sí que podemos afirmar es que su experiencia habría ayudado mucho a la Roja a hacer una mejor competición de la que se hizo. De esto no cabe ninguna duda, guste más o menos su estilo de juego, bastante más defensivo del que España nos tiene acostumbrados.

Por todas estas razones, seguramente, tanto Luis Rubiales como la propia RFEF se guarden a Benítez en la recámara, para otras posibles oportunidades de ofrecerle el cargo de seleccionador. Quizás, en un futuro no muy lejano le veamos dirigiendo a una selección en la que por el momento será Luis Enrique el que la comande hasta la Eurocopa del 2020.

Podría ser extraño pensar que si se quiso a Benítez en junio, porqué no se le ha querido ahora. Pero el presidente de la Federación lo explicó en su comparecencia cuando anunciaron al asturiano como nuevo seleccionador. Se buscaba un entrenador que no tuviera contrato en vigor, para evitar cualquier discrepancia con un equipo que ya estaría montando las bases de su proyecto con ese técnico para esta temporada. Una decisión que evadiera cualquier similitud con el caso Lopetegui y el Madrid que tanto daño ha hecho en la RFEF, donde tardarán mucho en olvidarse de ello.

Por el momento, Benítez seguirá en el Newcastle y Luis Enrique será el entrenador de España en los próximos dos años, pero quién sabe si los caminos tanto de la selección como del técnico madrileño se volverán a cruzar en un futuro no muy lejano y este termina asumiendo un cargo para el que le faltaron unos días para poder aceptarlo. Por ello, a partir de ahora, cada vez que se especule con un cambio en el banquillo, su nombre saldrá como uno de los principales candidatos sin ninguna duda, así se lo ha ganado.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes