Galicia

Resistencia Galega imita la estrategia de ETA de denunciar la dispersión de sus presos

Los líderes de la banda, Antón García Matos y Asunción Losada Camba, fueron detenidos en junio y se encuentran internados en la cárcel madrileña de Estremera

Marcha por los presos de Resistencia Galega
photo_cameraMarcha por los presos de Resistencia Galega

El problema actual de los presos políticos de resistencia galega es que se encuentran en cárceles alejadas de Galicia.

La asociación de presos de resistencia galega, Ceivar, denuncia la dispersión. En este momento hay cinco presos del Colectivo de Presas y Presos Independentistas Gallegos.

Dos de ellos se encuentran en prisiones de Galicia: Roberto Rodríguez  en Teixeiro y Eduardo Vigo en A Lama.

Miguel García, Antón García Matos y Asunción Losada están en prisión preventiva, en Soto del Real el primero de ellos y en Estremera las otras dos.

Ceivar ha comunicado a ECA que el último viernes de cada mes hacen un ayuno para exigir el fin de la dispersión, el reagrupamiento en una misma cárcel, el reconocimiento de presos políticos y la mejora de sus condiciones de vida.

También, en los últimos días se ha conocido una petición fiscal que afecta a Causa Galiza y Ceivar de largos años de cárcel para varios independentistas galegos, incluyendo la ilegalización de ambos colectivos.

Es decir, 12 personas están en peligro de encarcelamiento y dos organizaciones de ilegalización en Galicia. Según han afirmado: “Para nosotras es muy importante que se entienda que en este juicio no sólo se va a decidir si 12 personas entran en prisión y dos organizaciones son ilegalizadas, sino si las gallegas y gallegos estamos dispuestos a dejar que nos supriman por la fuerza nuestra capacidad para oponernos al régimen español, y nuestro derecho a apoyar a las personas que sufren represión política.”

En junio, dos dirigentes de Resistencia Galega fueron detenidos en Vigo. Los terroristas más buscados de España: Antón García Matos y su pareja Asunción Losada Camba, habían huido hace 13 años a Portugal. Y actualmente, se encuentran en cárceles madrileñas. 

Lo que ocurrió con ETA

En 1989 el Gobierno español inició una política de dispersión de presos encarcelados por su vinculación con el terrorismo.  

El propósito de la nueva política era restringir el control que ETA tenía sobre sus miembros encarcelados y alentar a aquellos presos que querían abandonar la organización a hacerlo.

A medida que se liberaban menos presos, la política se volvió cada vez más impopular en el País Vasco.

Esta política se ha mantenido a lo largo de los años. Por lo general enviando a las cárceles más lejanas al País Vasco a los internos considerados más peligrosos.​

En 2014 se celebró el 25 aniversario de esta política. Francia ha adoptado un enfoque similar, esparciendo sus presos por todo el sistema penitenciario francés.

Las familias de los presos ven esta política injusta, ya que se ven obligados a viajar grandes distancias para visitar a sus familiares.

Ha habido múltiples manifestaciones pidiendo el traslado de los presos a cárceles Vascas.

En 2017 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechazó una demanda por 3 miembros de ETA, encarcelados en París, que alegaron estar a más de 800 kilómetros del domicilio de sus familia.

El tribunal consideró que las quejas de los demandantes "no son suficientes para que constituyan una injerencia en el derecho al respeto de su vida familiar".

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes