Galicia

Un interno de A Lama protagoniza siete altercados regimentales en menos de un mes

Cárcel de A Lama.
photo_cameraCárcel de A Lama.

El día 30 de junio en interno H.M.A clasificado en primer grado penitenciario y ubicado en el departamento de aislamiento del centro penitenciario de A Lama, en Pontevedra, comunica a los funcionarios que prestan servicio ese día que se ha tragado siete pilas y se ha introducido una varilla metálica de 8 centímetros en el pene.

Cuando va a ser desplazado un centro médico externo y mientras espera en el departamento de Ingresos comienza a golpear las dependencias en las que se encuentra y a gritos y en un estado de máxima alteración insulta y amenaza a los funcionarios exigiendo a los mismos que le proporcionen tabaco. El estado de agresividad hace que los funcionarios tengan que intervenir para controlar la situación resultando varios de ellos contusionados de forma leve.

El pasado día 25 de junio el mencionado interno avisó por interfonía a los funcionarios de servicio en el turno de noche que se había introducido objetos en el pene y que tenía “mono” de tabaco, exigiendo bajar al hospital. Personados los funcionarios, se encontraron con parte de la celda inutilizada por dicho interno, tiene los enchufes y tomas de corriente destrozados.

Así mismo arranca la pletina de la interfonía y armado con una varilla metálica de grandes proporciones amenaza a los funcionarios allí presentes. La intervención de los funcionarios consigue controlar la situación y el interno es trasladado, como pretendía, a un centro médico de la ciudad de Pontevedra, avanzada la madrugada.

El sindicato Acaip-UGT denuncia que estos son algunos de los múltiples altercados que viene provocando este interno sin que por parte de la Dirección del centro se ponga solución alguna. Encontrar con esta tipología de internos es un hecho habitual en los últimos años en los centros tipo de cumplimiento como el de A Lama.

Al suprimir la Secretaría General plazas en centros más adecuados y preparados para tratar este tipo de patologías que pudiesen ser de carácter psiquiátrico, convierte los módulos de cumplimientos especial y los módulos de enfermería en auténticos polvorines con internos de comportamiento imprevisible y que ponen en peligro la seguridad de los trabajadores y del resto de reclusos ante la falta de personal.

Desde Acaip-UGT llevan más de dos años reclamando medios que garanticen la de los internos del centro igualmente. Completar la RPT de trabajadores cubriendo las más de 50 vacantes existentes en el área de vigilancia en el C.P A Lama, la derogación del Protocolo Específico de Actuación Frente a las Agresiones (PEAFA) por inefectivo, la formación adecuada para los trabajadores y el reconocimiento por parte de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias a sus trabajadores por el trabajo realizado en situaciones extremadamente difíciles, provocadas por el abandono sufrido durante estos últimos siete años. 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?