Galicia

Feijóo se queda solo en la batalla contra Endesa por el cierre del carbón

La eléctrica no retrasará la clausura de la central de As Pontes (A Coruña) hasta después de las elecciones gallegas

Alberto Núñez Feijóo comparece tras ganar las elecciones del 25 de septiembre.
photo_cameraAlberto Núñez Feijóo comparece tras ganar las elecciones del 25 de septiembre.

Endesa anunció el 27 de septiembre a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que había decidido adelantar la clausura de las dos centrales de carbón que habían sido ‘salvadas’ de la obligación de cerrar a mediados de 2020, la de As Pontes (La Coruña) y la de Litoral (Almería).

Las centrales de As Pontes y Litoral eran las últimas que Endesa había apostado por mantener, tras haber solicitado el pasado año autorización para el cierre de Compostilla (León) y Andorra (Teruel).

Los nuevos límites de emisiones establecidos por la UE, que entrarán en vigor el 30 de junio de 2020, exigen inversiones o, en caso contrario, el cierre de las instalaciones. Y la opción de invertir en As Pontes (A Coruña) y en Litoral (Almería), para que siguieran operativas hasta 2030, había quedado completamente abierta.

Reunión en Santiago

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, se reunió el pasado viernes en Santiago de Compostela durante dos horas con el consejero delegado de Endesa, José Bogas, para analizar la situación de la planta de As Pontes.

La dirección de la eléctrica expresó en la sede del Gobierno gallego su “compromiso absoluto” para encontrar soluciones que permitan mantener una actividad industrial que genere riqueza y empleo aunque no sea “al 100% como actualmente”.

Pero Bogas admitió que “existen dificultades”, pero que no impiden que se puedan estudiar alternativas, que en esencia es lo que le reclamó el dirigente gallego.

Horizonte electoral

Pues bien. Fuentes conocedoras de la reunión explican a Confidencial Digital que la decisión de la eléctrica de adelantar el cierre ha descolocado enormemente a Feijóo.

El horizonte temporal primero establecido por la empresa había tranquilizado al presidente de la Xunta porque no deberá enfrentarse a las urnas hasta el otoño de 2020, cuando el cierre no se habría producido.

Un cuarto mandato

Pero Núñez Feijóo ve ahora el adelanto como un contratiempo, que puede perjudicar sus expectativas electorales si decide presentarse finalmente a un cuarto mandato, algo que por ahora no ha descartado.

No pasa por alto que este tipo de decisiones suelen generar tormenta política en las comunidades autónomas afectadas. Y en su caso más, si cabe, porque los trabajos de desmantelamiento coincidirán justamente en fechas próximas a las elecciones gallegas. Es consciente de que el cierre de una instalación que da empleo directo e indirecto a cerca de un millar de trabajadores resultará un problema en la campaña electoral.

Núñez Feijóo, solo

Por si esto fuera poco, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones, Feijóo no ha encontrado el apoyo del Gobierno central en su batalla contra Endesa.

Hay que recordar que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se ha mostrado siempre partidaria de la descarbonización del país para apostar por energías renovables, lo que ha sido visto precisamente por Endesa como una oportunidad para dar ahora el paso.

Así, frente a las intensas gestiones del presidente de la Xunta para mantener en funcionamiento la central de As Pontes, Ribera apoya la decisión empresarial de Endesa, según fuentes del Ejecutivo consultadas por Confidencial Digital.

Entiende los argumentos de la eléctrica. Explica que sus estimaciones arrojan un déficit de 150 millones de euros anuales si sigue operativa la instalación, lo que supondría unas pérdidas de 1.500 millones de permanecer abierta hasta 2025 en lugar de echar el cierre en 2020.

La ministra también destaca que el adelanto de los cierres coincide con el precio de la electricidad más bajo en España en los últimos nueve años para un mes de septiembre, encadenando varios meses consecutivos de caída.

Por lo tanto, la postura del Gobierno central deja al Ejecutivo autonómico de Feijóo en una posición de menor fuerza frente a los planes de la eléctrica.

Una planta de biomasa

Pese a ello, el Ministerio de Transición Ecológica ha transmitido a la Xunta de Galicia que el Gobierno se compromete a apoyar la transformación de la térmica de As Pontes en una planta de biomasa compatible con las dimensiones cuantitativas que sean respetuosas con la biodiversidad y la sostenibilidad de la zona.

Sin embargo, ha advertido que esa alternativa no resulta suficiente. En paralelo, hay que identificar todas las demás actividades que permitan generar un ecosistema industrial para asegurar que cualquier vecino que quiera vivir y trabajar en la comarca pueda hacerlo. Y una respuesta responsable obliga a ir construyendo otras opciones.

Aprovechando la debilidad del Gobierno

Fuentes del sector explican a ECD que Endesa ha aprovechado de hecho la parálisis política y la situación de un Gobierno en funciones para acelerar y consumar su ambicionado plan de cerrar todas las centrales de carbón en España, algo que ya intentó sin éxito con el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

El anterior ministro de Energía, Álvaro Nadal, se opuso a autorizar estos cierres, por considerar que el carbón era aún necesario para abaratar el precio de la luz.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes