Galicia

La catedral de Santiago se refuerza para evitar otro episodio como el del códice Calixtino: cuarenta cámaras y ocho personas vigilarán las 24 horas

Más de 40 cámaras de vigilancia y un total de ocho personas velarán "permanentemente" por la seguridad de "todos los espacios" de la Catedral de Santiago, con el objetivo de mejorar el control "tanto en la Basílica como en el edificio claustral, donde se alojan el Museo y el Archivo", después de la desaparición el año pasado del Códice Calixtino y su recuperación a principios de este mes.

El plan de seguridad ya arrancó en 2007 -tres años antes del robo del manuscrito del siglo XII-, pero ahora trata de implementarse con mayor eficacia tras la sustracción del Códice Calixtino, en julio de 2011, y después de que así lo aprobase el Cabildo en diciembre de ese mismo año.

Para ello, este proyecto se enmarcará en el futuro plan director de conservación preventiva del templo Jacobeo, que la Iglesia prepara en la actualidad y que será presentado en septiembre para "combatir el principal problema del patrimonio de la Catedral" que, como ha indicado, "es la conservación" y "no la sustracción"."

Procuramos que la realización de nuestros proyectos avance con criterios de rigor y eficacia, pero queremos que estas cuestiones no impliquen un desmesurado coste económico", ha asegurado Daniel Lorenzo antes de matizar que "se trata de racionalizar, ya que hoy los medios son escasos".

Aunque ni el director de seguridad ni el presidente de la Comisión de Cultura de la basílica han querido desvelar el presupuesto de este plan por "motivos de seguridad", han explicado que "el importe aumenta día a día" y posibilita que, en la actualidad, la Catedral cuente con un "completo y eficaz" sistema que se aplica tanto a bienes como a las actividades que se desarrollan en el ámbito del conjunto catedralicio.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?