Galicia

El boom de la energía eólica en Galicia comienza a generar interrogantes entre el creciente número de vecinos afectados

Cada vez más personas preguntan por el impacto que estos grandes parques tienen a nivel económico, ecológico y sobre su propia salud

EuropaPress_3807660_parque_eolico_greenalia_vimianzo
photo_camera Parque eólico de Greenalia en Vimianzo, Galicia

Las buenas condiciones atmosféricas que ofrece el noroeste peninsular para el sector eólico —más de 4.200 horas de producción al año— está impulsado numerosos proyectos para producir este tipo de energía en Galicia. En la comarca de Ferrol, por ejemplo, ya está en marcha el Parque Eólico Caaveiro, promovido por la empresa ENEL, que contempla la instalación de 14 aerogeneradores en los municipios de San Sadurniño, Neda, Fene y Cabañas, además de la extensión de líneas de evacuación hasta As Pontes, pasando por A Capela. Este proyecto se encuentra en fase de exposición pública, a la espera del Informe sobre Impacto Ambiental para, acto seguido, cursar la solicitud de Autorización Administrativa Previa, con plazo de alegatos hasta el 27 de julio.

El malestar que estos proyectos generan entre los ciudadanos comienza a resultar palpable. El pasado sábado, en la Asociación Agarimo de Sillobre, municipio de Fene, se convocó una reunión de asociaciones vecinales con el objetivo de valorar el impacto del Parque Eólico Caaveiro, que pretende levantarse sobre los cercanos montes comunales de Marraxón.

Fuentes próximas a las asociaciones convocantes del acto —Comunidad de Montes de Marraxón, Vecinos de Sillobre, Asociación de Vecinos de SantosamarcoCentro Cultual Cariño— han descrito para El Confidencial Autonómico el desarrollo de esta reunión, que califican de "éxito rotundo". El aforo disponible quedó completo. En la charla también participaron representantes de los Montes Comunales de Brión, de Adega, de la Asociación Betula y de la Plataforma Monfero dice No para exponer sus argumentos.

El invitado estrella de la reunión fue Xavier Simón, profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad de Vigo y experto del Observatorio Eólico de Galicia, quien ofreció a los vecinos claves sobre cómo se está produciendo el boom eólico en Galicia, tomando como referencia los proyectos de mayor envergadura que hasta el momento ya se han visto en el conjunto de España.

14 millones de euros

Un primer dato, ofrecido por el profesor Simón: aplicando el precio medio del megavatio/hora en 2020, los aerogeneradores del Parque Eólico Caaveiro le permitirían a la empresa ENEL Green Power, participada por el Estado Italiano y varios fondos de inversión internacionales, facturar anualmente más de 14 millones de euros.

“Debe importarnos, y mucho, lo que se quiere hacer con vuestros montes”, señaló Simón a los asistentes, aludiendo al hecho de que la “gran riqueza” que supone el viento no generaría con este modelo de negocio un retorno proporcional para los terrenos que soportan físicamente los parques eólicos. El experto en renovables también advirtió sobre la diferencia que existe, en el ámbito de las concesiones administrativas, entre los aprovechamientos eólicos y los hidráulicos. En el caso de las explotaciones eólicas, las autorizaciones de parques que se están tramitando “no tienen fecha de caducidad; son para toda la vida”.

Buena parte de la reunión se centró en describir el contexto legal y competencial de la energía eólica. En el transcurso de la charla también se fueron exponiendo algunas características concretas del Parque Eólico Caaveiro que, según Simón, no solo estaría incumpliendo la normativa, sino que también incurría en fraude de ley por la forma de plantearlo. Al parecer, el parque eólico Caaveiro, de 78 MW, es un proyecto que forma parte de uno conjunto de seis parques eólicos interconectados entre sí y con infraestructuras comunes.

Trocear un macroparque  

ENEL, según Simón, pretende irlos tramitando individualmente, como proyectos separados e independientes, en vez de hacerlo como el macroparque que sería en realidad, y que sumaría un total de 611 MW —casi la mitad del que produce la cercana central térmica de As Pontes—. Para el profesor vinculado al Observatorio Eólico de Galicia, realizar esta fragmentación, evitando mayores exigencias ambientales, es ilegal y razón suficiente para que el parque no obtenga la autorización. Por otra parte, el Parque Eólico Caaveiro no se encuentra dentro de ningún Área de Desarrollo Eólico, es decir; dentro de alguno de los territorios definidos por la Xunta para erigir esta clase de parques.

Proyectos como Caaveiro superan todos los 50 MW de potencia y, por tanto, la tramitación es de ámbito Estatal, no autonómico. Sin embargo, la competencia en materia de usos del suelo sigue siendo de la Xunta, que desde principios de este año puede autorizar, o no, la construcción de nuevos parques si entran en los espacios delimitados por el Plan Eólico de Galicia

Impacto en la salud

El profesor de la Universidad de Vigo señaló, además, que los 200 metros alrededor de un molino —un círculo de 12,5 hectáreas— pasarían automáticamente de suelo rústico o forestal a “suelo de protección de infraestructuras”, que limitaría en gran medida los usos que se le quisieran dar en el futuro a los terrenos. En la reunión también surgieron voces alertando sobre la incidencia paisajística —son molinos de casi 200 metros de altura— y en el valor de los inmuebles que quedarían cerca del parque.

Las asociaciones vecinales de Sillobre recomendaron no firmar ningún papel ante cualquier oferta que se pudiera tener por las fincas, sin antes recibir el suficiente asesoramiento legal. Asimismo, mostraron su preocupación por la salud de las personas, dado que en frente de sus viviendas tendrían el paso de toda la electricidad generada por los molinos, además de la proximidad del emplazamiento de la subestación de todo el Parque eólico Caaveiro con los núcleos habitados del Barreiro y Belelle.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?