Galicia

Desconcierto en Galicia por un ‘apoyo inesperado’ a la reforma local de Rajoy

José Manuel Baltar, de la Diputación de Ourense, avala la Ley y se enfrenta a 300 alcaldes, también de su propio partido

José Manuel Baltar, de la Diputación de Ourense.
photo_camera José Manuel Baltar, de la Diputación de Ourense.

El desarrollo de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local que plantea el Ejecutivo de Rajoy ha coincidido con el proceso de unión de ‘concellos’ en Galicia. Mientras que casi el 90% de los alcaldes gallegos se ha declarado en contra de la reforma, el presidente de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar, se ha mostrado favorable.

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, la decisión de Baltar ha causado sorpresa entre los Ayuntamientos de Galicia, más aún en aquellos que son gobernados por ‘populares’. De los 314 consistorios que hay en la región, unos 300 han rechazado la reforma que sí defiende el gestor de la Diputación.

De acuerdo con fuentes de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), presidia por el alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela (PP), la semana pasada se acordó una batería de alegaciones a la reforma local por una aplastante mayoría. El ourensano ni asistió ni delegó el voto.

Al contrario que Baltar, los presidentes de las tres Diputaciones restantes también se oponen a la mencionada Ley: se han pronunciado al respecto el socialista José Ramón Gómez Besteiro –líder del PSdG y presidente de la entidad de Lugo– y de Diego Calvo y Rafael Louzán, ‘cabezas’ de las instituciones de A Coruña y Pontevedra respectivamente, ambos del PP.

El frente común que esperaban formar tanto las Diputaciones como los Ayuntamientos se ha encontrado con el entusiasmo de Baltar por la reforma de la Administración local tal y como está planteada.

¿Por qué se oponen a la reforma?

Los detractores de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local aseguran que “quitará poderes a los municipios con menos de 20.000 habitantes”, algo que no ayudará ni a la “eficiencia económica” ni a una “mejor prestación de servicios a los ciudadanos”.

Cabe resaltar que en la provincia de Ourense ningún municipio tiene más de 20.000 vecinos, a excepción de la capital. De hecho, la gran mayoría de entidades locales tienen menos de 5.000.

En las alegaciones que salieron de Galicia hay una sospecha respecto a “futuras privatizaciones” de los servicios municipales. Desde Fegamp esperan que el rechazo expresado ‘en bloque’ anime al presidente Baltar a reconsiderar su posición.

Fuentes del PSdG indican que el responsable de la Diputación de Ourense podría haberse visto “atraído” por la función que tendrá la institución que preside como “intermediaria” en la mencionada “privatización” que pronostican los municipios.

Baltar, ‘verso libre’

Tal y como contó este confidencial, la Xunta de Galicia lleva varios meses trabajando en el diseño de una nueva configuración municipal para reducir el número de ‘concellos’ a través de fusiones en las provincias de A Coruña y Ourense.

En el caso de Ourense, la Xunta tendrá que enfrentarse a una dura oposición interna: su mayor ‘problema’ es de nuevo José Manuel Baltar, opuesto a las fusiones por una cuestión “identitaria”, según ha declarado. En Galicia hay más de 300 ‘concellos’ –314 tras la fusión que ya ha tenido lugar– y dos tercios de ellos están por debajo de los 5.000 habitantes.

Si todo sale de acuerdo a la ‘hoja de ruta’ del presidente Núñez Feijóo, habrá al menos otros dos procesos más. En unos casos, se ha pensado en la agrupación de ‘concellos’ pequeños, y en otros, la adhesión de los municipios ‘satélites’ a la metrópoli más cercana.  

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?