Galicia

Valencia en vez de Valenza, Verdillo por Berdillo...

Denuncian los carteles de municipios y parroquias de La Coruña en castellano

A Mesa Pola Normalización Lingüístico ha presentado una queja en los municipios y la diputación provincial, ya que los únicos nombres oficiales son los gallegos

Cartel de Valencia, una parroquia de La Coruña llamada Valenza en gallego.
photo_camera Cartel de Valencia, una parroquia de La Coruña llamada Valenza en gallego.

Una ley y un decreto autonómicos establecen que los únicos topónimos oficiales en Galicia son en lengua gallega. Sin embargo, aún existen numerosos carteles e indicadores en las carreteras de la comunidad que indican los nombres de municipios y parroquias en castellano.

Así lo denuncia A Mesa Pola Normalización Lingüística, una entidad dedicada a la difusión del uso del gallego. Su agrupación en la comarca coruñesa de Bergantiños ha detectado un buen número de señales con los nombres castellanos.

Según ha sabido El Confidencial Autonómico, esta entidad se ha puesto en contacto con los ayuntamientos de la comarca, y también con la Diputación Provincial de La Coruña, para pedirles que tomen medidas y coloquen los topónimos oficiales, es decir, los que están en gallego.

Desde A Mesa Pola Normalización Lingüística destacan que los nombres de entidades de población de la provincia de La Coruña fueron fijados hace más de trece años mediante el Decreto 189/2003 de 6 de febrero, y además la Ley de Normalización Lingüística de Galicia establece que “los topónimos de Galicia tendrán como única forma oficial la gallega”.

Ya en 2014 esta entidad denunció que 172 rótulos de la comarca de Bergantiños estaban “deturpados”, el término que utilizan los nacionalistas para designar los nombres de provincias, municipios y parroquias que se usan en castellano en vez de en gallego.

Ahora, A Mesa Pola Normalización Lingüística señala que existen aún numerosos términos“deturpados”: en el municipio de Coristanco, la parroquia de Valenza aparece como Valencia; en Cabana de Bergantiños, Aguarrey en vez del topónimo gallego Augarrei; A Grela en vez de A Agrela en Laracha; en el municipio de Carballo, el cartel pone Verdillo (en castellano), y no Berdillo (en gallego); Couto en vez de O Couto en Ponteceso; Aldeola y no A Aldeola, en Malpica; y la parroquia de O Aprazaduiro, en Laxe, aparece muchas veces en carteles con otras formas, como Aplazadoiro, Aplazadorio e Aplazaduiro.

Estos son algunos de los ejemplos de señales que están escritas en castellano y no en su forma oficial en gallego. La entidad denunciante asegura que sólo el ayuntamiento de Laracha corrigió algunos carteles tras la denuncia de 2014, pero el problema es que muchos rótulos castellanos no se retiraron.

En A Mesa Pola Normalización Lingüística critican que ni el resto de ayuntamientos, ni la Diputación de La Coruña ni la Xunta de Galicia han tomado ninguna medida para “devolver los topónimos correctos a la señalética pública conforme a su forma oficial recogida en el nomenclátor”. “Para despreciar y maltratar los topónimos siempre hay dinero, para recuperarlos y dignificarlos parece que nunca”, denuncia esta organización.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes