Extremadura

La plataforma ‘Extremadura Digna’ reclama reforestar el campo de la región

La deforestación ha provocado un 45% menos de precipitaciones y unas pérdidas en el sector primario de la agricultura y la ganadería de 180 millones de euros en lo que va de año

Olivar en Extremadura.
photo_camera Olivar en Extremadura.

Desde Extremadura digna proponen la reforestación del campo extremeño tras décadas de pérdidas de masa arbolea que conllevan consecuencias nefastas para la naturaleza de la región. 

Naturaleza que tanto ha presumido y utilizado Extremadura como reclamo turístico y que hoy en día está deteriorada por el aumento de la actividad humana en la explotación de los recursos naturales tales como: la proliferación de minas a cielo abierto, parque eólicos y talas de árboles en campos que después no son utilizados para la agricultura quedando prácticamente inertes. 

De esta manera, Caminomorisco contará con el primero de los tres 'Bosques Santander' gracias a un proyecto de reforestación. Los terrenos visitados albergarán el primero de los tres 'Bosques Santander' que contempla el proyecto Motor Verde, en el que también colaboran otras empresas.

Estos bosques compensarán la emisión de 82.000 toneladas de CO2 y forman parte de un plan que, además de su "impacto medioambiental", también genera un "beneficio social" con la generación de empleo, pues la entidad estima en más de 15.000 los puestos de trabajo que genera.

En este sentido, la reforestación actúa como propulsor de la creación de empleo verde y sostenible, lo que conlleva la recuperación de las dehesas extremeñas, esenciales para frenar la desertificación y el aumento de las precipitaciones, cada vez más escasas. Además mejoraría  las condiciones de vida de la fauna  extremeña, clave para parte del sector primario. Esta  también resultaría un atractivo importante para atraer turismo.

Menos precipitaciones y pérdidas para los agricultores 

La deforestación influye en las precipitaciones de lluvia, en el año 2019 Extremadura se produjo un 45% menos de las precipitaciones, manteniéndose hasta la actualidad generando unas pérdidas económicas en el sector primario de la agricultura y la ganadería de unos 180 millones de euros en el 2022. 

El turismo peligra 

Sobre el turismo lo que ponen en alerta es que con la situación de sequía va a verse mermado su actividad, y por consiguiente, el atractivo turístico se va a perder. El turismo en Extremadura que en gran parte también se basa en la naturaleza y en concreto en los embalses o pantanos como el de Cijara donde en los últimos años ha descendido su nivel de embolsamiento de agua hasta llegar a menos de un 20% de volumen de agua total, puede ver peligrar el sector ante la escasez de agua que es fundamental para la actividad de ocio que es su reclamo como oferta turística .

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?