Extremadura

La Junta de Extremadura declara los paneles de azulejos de Nitrato de Chile “Bien de interés cultural”

Tienen su origen en la explotación de las minas de salitre localizadas en el siglo XIX en el desierto de Atacama

La Consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Junta de Extremadura ha dictado una resolución por la que se incoa expediente para declaración de Bien de Interés Cultural, a favor de los bienes muebles “Paneles de azulejos de Nitrato de Chile en Extremadura”.

En Extremadura se ha catalogado una veintena de paneles cerámicos que publicitan el nitrato de Chile y el Ejecutivo regional considera que poseen un incuestionable valor patrimonial, artístico e histórico puesto que son exponentes del diseño y la imagen publicitaria española de la década de 1930, así como el reflejo de la sociedad y la economía agraria de ese momento.

Ahora la Junta de Extremadura ha decidido promover su declaración como Bien de Interés Cultural con el fin de conservar los pocos ejemplos que aún se mantienen en la región.

La Consejería de Cultura ha elaborado un inventario detallado de cada uno de los paneles cerámicos conservados que tienen su origen en la explotación de las ricas minas de salitre localizadas en el siglo XIX en el desierto de Atacama, lo que convirtió a Chile en el principal exportador de este mineral, usado tanto para la fabricación de pólvora como fertilizante agrícola. 

Nitrato de Chile

El conocido Nitrato de Chile era un abono natural compuesto por nitrato de sodio cuya producción y exportación a Europa desde mediados del siglo XIX fue creciendo hasta monopolizar el mercado mundial en los inicios del siglo XX.

La publicidad del Nitrato de Chile se realizó sobre todo en papel, en forma de octavillas, calendarios o litografías, y sobre diferentes soportes como calendarios, lápices, llaveros 0 banderines, pero en algunos países como España, Portugal y Gran Bretaña triunfó el formato sobre cerámica. Cada país optó por un diseño único, aunque las imágenes más usuales mostraban a campesinos abonando sus cosechas.

En el caso de España el diseño no fue tan explícito como en la mayoría de los países, aunque no obvió las referencias agrícolas. La icónica imagen del jinete al atardecer usada tanto en paneles de azulejos como en sacos o calendarios españoles fue ideada por un joven estudiante de arquitectura, Adolfo López-Durán Lozano (1902-1988) en torno a 1929. La imagen representada es sencilla y esquemática como corresponde al estilo Art Decó imperante en los años en que fue creada, lanza un mensaje directo al campesino que se ve representado en ella, aunque de forma idílica, puesto que el jinete ha sido interpretado como un gaucho de la pampa argentina.

En España, los paneles cerámicos que anunciaban este abono natural fueron fabricados en Valencia, en la fábrica El Siglo, propiedad de Ramón Piñón Castelló, que permaneció activa entre 1927 y 1937, lo cual permite fechar estas obras entre 1929 y 1937. 

Aunque era habitual colocar estos paneles en las entradas o salidas de las localidades, también los encontramos en las plazas junto al Ayuntamiento, como en Valencia del Ventoso, o en inmuebles destacados o hitos del municipio como la plaza de toros de Olivenza o el Convento de la Merced en Trujillo.

A partir de ahora, los propietarios de los paneles cerámicos están obligados a conservarlos de acuerdo con los establecido en la Ley de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura, y cualquier  intervención que se pretenda llevar a cabo sobre alguno de estos paneles requerirá la presentación de un proyecto de intervención para su autorización por la Dirección General de Bibliotecas, Archivos y Patrimonio Cultural.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable