Extremadura

Una juez militar procesa por abuso de autoridad a un sargento 1º del Centro de Formación de Tropa de Cáceres

Una alumna le acusa de hacer un gesto de intentar estrangularla, y de vejarla por ser mujer y madre. Ya hay tres suboficiales del CEFOT nº 1 investigados por la justicia, uno de ellos por acoso y abuso sexual

 

 

La investigación judicial sobre presuntos abusos de autoridad y abusos sexuales por parte de mandos del Centro de Formación de Tropa de Cáceres se extiende. Ya son tres los sargentos 1º investigados por la juez togado militar territorial nº 11, y uno de ellos ya tiene la condición de procesado.

Confidencial Digital ha podido confirmar que la comandante auditor Patricia Moncada ha dictado auto de procesamiento contra un sargento 1º del Ejército de Tierra, que era jefe de uno de los pelotones de formación del CEFOT nº 1. Este es uno de los centros militares donde se forma a quienes ingresan en las escalas de Tropa y Marinería de las Fuerzas Armadas.

El origen de este procesamiento es la denuncia que varias mujeres soldado presentaron contra otro sargento 1º de ese mismo Centro de Formación de Tropa de Cáceres. En un primer momento se dio parte contra el suboficial por, supuestamente, haber realizado tocamientos sexuales a varias alumnas cuando éstas sufrieron desmayos.

Otros alumnos vieron el comportamiento del sargento 1º y se lo recriminaron. El asunto llegó a los mandos superiores del CEFOT y a partir se abrió una investigación judicial, en la que se han personado cuatro mujeres soldado que acusan al sargento 1º de distintos episodios de abuso sexual y acoso sexual.

En esa investigación, que ha recaído en el Juzgado Togado Militar Territorial nº 11, con sede en Madrid, también hay un soldado personado, que acusa al mismo sargento 1º de haberle pegado puñetazos en el pecho.

Señalado por otro sargento 1º

En el marco de ese sumario han declarado como testigos tanto alumnos como mandos del CEFOT de Cáceres. Uno de los citados a declarar fue un sargento 1º, que aseguró que otro suboficial, un tercer sargento 1º, dirigía numerosas broncas a una alumna. Se trataba precisamente de la soldado que después sufrió ese presunto episodio de tocamientos sexuales por el primer sargento 1º investigado en este caso.

La situación de choque entre el suboficial y la alumna llegó hasta el punto de que, según declaró el sargento 1º testigo, el sargento 1º procesado llegó a coger del cuello a la alumna, a modo de estrangulamiento.

La ahora ya soldado contó los hechos al otro sargento 1º que ha testificado, quien dio cuenta de lo sucedido a un brigada jefe de sección. La decisión que tomó el brigada fue cambiar de pelotón a la soldado, para que dejara de estar en el pelotón del sargento 1º que habría realizado ese supuesto estrangulamiento.

Al recibir esta declaración, la juez togado decidió deducir testimonio e incoar un sumario propio sobre este suceso. ECD ha podido saber que la semana pasada la comandante auditor tomó declaración al sargento 1º acusado por estos hechos, a la soldado supuestamente víctima, a otro soldado que habría podido ser testigo del suceso y al brigada jefe de sección del CEFOT nº 1.

De esas declaraciones, la juez ha concluido que los hechos revisten caracteres de un delito de abuso de autoridad, contemplado en el artículo 48 del Código Penal Militar. Y ha decretado su procesamiento, al considerar que el testimonio de la presunta víctima es creíble, verosímil y persistente, y además concuerda con lo declarado por varios testigos.

Trato vejatorio por ser mujer y madre

La juez apunta que, presuntamente, el sargento 1º ahora procesado sometió a la alumna, encuadrada en el pelotón de formación que él mandaba, a un trato vejatorio y discriminatorio por dos motivos: por ser mujer y por ser madre. La soldado era la única mujer de ese pelotón, y el sargento 1º habría tratado de forzar que solicitara la baja en el curso.

El suboficial habría dirigido a esta alumna del CEFOT nº 1 expresiones sexistas, como “vete al Carrefour a menear lavadoras que no sirves para el Ejército” y “mala madre”. Le gritaba continuamente, acercándose a su cara a pocos centímetros.

Además, de las declaraciones de la presunta víctima y de los testigos se ha deducido que el sargento 1º sometía a la soldado a ejercicios más complicados de topografía; que la ridiculizaba y la ponía de ejemplo ante sus compañeros de lo que no se debía hacer...

El episodio concreto de estrangulamiento que originó la incoación de este sumario habría sucedido durante una limpieza de armamento. De acuerdo con el relato que apunta la juez togado, el sargento 1º le tiró a la soldado de los cordones de las botas, porque entendía que no se había colocado bien el pantalón y las botas.

Por ese tirón, la soldado perdió el equilibrio y al ir a poner la mano en el suelo, cerca del sargento 1º, éste le gritó “Como me toques...”. En ese momento el suboficial alargó la mano hacia la garganta de la alumna, haciendo un gesto de estrangularla, aunque no llegó a tocarla.

Once alumnos pidieron la baja

Ante todos estos episodios, la soldado estuvo a punto de solicitar la baja en el curso de acceso a la Escala de Tropa del Ejército de Tierra. Sufría episodios de llanto, y finalmente contó lo que le sucedía al sargento 1º que reveló el caso ante la juez.

Cuando el caso llegó a conocimiento del brigada que mandaba esa sección del CEFOT, éste habló con la alumna. La soldado le acabó contando la actitud del sargento 1º que era su superior directo, y el brigada tomó la decisión de cambiarla a otro pelotón, para que dejara de depender de ese sargento 1º. Finalmente, la soldado terminó el curso y fue destinada a una unidad del Ejército de Tierra.

Hay que señalar que las investigaciones de la comandante titular del Juzgado Togado Militar Territorial nº 11 han permitido conocer que bajo el mando directo de este sargento 1º ahora procesado fueron once los alumnos que pidieron la baja.

Comparativamente, se trata de un número mucho mayor que el de otros pelotones de ese mismo curso del Centro de Formación de Tropa nº 1 de Cáceres.

Fianza de 3.000 euros

Al decretar el procesamiento, la juez togado ha decidido no enviar a prisión al sargento 1º, que queda en libertad provisional. Eso sí, le obliga a comparecer el día 1 de cada mes, y además le impuso una fianza de 3.000 euros para hacer frente a posibles responsabilidades civiles.

La comandante auditor que instruye el sumario señala los daños morales que habría ocasionado a la presunta víctima: vergüenza, dignidad vejada, pena, ofensa, dolor y disminución de estima social.

Tres sargentos 1º investigados, uno procesado

Con este procesamiento, este sargento 1º se verá abocado al juicio oral, a no ser que el auto sea revocado por instancias superiores.

Como se ha indicado, es el primer procesado por esta investigación sobre presuntos abusos de autoridad de suboficiales del Centro de Formación de Tropa de Cáceres hacia alumnos del mismo.

También se está investigando al sargento 1º denunciado por abusos y acosos sexuales hacia varias alumnas y por agredir a un alumno, y a otro militar del mismo empleo por omisión y no frenar a ese primer sargento 1º en esas actuaciones.

Al menos el primer sargento 1º denunciado ha sido apartado del CEFOT y el Jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME) le ha suspendido de funciones mientras se le investiga en el Juzgado Togado Militar Territorial nº 11. En este caso, además de las querellas de cinco alumnos del CEFOT, el sargento 1º también recibió la querella del fiscal togado militar.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable