Extremadura

Alfredo Garrido, natural de Cenizate, toma posesión de su cargo como nuevo jefe superior de la Policía Nacional de Extremadura

"Queremos ser la policía que la sociedad extremeña necesita"

Alfredo Garrido
photo_camera Alfredo Garrido

Alfredo Garrido López, tomó ayer posesión de su cargo de manera oficial en un acto en Badajoz. «Llego lleno de ilusión y con la intención de ofrecer lo mejor de mí en este nuevo reto policial al servicio de los extremeños», aseguró Garrido, que recala en la región avalado por un trayectoria profesional de más de 40 años, a lo largo de los que ha ocupado diferentes puestos de responsabilidad en la Comunidad Valenciana y Andalucía. 

Uno de sus retos, según dijo, es que la actuación policial sea cada vez «más eficiente», para luchar contra los delitos que sufren los colectivos «más vulnerables», como los mayores, los menores o las mujeres víctimas de la violencia de género. Para ello, mostró su disposición «a contar con todos, policías y no policías, porque la seguridad requiere de sinergias», defendió. 

En este sentido, ofreció cooperación al resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como instituciones y organizaciones públicas y privadas; colaboración a jueces y fiscales y a las fuerzas del orden portuguesas; así como diálogo a los sindicatos policiales para «lograr el mejor clima laboral». Además, Garrido se comprometió a implicarse con la sociedad civil, a través del tejido asociativo, para escuchar sus necesidades y demandas.

El máximo responsable de la Policía Nacional en Extremadura aseguró que impulsará directrices para mejorar la seguridad ciudadana, la lucha contra el crimen organizado y para avanzar en el uso de las nuevas tecnologías para perseguir los ‘ciberdelitos’. 

En su intervención, Garrido tuvo un recuerdo especial para los compañeros fallecidos en acto de servicio y los que han muerto a causa de la covid, así como agradeció el trabajo de su antecesor en el cargo, José Manuel Merino, y del comisario José Berrocal, que ha asumido de manera provisional el mando de la Jefatura Superior de Policía hasta su llegada. También dedicó unas palabras -visiblemente emocionado- a su esposa y a sus hijos, por su continuo apoyo.

Al acto asistieron el director general de la Policía Nacional, Francisco Pardo, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, la delegada del Gobierno, Yolanda García Seco, el alcalde de Badajoz, Ignacio Gragera, los presidentes de las diputaciones pacense y cacereña, Miguel Ángel Gallardo y Carlos Carlos, respectivamente, así como otras autoridades civiles, militares y eclesiásticas. Pardo destacó de Garrido su «gran y eficiente» trayectoria profesional y su calidad humana «fuera de lo común» y mostró su confianza en que con su experiencia, y la labor de los 1.100 policías que están bajo su mando, contribuirá a que Extremadura siga siendo la comunidad más segura de España.

También el presidente de la Junta y la delegada del Gobierno aludieron a la baja tasa de criminalidad en la región (15 puntos por debajo de la media nacional). Para Vara, estos datos son reflejo de la labor policial, pero también de una «sociedad sana». 

El acto finalizó con la interpretación del himno del cuerpo por parte del policía y tenor Juan Ledesma.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable