Extremadura

Problemas para las plantas eólicas en Extremadura. La escasez de vientos en el último año y la oposición de doce asociaciones ponen en jaque a cien proyectos aprobados por la Junta

Extremadura no es un lugar idóneo para la implantación de la energía eólica. Así lo creen una docena de asociaciones que han mostrado su oposición a los "vados sacrificios ambientales y patrimoniales "que pueden derivarse de la aprobación del centenar de proyectos eólicos en diferentes fases de autorización en la región.

Según ha sabido El Confidencial Autonómico, han enviado una carta al Presidente de la Junta de Extremadura y al Consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía, mostrando su oposición a un desarrollo eólico que “conlleva demasiados sacrificios, a cambio de poca energía y un dudoso beneficio económico” para las comunidades locales.

Las asociaciones firmantes indican que los datos de medición de vientos en la región son determinantes: Extremadura es una zona de poco viento (la Comunidad autónoma menos ventosa de España) y por consiguiente, la producción energética real de los parques eólicos que se pretenden instalar, en promedio anual, será de poco más del 15 % de su potencia instalada. Los ingenieros llaman a este 15% el “factor de carga”.

Según se desprende del informe anual de Red Eléctrica de España, el factor de carga eólico promedio de toda España fue del 22,8% en 2009, y del 25,4% en 2010, que fue un año muy ventoso. Siendo la potencia instalada de los 97 proyectos eólicos de Extremadura unos 1.700 MW, la producción real sería de 1.700 MW x 15% = 255 MW.

En resumen, el centenar de plantas eólicas extremeñas producirían lo mismo que una sola planta de biomasa de 250 MW funcionando al 100%, o menos de la mitad que una sola planta térmica de gas de ciclo combinado, que suelen ser de 600 MW: “Resulta ser poca energía por tanta inversión y tanta destrucción”, afirman.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable