Extremadura

Mérida instalará 14 cámaras de vigilancia en varias calles peatonales: los conductores deberán solicitar un permiso para transitar por estas vías

La Delegación de Tráfico en Mérida quiere poner en funcionamiento las cámaras de vigilancia en algunas calles peatonales de la ciudad en las próximas semanas. Los técnicos municipales intentan estos días solucionar los problemas surgidos en el software de los dispositivos. Los ciudadanos deberán solicitar un permiso para circular en vehículo por estas vías. Cuando comiencen a funcionar las cámaras se empezarán a entregar las tarjetas a quienes se les haya aprobado su solicitud. A partir de ese momento, se dará un plazo aproximado de dos meses de prueba para ver cómo funcionan. Durante ese tiempo se finalizará la redacción de la base de datos de los solicitantes. Hasta ayer, ya se habían presentado 338 solicitudes de residentes y 91 más de industriales. En 26 casos han sido denegadas las peticiones por no cumplir las condiciones exigidas. La actuación consiste en la instalación de 14 dispositivos en dos grandes zonas peatonales del centro de la ciudad. Se distinguirán la zona A, con tarjetas azules, en los alrededores de José Ramón Mélida, donde se han instalado seis cámaras. La zona C, con tarjetas amarillas, en la que se han ubicado ocho cámaras, engloba el entorno de Santa María. -- La zona A tendrá varias entradas. Por Delgado Valencia, Hernán Cortés con José Ramón Mélida, Rambla-Puerta La Villa y Las Torres-Sagasta. La salida se hará por José Ramón Mélida y se podrá girar hacia la derecha hacia la calle Sagasta, y hacia la izquierda, hacia Pontezuelas. -- En la zona C también se habilitarán varios accesos. Travesía de San Salvador, Castelar, Plaza de España (entrada y salida), Obispo y Arco y Sancho Pérez por la calle Holguín. La salida será por la calle Arquitas, Alvarado, Plaza de España y calle San Salvador. Si la cámara detecta un vehículo no autorizado en la base de datos de la Policía, otro dispositivo realizará una fotografía de la matrícula. Al mismo tiempo, se tomará una imagen aérea para verificar el acceso a la zona restringida. De esta forma, se podrá controlar cuándo y quién ha hecho su entrada en la calle peatonal, donde se permitirá una estancia máxima de cinco minutos. Este nuevo sistema de vigilancia, dotado con 160.000 euros, se incluye dentro de las actuaciones del II Plan E.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?