Estado Autonómico

Cuatro presos etarras verán mejorada su situación penitenciaria esta próxima semana

Sin colaborar con la justicia

Manifestación independentista con la ikurriña vasca y la bandera de Navarra.
photo_camera Manifestación independentista con la ikurriña vasca y la bandera de Navarra.

El Ministerio del Interior ha comunicado el acercamiento de dos etarras a cárceles propias y próximas al País Vasco y Navarra. Además, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha dispuesto aplicar el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario para flexibilizar su clasificación en segundo grado a otros dos presos etarras. Ya sólo quedan 10 etarras por ser trasladados y dar así por zanjada la política de dispersión.

Con estos próximos traslados en el País Vasco ya se encuentran 46 etarras, algo que empieza a preocupa a amplios sectores de la sociedad civil, debido al inminente traspaso de competencias de prisiones a esta región.

En muchas ocasiones los etarras además son recibidos con enormes fiestas en sus pueblos. El ejemplo más reciente se le dio el pasado fin de semana a una etarra, Lorentxa Beyre, en Cambo, al sur de Francia, donde con música y bailes, además de con niños, se recibió a esta asesina del Mosso d'Esquadra, Santos Santamaría Avendaño.

Los presos etarras que esta semana verán mejorada su situación penitenciaria sin colaborar con la Justicia son los siguientes:

José Carlos Apeztegia Jaka. Del Centro Penitenciario de Pamplona al Centro Penitenciario de San Sebastián. Fue condenado en 2019 a la pena de cuatro años de prisión por un delito de integración en organización terrorista en relación a las actividades que estuvo haciendo para ETA mientras estaba cumpliendo condena. La primera vez que Apeztegia fue detenido, a principios de los noventa, también fue juzgado por un delito de pertenencia a ETA debido a su implicación en la red de extorsión de ETA y el cobro del llamado 'impuesto revolucionario'. Tras ser condenado, cumplió la sentencia en prisiones de Andalucía y, según la sentencia, reestableció sus vínculos con ETA a través de correspondencia. Ha cumplido 2 años del total de los 4 a los que fue condenado.

Lexuri Gallastegi Sodupe. Del Centro Penitenciario de Almería al Centro Penitenciario de Zuera, en Zaragoza. En 2008 fue condenada a 1.476 años de prisión por el atentado en 2001 contra el subsecretario general de Policía Científica, Juan Junquera, en el que éste y otras 96 personas resultaron lesionadas. La condena fue confirmada por el Tribunal Supremo en 2009.

Además, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha dispuesto aplicar el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario para flexibilizar su clasificación en segundo grado a estos dos internos:

Joseba Segurola Beobide. Cumple condena en el Centro Penitenciario de Burgos. Ingresó en prisión el 19 de julio de 2003 y fue condenado de 20 años por los delitos de colaboración con banda armada, falsificación y depósito de armas y explosivos.

Javier Pérez Aldunate. Cumple condena en el Centro Penitenciario de Pamplona. La Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional le condenó a 35 años de prisión por varios delitos, entre ellos recabar información para matar al rey Juan Carlos I en la Semana Santa de 2004, contra quien finalmente no pudo atentar porque supuestamente no recibió a tiempo el rifle con el que planeaba dispararle.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?