Estado Autonómico

Sánchez trata de asegurar su victoria en las generales impidiendo un adelanto electoral en Andalucía y Castilla y León

El PP mejora sus resultados en las encuestas y Moncloa reclama a los socialistas de ambas comunidades que aprueben los Presupuestos para evitar la disolución de los parlamentos

Pedro Sánchez hace balance de los resultados electorales
photo_camera Pedro Sánchez hace balance de los resultados electorales

Las maquinarias de PP y PSOE están ya con la mirada puesta en el ciclo electoral de 2023, con municipales, autonómicas y generales. Pero Moncloa se ha movilizado para impedir que un adelanto de los comicios en Andalucía y Castilla y León, donde el PP saldría reforzado como sucedió el 4-M en Madrid, perjudique la reelección de Pedro Sánchez como presidente.

Por lo pronto, Ferraz se ha esforzado en ‘vender’ el Congreso federal del PSOE como el cónclave de la “unidad”. Uno de los principales objetivos pasaba, reconocen en la cúpula socialista, por “tensionar todas las estructuras del partido” de cara al ciclo electoral de 2023, con las municipales y autonómicas, primero, y las generales, después.

En el equipo de Pedro Sánchez comienzan a observar con inquietud que el PP ha empezado a ser inequívocamente percibido por la opinión pública como la alternativa a sustituir al actual Gobierno.

No pasan por alto que los populares se mantienen por sexto mes consecutivo como primera fuerza política nacional, algo que no se daba desde las generales de 2016. Y sumarían escaños junto con otras fuerzas, desde el centro a la derecha, para alcanzar una investidura de Pablo Casado por mayoría absoluta.

Demostración del cambio de ciclo

Por si esto fuera poco, fuentes de la dirección del PSOE admiten a Confidencial Digital que Moncloa analiza con “máxima preocupación” que un adelanto electoral en los próximos meses provocaría que el PP se convirtiera en primera fuerza política en Andalucía y Castilla y León, donde se ha coqueteado varias veces con esa posibilidad.

Asumen con nerviosismo que “eso reforzaría el mensaje de ‘cambio de ciclo político’ iniciado en la Comunidad de Madrid” con las elecciones, también anticipadas, donde se destacó que la victoria de Isabel Díaz Ayuso impulsaba a Pablo Casado hacia la Moncloa.

Concluyen que esos dos nuevos comicios autonómicos previos a 2023, en Andalucía y Castilla y León, serían un ensayo de lo que acontecerá en municipios y once de las autonomías, en mayo de 2023, y a nivel nacional seis meses más tarde.

Las gestiones de Isabel Rodríguez

Fuentes con acceso a La Moncloa confirman a ECD que el equipo de Pedro Sánchez se ha movilizado para impedir entonces un adelanto electoral en Andalucía y en Castilla y León que pongan en peligro una victoria del PSOE en las generales.

Moncloa ha encargado a la ministra de Política Territorial y portavoz, Isabel Rodríguez, que reclame a las direcciones socialistas de ambos territorios que eviten dar argumentos a Juanma Moreno y a Alfonso Fernández Mañueco para la disolución de los parlamentos autonómicos.

Neutralizar el adelanto electoral

Fuentes de la dirección del PSOE admiten que el movimiento es arriesgado. Pero Moncloa, que pilota la operación, ha concluido que es un “riesgo necesario”. De ahí los movimientos soterrados de la ministra portavoz, que incluso aprovechó el Congreso federal del pasado fin de semana para insistir en este mensaje a los socialistas andaluces y castellanoleoneses.

En concreto, ha reclamado al PSOE que se abstenga en la votación de los Presupuestos de ambas autonomías. Una indicación que explica la actitud del nuevo líder socialista en Andalucía, Juan Espadas, que se ha mostrado dispuesto a sostener al Ejecutivo de PP y Ciudadanos en la región después de que Vox se haya desmarcado del Gobierno de Juanma Moreno.

El objetivo fundamental es neutralizar el adelanto electoral, repiten en Moncloa. Añaden, además, que el PSOE andaluz necesita tiempo para recomponerse tras la salida de Susana Díaz. El propio Espadas también requiere de ese tiempo para afianzar su liderazgo como candidato regional e ir desprendiéndose poco a poco del traje de alcalde de Sevilla.

Una abstención en los Presupuestos

La legislatura andaluza finaliza a finales del 2022. Pero el presidente de la Junta no ha descartado anticipar la cita con las urnas a la primavera “si no hay estabilidad parlamentaria”. Es el mismo argumento que ha utilizado el presidente de Castilla y León.

El PSOE busca con esta maniobra que Moreno Bonilla y Mañueco no puedan utilizar como pretexto la falta de apoyos para sacar adelante unas nuevas cuentas como justificación del adelanto electoral ante los ciudadanos.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que Moncloa ha dado incluso a las federaciones el argumentario para defender esa posición. “No se trataría tanto de apoyar los Presupuestos, como de facilitarlos con una abstención”, explican. “No sería tan complicado de vender. Serán unos Presupuestos expansivos por la recuperación y los fondos europeos. Y refuerza el papel del PSOE como un partido con sentido de Estado”, afirman en el entorno de Pedro Sánchez.

Gana peso la marca electoral del partido

En Ferraz destacan que, desde 2011, los españoles han dejado de diferenciar en gran medida el voto local, autonómico y de las generales. Desde entonces se ha unificado enormemente, perdiendo atractivo la figura del candidato local y autonómico y ganando peso la marca electoral del partido.

Un escenario que intentan minimizar ya en Moncloa y Ferraz: el del color azul del PP tiñendo buena parte del mapa autonómico en vísperas de unas generales donde Pedro Sánchez se juega la reelección, con las salvedades de Extremadura, Asturias, País Vasco y Cataluña.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?