Estado Autonómico

Pedro Sánchez suspende su gira por España: los barones autonómicos quieren evitar abucheos

Los líderes regionales del PSOE han trasladado a Moncloa que cuando acompañan al presidente por las calles tienen que escuchar pitidos, mientras que si van solos no

Luis Tudanca y Pedro Sánchez.
photo_camera Luis Tudanca y Pedro Sánchez.

Los dirigentes regionales y locales del PSOE han obligado a Moncloa a cancelar la gira de Pedro Sánchez por España para “pisar la calle”. Han reclamado al equipo del presidente que se abstenga de viajar a sus territorios porque no quieren recibir abucheos en los actos con la gente en los que participa el líder del partido.

La ejecutiva federal del PSOE aprobó en el arranque del curso político la campaña ‘El Gobierno de la Gente’, con el objetivo de volver a conectar con las clases medias y trabajadoras. Se anunció también entonces que Sánchez tenía 30 actos programados hasta diciembre por toda España. 

El pasado 3 de septiembre, Pedro Sánchez celebró una asamblea abierta en Sevilla con su alcalde, Antonio Muñoz. La elección no fue casual: se trata de la principal ciudad gobernada por el PSOE. Moncloa había elegido para su estreno incluso una comunidad de vecinos afín al PSOE. Sin embargo, hubo sorpresa. Pese a que la organización del acto había seleccionado minuciosamente a las personas que podían formular preguntas a Sánchez, no pudieron evitar el abucheo que recibió el presidente a su llegada.

El 9 de septiembre se repitió el formato en Toledo, con su alcaldesa, Milagros Tolón. Pero allí, visto el fracaso cosechado en Sevilla y las perspectivas de nuevos abucheos que comunicaron las autoridades socialistas locales, la organización suprimió el paseo por la ciudad y las preguntas que afiliados y militantes podían realizar al presidente. La orden de esa supresión llegó de Ferraz poco antes de celebrarse el acto.

Cancelar la gira con la gente por España

La cosa no ha quedado ahí. Ante la cercanía de la campaña para las elecciones autonómicas, algunos barones como Emiliano García-Page, Guillermo Fernández Vara, Ximo Puig o Javier Lambán han trasladado a Ferraz su petición de que Sánchez “tenga la mínima participación posible” en sus territorios, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes del PSOE.

Como ejemplo, en una de las autonomías destacan que el presidente se quedó el pasado fin de semana en Getafe, feudo socialista en Madrid, cuando la idea inicial era viajar a Bilbao.

El objetivo de Moncloa era que Pedro Sánchez abandonara el rol institucional, sin apenas contacto con la calle, que han provocado las crisis sucesivas con las que ha tenido que lidiar la coalición de PSOE y Unidas Podemos prácticamente desde el inicio de la legislatura.

Los dirigentes no quieren recibir abucheos

Sin embargo, desde los territorios destacan a ECD que la mayoría de mandatarios socialistas no suele recibir abucheos si no les acompaña en los actos el presidente del Gobierno.

Ponen varios ejemplos. El 1 de septiembre, el día que entraron en vigor las principales medidas sociales del decreto energético, alcaldes y concejales explicaron en diferentes estaciones las medidas de gratuidad de las cercanías de Renfe así como las bonificaciones en los transportes municipales y autonómicos. 

Las Juventudes Socialistas se implicaron también destacando el complemento de hasta 400 euros hasta el 31 de diciembre a estudiantes becados, con el que el Gobierno pretende compensar el alza de precios. Y destacan que no se registraron abucheos en ninguno de estos actos.

Evitar el voto de castigo a Sánchez

Por ello, los barones buscan hacer la guerra por su cuenta, evitando al máximo la presencia del presidente y los ministros en sus territorios, para neutralizar los efectos adversos del malestar de los ciudadanos con la gestión del Gobierno. 

Los dirigentes socialistas se disponen a librar su propia batalla, conscientes de que la situación nacional les va a penalizar. “La mayoría saben que ligar su supervivencia política a la figura de Pedro Sánchez es un suicidio. De ahí que educadamente le hayan dicho que se quede en la Moncloa”, revela un líder autonómico del PSOE.

Van a intentar zafarse del abrazo de Sánchez a los independentistas con campañas basadas en su gestión y una defensa a ultranza de la Constitución. Están planificando ya campañas con un enfoque muy personal, en las que, en general, tras el varapalo de las andaluzas, se va a hablar mucho de España y no se van a ahorrar críticas a Bildu o a ERC.

Todos son conscientes de que, pese a ello, las elecciones autonómicas estarán contaminadas por el debate político nacional y por la cercanía del presidente con los independentistas, de quien depende de nuevo en los próximos meses para poder aprobar los Presupuestos.

Reforzar el perfil internacional de Sánchez

Con los dirigentes regionales y locales en contra de que el presidente se prodigue en sus territorios, Moncloa va a dar un giro a su estrategia y se centrará en reforzar el perfil internacional de Pedro Sánchez

Desde el gabinete presidencial destacan a ECD que es un escenario en el que se mueve bien, como se puso de manifiesto durante la cumbre de la OTAN en Madrid. O cuando logró que Bruselas aceptase que España y Portugal fijaran topes al precio del gas.

Por ello, Presidencia va a conceder una gran importancia al congreso de la Internacional Socialista (IS), que se celebrará en Madrid del 24 al 27 de noviembre. Ferraz ya está cerrando espacios en la capital para albergar estas cumbres, a la que acudirán decenas de delegaciones internacionales, invitados y algunos jefes de gobierno.

El PSOE quiere ser respetuoso con las formas y los procedimientos, pero fuentes del partido y de la propia Internacional Socialista auguran que Pedro Sánchez será el nuevo líder y que ya planea el relanzamiento de la institución, que nunca ha dirigido un español.

España ya acogió un Congreso de la IS en 1980 y Felipe González llegó a ser el vicepresidente de esa organización. El PSOE trabaja desde hace meses para que Sánchez sea el candidato que sustituya al griego Giorgos Andreas Papandreou como nuevo presidente.

El colofón para el líder socialista, destacan, será la presidencia rotatoria de la Unión Europea en el segundo semestre de 2023, antesala de las elecciones generales.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable