Estado Autonómico

Multas de 750 euros por la “sombrilla-okupa” en la playa de Oropesa

Se busca cuidar el espacio y respetar la distancia social para evitar nuevos brotes del Covid-19

Turistas en hamacas bajo las sombrillas de la Playa de Palma.
photo_cameraTuristas en hamacas bajo las sombrillas de la Playa de Palma.

El ayuntamiento de Oropesa (Castellón) multará, a partir del 17 de agosto, a los usuarios que utilicen sombrillas para asegurarse un sitio en la playa. La multa puede ascender hasta los 750 euros.

Fuentes del ayuntamiento han destacado a El Confidencial Autonómico que es “un llamamiento a la responsabilidad social, pues es irrespetuoso ocupar un espacio que no puede ser aprovechado por las personas que sí están en ese momento en la playa”.

Desde el consistorio quieren acabar con esta práctica de la ‘sombrilla-okupa’, también informando mediante pegatinas, “teniendo en cuenta la actual situación que se vive provocada por el Covid-19, que lleva a cuidar el espacio de playa para respetar la distancia social para evitar brotes en el municipio”.

Las playas valencianas, las que más aprueban esta multa

Este tipo de sanciones se han ido aprobando, sobre todo, en la costa valenciana, mediante las correspondientes ordenanzas municipales: Cullera, Torrevieja, Peñíscola, Gandía, Puerto de Sagunto, etc.

En alguna de estas localidades, según han manifestado a este digital fuentes de la policía local, “es verdad que hacemos ‘la vista gorda’ este verano, pues ya hay bastante con la pandemia y hay un menor número de personas en la playa”.

También en Tarifa (Cádiz) está prohibido reservar sitio en la playa, y la sanción máxima es de 750 euros.

Sin embargo en las Islas Canarias no existen este tipo de sanciones, porque toda la costa es playa y no tienen aglomeraciones, según afirmas fuentes turísticas del sector.

Torrox (Málaga), pionero en 2014

El ayuntamiento de Torrox (Málaga) fue pionero en implantar este tipo de sanciones. La normativa se creó en 2014, por la cual se sancionó a los que llegaban temprano y plantaban la sombrilla, la toalla o cualquier elemento playero para “reservar” sitio y volver al cabo de un buen rato.

La policía local actúa como con los coches mal aparcados: si al cabo de dos horas nadie ha usado la sombrilla o la toalla extendida en la playa sin haberse usado, se las llevan al depósito municipal.

Recuperar la sombrilla ‘okupa’ sale caro. 300 euros de multa y 30 euros por recuperar el material. Según ha sabido El Confidencial Autonómico, al año pueden llegar a embargarse hasta 300 sombrillas, sillas o toallas de playa.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?