Estado Autonómico

Moncloa se propone confiscar 3.000 millones a las eléctricas para bajar el precio de la luz

Las compañías se revuelven contra Moncloa: “Si nos requisan ingresos, tendremos que vender a pérdidas”

Teresa Ribera y Pedro Sánchez.
photo_camera Teresa Ribera y Pedro Sánchez.

El Ministerio de Transición Ecológica ya tiene luz verde de la Unión Europea para poder intervenir el mercado mayorista de la electricidad. Moncloa ha decidido, ahora sí, declarar la guerra total a las compañías eléctricas y se ha propuesto confiscar sus beneficios extraordinarios para forzar una rebaja del precio de la luz en plena escalada de precios.

Para lograrlo, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes del Gobierno, el plan del Ministerio de Transición Ecológica es “detraer los beneficios extraordinarios” de estas compañías y redirigirlos hasta “topar” el recibo del gas y reducir así la factura eléctrica.

Se teme que estalle un caos social

La desbocada escalada del gas, que esta semana ha alcanzado el pico de los 700 euros MW/h, amenaza con desencadenar un conflicto social sin precedentes en España, despidos, ERTEs y paros en la producción de los grandes grupos industriales del país.

La previsión de este caos ciudadano ha empujado a Moncloa a explorar un nuevo hachazo a los ingresos de las eléctricas. En octubre pasado, la presión del lobby eléctrico y el temor a un batacazo en los tribunales obligó al Gobierno a recular y extraer del recorte los contratos de venta a plazo, lo que dejó prácticamente sin efecto la medida.

Con el apoyo de la Comisión Europea

Pero ahora, el plan de choque de la Comisión Europea contra el descontrol de precios de la energía ha abierto la puerta a que sean los gigantes del sector los que carguen con el coste de las medidas extraordinarias por la guerra de Ucrania.

El documento de Bruselas incluye una vía para excluir los ciclos combinados del pool, lo que permite suponer que será ahí donde pondrá el foco el ministerio energético. Para España, el coste de la medida podría rondar los 20.000 millones.

Una factura que el Gobierno se ha propuesto financiar, al menos parcialmente, con un hachazo a los ingresos de las eléctricas, toda vez que la UE ha abierto la puerta a que sean los beneficios de los gigantes energéticos los que costeen el plan para abaratar el recibo.

Se propone confiscar 3.000 millones

Según las fuentes consultadas, el Ministerio de Transición Ecológica ultima un decreto que permitirá detraer alrededor de 3.000 millones de las cuentas de las eléctricas para reducir los beneficios ‘caídos del cielo’ (así denominados) que les ha reportado el incremento del coste del gas natural en otras tecnologías como las renovables que van a mercado, la hidráulica o la nuclear.

El Gobierno impondrá a estas centrales un precio del gas de 20 euros/MWh, que equivale a la media de negocio del Mibgas desde su existencia y detraerá los ingresos extra que perciban estas tecnologías hasta que se produzca una normalización de las cotizaciones internacionales del gas.Insisten en que la medida será, por tanto, temporal.

Pese a ello, tendrá un fuerte impacto, principalmente, en las grandes empresas energéticas. Fuentes del Ejecutivo han rehusado facilitar el detalle del recorte para cada una de las compañías, pero aseguran que será similar al de la propuesta de reducción de los llamados “dividendos de CO2”, es decir, que la más afectada sería Iberdrola, seguida por Endesa, Naturgy y EDP.

Se conoce como beneficios caídos del cielo o ‘windfall profits’ a la retribución extraordinaria que reciben las tecnologías no emisoras que operan en el pool, principalmente la nuclear y la hidráulica, cuando el precio en el mercado mayorista lo marca el gas.

Moncloa: “Se lo pueden permitir”

“Las energéticas se lo pueden permitir”, responden a ECD desde el equipo económico de Pedro Sánchez en Moncloa. Recuerdan que los principales grupos del país cerraron el año pasado con beneficios récord. Una circunstancia que ha permitido, en muchos casos, elevar el dividendo y consolidar los bonus de sus directivos.

El beneficio conjunto de las cinco grandes del sector -Iberdrola, Endesa, Repsol, Naturgy y EDP-, rozó los 10.000 millones de euros al cierre de 2021. Algunas de estas compañías, destacan en el Gobierno, se han anotado los mejores resultados en años.

Las grandes eléctricas se revuelven

Sin embargo, fuentes del sector eléctrico explican a ECD que las grandes compañías, que ya conocen los planes del departamento que dirige Teresa Rivera, se revuelven contra los planes del Gobierno.

En algunas de ellas advierten de que, si se aplica la medida de la minoración de la retribución de las centrales no emisoras por el precio del gas (hidráulicas y nucleares y eólicas y fotovoltaicas sin primas), llevará a pérdidas a muchas centrales.

“Si se aplica la minoración, se daría la paradoja de que esta sería hasta mayor que el precio que están recibiendo de sus clientes, llegándose al absurdo de tener ingresos netos negativos”, sostienen.

“Tendremos que vender a pérdidas”

En una de las principales eléctricas del país se quejan de que la medida del Gobierno se basa en la suposición de que estas centrales venden su energía al precio del mercado diario (el conocido ‘pool), por lo que se estarían beneficiando de la escalada de precios actual.

Pero aclaran que este mecanismo ignora la realidad. La energía ya ha sido vendida por las comercializadoras y adquirida por clientes a precios fijos inferiores al precio del mercado diario.

Estos contratos se han venido formalizando a precios sustancialmente inferiores a los precios actuales del mercado diario, “por lo que no tiene sentido aplicarles una minoración justificada por unos ingresos supuestos que no reciben”, protestan.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?