Estado Autonómico

La mascarilla dejará de ser obligatoria en el transporte público en octubre

Sanidad lo llevará al último Consejo de Ministros de septiembre y solo quedará como obligatoria en centros sanitarios y residencias. Está pendiente una decisión final sobre las farmacias

Una mujer con mascarilla baja de un autobús.
photo_camera Una mujer con mascarilla baja de un autobús.

La esperanza de que la pandemia pase a estar completamente controlada es cada vez más real. El avance de la vacunación va a implicar que se pueda dejar de usar la mascarilla en el transporte público en las próximas semanas. En todo caso, antes de octubre. Esta es, al menos, la previsión que el Ministerio de Sanidad ha comenzado a transmitir a las autonomías.

El diario La Vanguardia adelantaba este martes que la medida podría llevarse esta semana a la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el que están representados los consejeros de las comunidades autónomas.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, no se cerró hace unos días a la posibilidad de que las mascarillas dejen de ser obligatorias en el transporte público en las próximas fechas, aunque, como es habitual, se remitió a la “cautela” y a tomar la decisión en función de “lo que propongan los expertos”.

No existen fundamentos científicos

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a Sanidad, el equipo del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha trasladado ya su propuesta al comité de seguimiento del coronavirus, que se reúnecada semana en Moncloa con el presidente Pedro Sánchez.

Le ha explicado que, en el caso del transporte público, no parece muy lógico usar las mascarillas desde el punto de vista técnico, cuando hay muchos otros espacios donde la población se expone sin restricciones en reuniones masivas, como conciertos, bares y fiestas de los pueblos.

Una cuestión a la que Sanidad ha venido replicando que la asistencia a estos últimos lugares es voluntaria, mientras que los ciudadanos se ven obligados a usar el transporte para trasladarse al trabajo u otros motivos, razón por la que hasta ahora justificaba la obligación de llevarla.

Sin embargo, en los últimos días el departamento que dirige Carolina Darias ha introducido avances en la modificación de otros decretos que contemplan restricciones anticovid, como los controles sanitarios de acceso a turistas en puertos y aeropuertos que eliminó este martes el Consejo de Ministros.

Está decidida la fecha de octubre

Así las cosas, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas al Consejo Interterritorial de Salud, el Ministerio de Sanidad y las autonomías trabajan con un calendario que contempla iniciar una desescalada de las medidas de seguridad, que eliminará la obligatoriedad del uso de la mascarilla en el transporte público antes de octubre, con la vista puesta en un otoño de caída de contagios por coronavirus.

La previsión es que Sanidad lo lleve al último Consejo de Ministros del mes de septiembre. La propuesta será modificar en el decreto la obligatoriedad por una recomendación de llevar mascarilla en el interior de los vagones de metros, trenes, autobuses, aviones, taxis…

No se pasa por alto que esta es una medida muy esperada por los ciudadanos. Hay que recordar que es un elemento que forma parte de la vida cotidiana de todos los españoles desde hace ya más de dos años.

La obligación de llevar mascarilla en determinados ámbitos ha sido en España una de las restricciones anticovid que más se han alargado en cualquier etapa de gestión de la pandemia, entre otros motivos, según reconoce a ECD un experto que asesora al Gobierno, “porque es una medida cuyo cumplimiento requiere poco esfuerzo por parte de los ciudadanos” y con un impacto económico prácticamente nulo.

Menos en centros sanitarios y residencias

Según las fuentes consultadas, Sanidad tiene decidido dar un paso más, “en el plazo máximo de dos semanas”. Establecerá entonces una hoja de ruta que limite su uso a los hospitales, centros de salud y residencias.

España se unirá así a los países que ya han dicho adiós a las mascarillas en el transporte público, donde solo se mantiene en seis de los 27 estados miembros de la Unión Europea, además de Reino Unido y Estados Unidos.

Pendiente la decisión sobre las farmacias

Fuentes de Sanidad admiten a ECD que solamente está pendiente la decisión sobre si mantener la obligatoriedad en otros centros sanitarios, como las farmacias, aunque la mayoría de los expertos que asesoran al Ejecutivo considera que sí porque es un espacio donde se concentran personas con algún tipo de afección. 

Algunas farmacias han expresado su malestar por una exigencia que cada día se cumple menos por parte de unos ciudadanos que, poco a poco, van olvidando la pandemia.

En cualquier caso, las autoridades advierten de que, con la llegada del otoñointensificarán los mensajes recomendando el uso del cubrebocas. Recuerdan que es previsible que con el fin del calor se produzca una subida de contagios de los tradicionales virus respiratorios, especialmente la gripe.

Tres dosis el 80% de los mayores de 40

El Ministerio de Sanidad calcula que en octubre más de la mitad de la población, casi 26 millones de personas, habrá recibido una dosis de refuerzo. De hecho, todos los territorios, salvo Andalucía, Baleares, Canarias, Murcia y Melilla, tienen ya a más del 50% de su población vacunada tres veces.  

Según los últimos datos facilitados por el Ejecutivo, el 81,8% de los mayores de 40 años ya cuenta con la tercera dosis y la proporción se eleva al 92,6% entre los mayores de 70

Además, Sanidad ha confirmado este martes que el 26 de septiembre arrancará la vacunación de refuerzo en todas las comunidades autónomas a la vez. Esta campaña, para la que se contará ya con vacunas adaptadas a las nuevas variantes, se dirigirá en un primer momento a las personas con edades superiores a los 80 años y que viven en residencias. Posteriormente, se continuará por los mayores de 60 y el personal de centros sanitarios y sociosanitarios.

Incidencia en torno a los 100 casos

Antes de anunciar la decisión de eliminar la obligatoriedad del tapabocas de forma generalizada, el Gobierno se ha marcado otro objetivo: bajar hasta los 100 casos por cada 100.000 habitantes de incidencia acumulada en todas las comunidades, que indica un riesgo de transmisión bajo. Ahora se sitúa de media en los 129.

Dará entonces por superada una nueva fase de la pandemia, y se abrirá otra etapa sin mascarillas. Un anuncio que se reserva Pedro Sánchez para protagonizar personalmente en los próximos días. 

No obstante, en Sanidad advierten de que permanecerán vigilantes y todo dependerá de que no aparezcan variantes nuevas y de que la efectividad de la vacuna se mantenga en los próximos meses para no tener que volver a las restricciones.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?