Estado Autonómico

Más de la mitad de los enfermos que acuden a los hospitales con bronquitis no ponen la calefacción en sus casas para ahorrar

Tras la subida del precio de la luz, las familias responden que buscan evitar generar gastos añadidos y la ola de frío está colapsando los centros sanitarios

Fachada de un hospital de España.
photo_camera Fachada de un hospital de España.
Pediatras advierten de un año escolar "más complicado" por repuntes en enfermedades como gripe o bronquiolitis. En la imagen el doctor Antonio Conejo.
Pediatras advierten de un año escolar "más complicado" por repuntes en enfermedades como gripe o bronquiolitis. En la imagen el doctor Antonio Conejo.

Las temperaturas se han desplomado en los últimos días. El frío, el viento y la lluvia han llegado para quedarse y hacer frente al invierno saldrá más caro este año.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) estima que, de media, los hogares españoles gastan unos 750 euros al año en calefacción. Una cifra que podría ser aún mayor si los precios de la energía se mantienen tan altos como hasta ahora.

Con los precios de la energía por las nubes, muchas familias buscan cómo ahorrar en la factura de la luz y, a la vez, combatir el frío. La OCU ha alertado de la situación que atraviesa muchas de ellas y propone varias alternativas para calentar los hogares sin usar la calefacción. Pero estos "consejos" pueden salir caros. 

Según fuentes consultadas por Confidencial Autonómico, los hospitales españoles están recibiendo cuadros agudos de bronquitis agudas, muchas de ellas en situación de derivar en neumonías. Esta situación, en muchos pacientes se debe a su intención de ahorrar en la factura de la luz de su domicilio, pensando que de esta manera conseguirán reducir algunos euros. 

Pandemia y gripe

Durante más de dos años, las medidas de protección contra la COVID-19 se han mostrado también muy efectivas contra todo tipo de infecciones respiratorias, provocando que durante este tiempo enfermedades como la bronquiolitis o la gripe epidémica hayan pasado prácticamente desapercibidas. Sin embargo, en el arranque este primer otoño/invierno en el que el levantamiento de restricciones ha sido casi completo, los virus respiratorios han regresado con fuerza, alcanzando incidencias tan elevadas que incluso se puede hablar de una triple epidemia en la que confluyen COVID, gripe y virus respiratorio sincitial (VRS).

La presencia simultánea de estas tres patologías supone una nueva amenaza para el sistema asistencial, ya de por sí muy tensionado. En este sentido, son las bronquiolitis derivadas del virus respiratorio sincitial las que representan un mayor problema, especialmente en el ámbito pediátrico, donde las urgencias, camas hospitalarias y UCIs se encuentran prácticamente al límite de su capacidad.

"Es una situación bastante preocupante, porque el virus respiratorio sincitial está saturando las urgencias pediátricas de todo el territorio nacional, incluso Canarias, con un aumento de hasta un 40% con respecto a lo que teníamos en 2019, antes de la pandemia", manifiesta a RTVE.es Paula Vázquez, presidenta de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP), quien tranquiliza explicando que, en general, los casos son leves. Sin embargo, también matiza que, cuando se produce un aumento tan acusado de la incidencia, "al final siempre salen casos graves, y de hecho, las plantas de hospitalización y de UCI están llenas, sobre todo en los hospitales más pequeños”.

Alteración de los patrones epidemiológicos

La mayor incidencia del virus respiratorio sincitial se suele producir de noviembre a marzo, coincidiendo con los meses más fríos del año, y alcanza el pico máximo entre diciembre y enero. Sin embargo, este año está presentando un patrón completamente anómalo. Los casos se vienen sucediendo desde el verano, mientras que la curva de contagios comenzó a crecer de forma exponencial desde octubre.

"Los contagios han empezado en junio, con casos de bronquiolitis, lo que es muy llamativo porque es verano, y tuvimos un aumento muy importante en octubre, algo que nos preocupa, porque no sabemos cuándo vamos a llegar al pico epidémico", asegura Paula Vázquez, quien considera que "a raíz del COVID se han cambiado los patrones epidemiológicos de muchos virus, incluso de la gripe, que también hemos estado viendo en verano. Antes, estos virus los empezábamos a ver en otoño e invierno, con la llegada del frío, pero es que ahora son virus que circulan también cuando no hay frío”.

Patologías virales más comunes

La fiebre sin foco es una de las enfermedades virales más frecuentes en esta etapa y es común a prácticamente todas las infecciones.

 En cuanto a tratamiento, según los especialistas, lo único que se puede hacer es controlar los síntomas, con medicación habitual (paracetamol o ibuprofeno)

Por otro lado, se encuentra la nasofaringitis aguda (catarro en vías altas), que se trata de la patología más frecuente durante el curso escolar y que se manifiesta con tos, foco y fiebre, principalmente. El tratamiento, salvo que se produzca otitis, es similar al de la fiebre sin foco.

Con respecto a la COVID-19, en niños sintomáticos suele causar un cuadro leve indistinguible de cualquier catarro. "En las condiciones epidemiológicas actuales, con unas cifras de incidencia controladas, sobre todo en la población infantil, y con un elevado porcentaje de mayores de 12 años ya vacunados, no supone un problema prioritario ni un motivo de consulta frecuente", ha puntualizado. 

Dos niños en el Gregorio Marañón de Madrid.
Dos niños en el Gregorio Marañón de Madrid.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes