Estado Autonómico

Interior prepara a policías para mantener la calma en supermercados, farmacias y gasolineras para que no se queden desabastecidos

Tiene diseñado un operativo para que los camiones lleguen hasta los comercios y estaciones de servicio a pesar de la huelga indefinida convocada por el sector del transporte

Agentes de la Policía Nacional
photo_camera Agentes de la Policía Nacional

Cientos de pequeñas y medianas empresas, así como miles de trabajadores autónomos del transporte de mercancías por carretera, están llamados desde este lunes a secundar un paro nacional indefinido. El Ministerio del Interior tiene lista una escolta policial para que supermercados, farmacias y gasolineras no se queden desabastecidos.

La huelga ha sido convocada por la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte con el objetivo de que el Gobierno responda a una serie de demandas, entre las que se incluyen la mejora de las carreteras, inseguras para los camioneros, la mejora de las condiciones laborales y el freno a las importantes subidas que han experimentado los carburantes en las últimas semanas.

Según han explicado desde la plataforma convocante, los transportistas “no pueden seguir trabajando a pérdidas”. De esta huelga se han desvinculado organizaciones como el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) y las grandes patronales, organismos con los que pymes y autónomos tienen grandes diferencias.

Inquietud por un posible desabastecimiento

A partir de la convocatoria de este paro, se ha incrementado la preocupación por un posible desabastecimiento. Ante el miedo, se desencadenaron multitudinarias colas en supermercados y gasolineras y el agotamiento de algunos productos alimentarios y de las reservas de algunas estaciones de servicio en cuestión de horas. ​

Este miedo se ha exacervado tras la circulación de una serie de mensajes de audios de Whatsapp de un supuesto camionero que insistía a la población de que fuesen a comprar provisiones antes del inicio de la huelga

Tanto la crisis provocada por la guerra en Ucrania como la huelga del transporte pueden afectar a la cadena de suministros de España y a que se produzcan ciertos retrasos en los envíos.

Sin embargo, la patronal asegura que el suministro está garantizado. Algo que ha secundado el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien ha asegurado que “el abastecimiento alimentario en España está asegurado. Contamos con un sector muy potente y una fuerte autonomía”.

Que las gasolineras no se queden sin combustible

Por si fuera poco, los audios que circulan por WhatsApp aseguran que, según trabajadores de Repsol, “a partir del viernes dejan de suministrar gasolina” por la huelga de camioneros. No obstante, esta afirmación es falsa y los ciudadanos podrán seguir repostando con normalidad.

Ahora bien, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del Gobierno, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están preparadas para escoltar convoyes de camiones cisterna, que garanticen el suministro de carburante a gasolineras ante cualquier problema de abastecimiento.

El Ministerio del Interior también tiene listo un dispositivo policial especial que, en los próximos días, incluirá las farmacias, los supermercados y las fábricas si peligra el aprovisionamiento.

Protegerán así el transporte de medicamentos a farmacias y hospitales, los suministros de alimentos a los grandes mercados y comercios, el traslado de animales a mataderos, el aprovisionamiento de las explotaciones ganaderas, la llegada de piezas a las fábricas y la distribución de la prensa.

El Gobierno no va a permitir que las protestas provoquen problemas de suministro. Para ello, el Ejecutivo está dispuesto a fletar “convoyes para llevar combustible allí donde haga falta”, insisten fuentes del Ejecutivo.

En coordinación con las autonomías

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y el Ministerio del Interior, en coordinación con las consejerías de Interior de las autonomías, están preparadas para asegurar con el máximo rigor la defensa de los derechos de los ciudadanos, la libertad de circulación y la capacidad de las empresas que quieran prestar servicio.

Además, se asegurará que las empresas de transporte público y los vehículos de emergencias y de limpieza y recogida de basuras tengan carburante.

“El ciudadano ha de tener la sensación de que el suministro está garantizado, aunque quizá no pueda repostar en la gasolinera que está junto a su casa”, explican fuentes del Gobierno, que hacen un llamamiento a la normalidad y a no acudir corriendo a llenar el depósito del coche o a comprar más alimentos de la cuenta para evitar el acaparamiento.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?