Estado Autonómico

El Gobierno rebaja el precio del abono de transporte público a la mitad

La medida entrará en vigor antes de las elecciones locales de mayo

Metro de Madrid
photo_camera Metro de Madrid

Las autonomías se apuntan a la rebaja del transporte público impulsada por el Gobierno de Pedro Sánchez. Tras el anuncio del presidente de que los abonos de Cercanías operados por Renfe Operadora serán gratuitos, los Ejecutivos regionales y ayuntamientos han decidido también bajar a la mitad el precio del abono de autobús y metro en todo el país.

A partir del 1 de septiembre entrará en vigor la reducción del abono transporte público anunciado por el Ejecutivo central, coincidiendo con la vuelta de las vacaciones de la mayoría de los estudiantes y trabajadores.

Una reducción que estará vigente hasta el 31 de diciembre y que será del 100% en los abonos estatales de Cercanías-Renfe, como anunció Sánchez en su discurso durante el Debate sobre el Estado de la Nación, y de al menos un 30% en el caso de los que dependen de ayuntamientos y comunidades autónomas.

Rebaja del 50% en autobús y metro

Ahora, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras del plan, la mayoría de autonomías y ayuntamientos han acordado complementar hasta el 50% las ayudas del Ejecutivo a las tarifas del transporte público de competencia autonómica o municipal.

Es decir, sumarán un 20% más a la ayuda del plan anticrisis del Gobierno para paliar las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania.

En comunidades y ayuntamientos admiten que los alcaldes y presidentes autonómicos han decidido incluir, entre sus principales bazas electorales de cara a los comicios de mayo de 2023, la rebaja del precio del abono de autobús y metro, siguiendo la estela de los trenes de Cercanías gratis anunciada por Pedro Sánchez.

El abono pasará en Madrid a 27 euros

En España, cada comunidad tiene su propio modelo de transporte público y billetes y tarifas diferentes con precios reducidos para colectivos determinados.

En la Comunidad de Madrid hay aproximadamente unos 4,5 millones de usuarios de alta en el sistema de abono mensual, que pagan unos 54,60 euros parar la zona de Madrid capital y 82 euros si su abono alcanza toda la región.

Si se aplica el descuento del 50%, pasarán a costar 27,30 euros y 44 euros, respectivamente. El abono joven, que tiene un precio de 20 euros, quedará en 10 con la rebaja a la mitad.

En Cataluña, los billetes de 10 viajes conocidos como T-Casual, que cuestan 11,35 euros, con la rebaja del 50% quedarán en 5,67. Los billetes T-Usual, que permiten viajes ilimitados durante 30 días, pasarán de 40 euros a 20.

Que no haya desigualdad entre territorios

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que el PSOE impuso a Podemos que el descuento sobre el precio del abono permitiera precisamente rebajar en la misma proporción el coste del abono de transporte en todas las grandes capitales de España.

Si se hubiera optado por un billete de 10 euros al mes, como proponía la formación morada, se estaría beneficiando en mayor medida a los abonos que superen con creces esa cuantía. De ahí, la decisión de aplicar un descuento de hasta el 50%.

Según un estudio realizado por la organización de consumidores FACUA sobre el precio del autobús urbano en 57 municipios, Madrid es la ciudad con la tarifa más cara: 54,60 euros.

A la capital le siguen ciudades como Gerona, cuyo precio es de 47 euros; y Valencia y Zamora, con 45 euros. También se sitúan por encima de los 40 euros Oviedo y Tarragona, con 42 y 41,5 euros, respectivamente. Barcelona, por su parte, oferta un precio mensual de 40 euros, mientras en Sevilla se sitúa en los 35 euros.

Albacete registra la tarifa para el bono de autobús más barata de España. Su precio es de 15 euros. Junto a ella se encuentran otras capitales castellano-manchegas como Ciudad Real, a 20 euros; y localidades castellano-leonesas como Soria, 21,50 euros; Ávila, 22 euros y Salamanca 22,05 euros.

De hecho, el Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco va a implantar una tarifa plana de 20 euros en el transporte urbano, y reclama extensión de los bonos AVANT de Renfe entre las capitales castellanas conectadas por ferrocarril.

Las autonomías reclaman una compensación

Según las fuentes consultadas, el Gobierno ha mantenido conversaciones con las comunidades autónomas para buscar qué opción es la mejor para tratar de aliviar el coste de la movilidad, en un momento en que la energía y el resto de la cesta de la compra registran precios históricos.

Desde la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid cifran en una pérdida de ingresos de más de 200 millones de euros por cada seis meses que se aplique un abono mensual de 10 euros.

Por ello, la mayoría de autonomías han reclamado al Ejecutivo central una compensación por la caída de recaudación que van a sufrir.

Por el momento, la idea del Ministerio de Transportes es transferir 200 millones para que las comunidades subvencionen un 30% los abonos, y que con recursos propios puedan llegar a rebajar “hasta un 50% o incluso más” si así lo deciden.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?