Estado Autonómico

El Gobierno ha decidido eliminar el descuento de la gasolina a los que tienen una nómina superior a 2.000 euros al mes

Hacienda trabaja en varias fórmulas para identificar a los beneficiarios. Una opción es enviar un ‘cheque-carburante’ solo a los que están por debajo de esos ingresos

Un hombre echa gasolina a su coche en una gasolinera
photo_camera Un hombre echa gasolina a su coche en una gasolinera

El Gobierno tiene decidido prorrogar tres meses más el plan de respuesta a la guerra de Ucrania, cuyas medidas finalizan el 30 de junio. Pero también ha planeado eliminar ya ese descuento de 20 céntimos en la gasolina, una de las ayudas estrella, a los que ganan más de 2.000 euros netos al mes, por lo que dejará a beneficiar a toda la población como hasta ahora.

Pedro Sánchez ya se había abierto a prorrogar el decreto anti-crisis el pasado martes en Bruselas, adonde acudió a una cumbre extraordinaria del Consejo Europeo, pero este miércoles confirmó que la decisión ya está tomada, en una reunión con los diputados y senadores del PSOE.

La fecha elegida no ha sido casual: coincidía con el cuarto aniversario de la moción de censura a Mariano Rajoy y el presidente aprovechó la efeméride para reivindicar las políticas de su Gobierno “social y ejemplar”.

Hay que recordar que el decreto en vigor incluye como una de las medidas más destacadas la rebaja de 20 céntimos del precio del litro de carburante para todos los conductores.

Dejará beneficiar a toda la población

Fuentes de la cúpula económica del Gobierno, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, explican que el contenido del nuevo decreto será sustancialmente el mismo, pero se analizará si es necesario hacer algún ajuste o mejora.

Efectivamente, uno de los principales ajustes del decreto que tiene decidido el Ejecutivo afectará al descuento en la gasolina. Moncloa apuesta por prorrogar el sistema de apoyo a los consumidores de combustible de automoción, pero sin que beneficie a partir de ahora a toda la población en general.

El objetivo es focalizar la ayuda en las familias y los niveles de renta que merecen más apoyo. Se busca un sistema que sea parecido a una tarjeta o cheque para concentrar el esfuerzo fiscal en ayudar a los hogares con ingresos más bajos.

Excluidos los que ganen más de2.000 euros al mes

Las fuentes gubernamentales consultadas por ECD aseguran que el Gobierno ha decidido así eliminar el descuento en la gasolina a los consumidores que ganan más de 2.000 euros netos al mes.

El plan que el Gobierno tiene encima de la mesa apuesta por compensar con una especie de ‘cheque-gasolina’ a 10 millones de españoles, el 70% de la población del país con salarios inferiores a esa cifra, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).Esto es: todo el que gane menos de esa cantidad mensual (2.000 euros netos al mes)recibirá esta “indemnización por inflación”, cuya cuantía aún se negocia en el seno del Ejecutivo. Se busca apaciguar el creciente descontento social por el continuo alza de precios de la gasolina y el diésel.

La decisión dejará fuera, por tanto, a alrededor de 17 millones de conductores del total de 27 millones que hay contabilizados en España, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

El cheque se pagará automáticamente

La idea es que el pago único sea “automático” y llegue a los trabajadores asalariados, los parados, los autónomos o los jubilados cuyos ingresos mensuales no alcancen el techo fijado. Todavía tampoco se ha calculado el coste de la medida para las arcas del Estado, que dependerá de la cantidad final que se fije para el llamado ‘cheque-gasolina’.

El Gobierno descarta tajantemente una bajada de los impuestos a los carburantes porque defiende que “resulta costosa”, inasumible, para las arcas del Estado. Además, según reconocen en privado en el equipo económico de Moncloa, conlleva el riesgo añadido de la impopularidad que supondría, una vez superada la crisis, volver a aumentarlos.

Hacienda admite la complejidad

Desde Hacienda reconocen que ligar a la renta el descuento es un asunto complejo. Tener en cuenta los ingresos para aplicar la rebaja implica que los ciudadanos puedan demostrar cuáles son sus retribuciones, datos a los que únicamente tiene acceso la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT).

Pero hay una complicación añadida: los ciudadanos con rentas más bajas no están obligados a presentar la declaración de la renta si los rendimientos de su trabajo están por debajo de los 22.000 euros anuales. Es decir, Hacienda no tiene el registro de la renta de estas personas, que es precisamente a las que más voluntad de ayudar tiene el Gobierno.

En cualquier caso, los ciudadanos pueden solicitar a la Agencia Tributaria un certificado tributario con la información que dispone Hacienda referente a su renta. 

Sin embargo, el registro de las personas en situación de vulnerabilidad es una de las cuestiones que está demorando la llegada del ingreso mínimo vital (IMV) a potenciales beneficiarios, al no disponer Hacienda de los datos de muchos de ellos.

Críticas hasta del Banco de España

Desde su puesta en marcha han surgido numerosas voces críticas con el descuento a los carburantes por ser extensivo a todos los ciudadanos, independientemente de su nivel de ingresos. Recientemente se sumó el Banco de España, que a través de su informe anual criticó que la medida es un “desperdicio de recursos”.

“Es una medida muy genérica, que posiblemente tenga incluso un carácter regresivo, dado que los hogares de menores rentas probablemente tengan un menor consumo de esos productos”, advirtió el supervisor bancario.

Destacó que según “estimaciones preliminares”, con respecto al descuento, concluyeron “que la inflación soportada por los hogares de mayor renta podría reducirse de forma más intensa que la enfrentada por los hogares de menor renta”. Es decir, que la medida está beneficiando más a rentas altas que a hogares con menor poder adquisitivo.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable