Estado Autonómico

La pandemia modifica los hábitos de consumo: más productos frescos, mayor previsión y aumenta la fidelidad a las tiendas de siempre

La Mesa de Participación Asociaciones de Consumidores (MPAC) ha encuestado a más de medio millar de consumidores

Fernando Móner, presidente de CECU y miembro de MPAC
photo_camera Fernando Móner, presidente de CECU y miembro de MPAC

La pandemia ha modificado los hábitos de compra y consumo de la población. Así lo indicaban los resultados de la encuesta realizada el año pasado, tras el confinamiento, y que ahora se corroboran con los que se desprenden de la nueva Encuesta Sobre Hábitos de Consumo COVID-19 de la Mesa de Participación Asociaciones de Consumidores (MPAC), en la que han participado más de medio millar de usuarios, que han ofrecido su percepción social y personal de este periodo excepcional.

La Mesa de Participación es un foro de debate y grupo de trabajo formado por las Confederaciones y Federaciones de asociaciones de consumidores y usuarios CECU, FUCI, UNAE y CAUCE junto con MercadonaFundada en 2014, la MPAC se reúne periódicamente con el fin de debatir sobre temas de actualidad, nuevas tendencias y hábitos de consumo, con el objetivo de proponer soluciones conjuntas en el ámbito del consumo y de establecer lazos de unión entre la administración, los consumidores y el ámbito empresarial.

Más alimentos saludables

Según los datos obtenidos, y tras 14 meses desde del inicio de esta situación, el 23% de los encuestados planifica más sus compras que hace un año, el 11% ha aumentado el almacenamiento, uno de cada cuatro consume más productos frescos y el 53% afirma consumir ahora más alimentos saludables que antes.

Sin embargo, Fernando Moner, presidente de CECU y miembro de la MPAC, ha subrayado a El Confidencial Autonómico que “el confinamiento y las limitaciones de movilidad han permitido más tiempo para reflexionar y, con ello, para mejorar muchos de nuestros hábitos principalmente relacionados con una alimentación más saludable, aunque deberíamos repensar lo que consideramos saludable”.

Esfuerzo máximo de la cadena agroalimentaria

A la luz de los datos obtenidos, la mayoría de los consumidores valora muy positivamente el esfuerzo de todos los actores de la cadena agroalimentaria: productores primarios, industria y distribución.

Un 60% cree que el esfuerzo de los productores en este periodo ha sido máximo y les otorgan en total un 5,40 sobre 6. Los distribuidores obtienen un 5,03, seguidos de la hostelería y la distribución, que se quedan con un 5 sobre 6.

El papel de las Administraciones Públicas es el menos valorado y obtiene un aprobado raspado (3,4 sobre 6), aunque un 14,05% de los encuestados cree que no se han esforzado nada por mejorar o paliar esta anómala situación.

Aumenta el consumo de productos frescos; baja el alcohol

Los productos frescos y los de limpieza son los que más han crecido en la cesta de la compra en este año de pandemia. Casi un 37% y un 20%, respectivamente, han ocupado un mayor volumen en las cestas de los compradores.

En sentido contrario, ha disminuido, respecto al año anterior, el consumo de bebidas alcohólicas y dulces/repostería en un 4%. Les siguen los aperitivos y snacks (8%), cuyo consumo ha disminuido un 2%, y los productos congelados, con un 7%.

“La preocupación por la sostenibilidad avanza en las decisiones de compra y consumo de los encuestados”, ha afirmado Juan Moreno, Secretario General de CAUCE y también miembro de la MPAC.

Por otro lado, el 53% afirma haber aumentado su interés por comprar alimentos para una dieta más saludable. A pesar de todos los cambios mencionados, introducidos por el COVID-19, el 69% de los encuestados asegura no haber modificado en nada sus hábitos alimenticios.

Se refuerza la fidelidad a los establecimientos habituales

De acuerdo con dicho estudio, los consumidores han reforzado la fidelidad a los establecimientos habituales, ya que el 76%, es decir, 3 de cada 4, afirman comprar donde lo hacía antes de la pandemia y 13 puntos más de los que lo hacían al comenzar el confinamiento hace un año, lo que indica que el consumidor está regresando a su lugar habitual de compra.

De hecho, el 95% de los encuestados dice sentirse seguro en su lugar habitual de compra. Así, el 85% de los participantes asegura haber adquirido sus productos y alimentos de forma presencial y el 12% lo ha hecho online. Además, un 23% dice haber comenzado a usar las nuevas tecnologías, aunque por el momento no sean su prioridad. 

Cambios en el consumo que permanecerán

Por su parte, la mitad de los encuestados hace la compra una vez a la semana y un 33% lo hace cada dos a tres días, lo que afianza la idea de que poco a poco vuelven a recuperarse las frecuencias de compra previa a la pandemia.

Por otro lado, el 51% de los encuestados dice que mantendrán las medidas de protección tras el estado de alarma y un 25% que comprará de una forma más planificada, mientras que el 22% asegura que tratará de reducir el gasto en productos como snacks, golosinas y bebidas azucaradas y el 19% que se alimentará de forma más equilibrada.

Desde MPAC han destacado a este digital que “la encuesta nos muestra que el consumidor ha cambiado y que estos cambios permanecerán, al menos mientras perdure esta situación”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes