Estado Autonómico

El CNI lanza un vídeo protagonizado por una agente madre de familia por su 20 aniversario

En plena guerra Rusia-Ucrania, reivindica su papel ante conflictos geopolíticos y para garantizar el suministro energético. El servicio de inteligencia se ha propuesto en 2022 abrirse más a la sociedad

Después del trabajo y de hacer deporte, al llegar a casa por la noche recibe un mensaje en su móvil. Su pareja le hace una señal de comprensión, y mientras él se queda acostando a los niños, y ella se marcha a la sede central del CNI, donde se pone a trabajar hasta que amanece.

“La normalidad no está garantizada”

Una voz en off va lanzando los mensajes que el Centro Nacional de Inteligencia traslada con este vídeo, y en los que trata de explicar cuál es su trabajo y qué valor aporta a España:

-- “Trabajamos todos los días para proteger lo que más te importa. Porque la normalidad no está garantizada”.

-- “En un mundo cada vez más complejo, se multiplican las amenazas a nuestra seguridad, a nuestra forma de relacionarnos”.

-- “Tratamos de anticiparnos a las amenazas, hacernos las preguntas adecuadas para conseguir las respuestas correctas”.

-- “Buscamos información allá donde sea necesario”.

-- “Cuando conseguimos la información, la analizamos para entender cómo puede afectarnos”.

-- “Sabemos que lo que pase en cualquier lugar del planeta puede tener efectos sobre nuestra vida cotidiana”.

-- “Contrastamos el resultado de esos análisis porque juntos somos más fuertes”.

“Defendemos nuestro modo de vida”

El vídeo no explica qué hace concretamente un agente del CNI, más allá de esa discreta recogida de un pen drive en un bar, a manos de un supuesto desconocido. Pero sí subraya ciertas ideas que el servicio busca que calen entre los españoles, para que las asocien al Centro Nacional de Inteligencia:

-- “La inteligencia que elaboramos es clave para la toma de decisiones”.

-- “Defendemos nuestro modo de vida”.

-- “Y creemos que la mejor defensa es la inteligencia”.

-- “Nunca bajamos la guardia”.

-- “Nuestro éxito es la normalidad”.

-- “Por eso trabajamos discretamente para proteger el futuro. Para que nuestro país sea cada día un poco mejor”.

-- “Nuestra fuerza es la inteligencia. Somos el CNI”.

Terrorismo, energía, geopolítica

Un recurso que utiliza el vídeo para dar a entender qué temas le preocupan a los agentes del servicio es la voz de los informativos de radio y televisión. Se habla varias veces de terrorismo y de detenciones de una célula terrorista.

En las fechas actuales, con la invasión rusa de Ucrania, la tensión con la OTAN y la amenaza sobre el suministro de gas y petróleo, no pasa desapercibido que en otro momento se menciona “la seguridad del suministro energético”, y “las tensiones geopolíticas de los últimos días en distintas partes del mundo están impactando sobre la evolución de los principales indicadores económicos”.

Se sugieren así las principales áreas de interés del CNI: el terrorismo (actualmente, principalmente el yihadista), las relaciones internacionales y las crisis que pueden afectar a España, y las derivadas que esas crisis tienen en la economía y en sectores estratégicos para un país, como es la energía.

Tecnología y el factor humano

Una frase a tener en cuenta es la que la voz en off pronuncia cuando la protagonista del vídeo recoge en un bar el bolígrafo que esconde un pen drive:

-- “Nos apoyamos en la tecnología, pero nuestro activo más valioso sigue siendo la persona: el factor humano”.

La evolución de los medios tecnológicos que multiplican las posibilidades del espionaje ha provocado un debate entre expertos en inteligencia sobre qué es más importante, si la capacidad tecnológica para acceder a información secreta, o si la clave de la inteligencia sigue estando en la llamada inteligencia de fuentes humanas (HUMINT), es decir, el contacto personal entre un agente y una fuente de información.

El CNI plantea así su posición sobre esa disyuntiva entre la tecnología y las relaciones personales.

Por último, cabe añadir un detalle. Al inicio del vídeo, la protagonista se despierta y coge de su mesilla el teléfono móvil. En la mesilla se ve fugazmente un libro: ‘El alma de los espías’.

Se trata de una novela de espionaje que escribió un agente en activo del CNI, que se esconde tras el seudónimo de Pablo Zarrabeitia.

El Centro Nacional de Inteligencia celebrará el 6 de mayo el 20º aniversario de su refundación como CNI, tras décadas siendo el Centro Superior de Información de la Defensa (CESID).

Este año 2022, el servicio de inteligencia se había propuesto aprovechar la conmemoración para dar a conocer a la ciudadanía la labor que realizan sus 3.000 integrantes. Así lo anunció su directora, Paz Esteban, el pasado noviembre.

En ese plan para mejorar el conocimiento del CNI entre los españoles, el centro ha elaborado un vídeo de dos minutos en el que trata de hacer visible el trabajo de un agente del servicio de inteligencia.

El protagonista del ‘corto’, cabe suponer que una actriz, parece representar a una agente del CNI muy alejada del prototipo habitual de espía. Hay que recordar que en sus inicios, el CESID era un servicio de carácter militar, y la mayoría de sus agentes operativos y oficiales de inteligencia eran miembros de las Fuerzas Armadas (así como miembros de las Fuerzas de Seguridad), y hombres.

Para dar un giro a esa visión del espionaje español, que cada vez cuenta con más civiles y más mujeres, aparece una mujer y además con familia: un marido y dos hijos. Cabe señalar que precisamente los problemas para conciliar la vida familiar con una complicada y secreta vida profesional, así como la alta tasa de rupturas sentimentales y divorcios, son algunos de los obstáculos principales para cualquier miembro de un servicio de inteligencia.

Una agente con pareja e hijos

El vídeo simula un día de trabajo de esta agente, que tras desayunar con sus hijos y su marido sale a la calle. En un momento dado se para en la acera y se mira en el cristal de una puerta, se supone que para detectar si alguien la está siguiendo.

Al entrar en un bar, un hombre le presta un bolígrafo que ella no encuentra en su bolso. Después, ya en la oficina, saca ese bolígrafo, que en realidad es un pen drive con información.

Después del trabajo y de hacer deporte, al llegar a casa por la noche recibe un mensaje en su móvil. Su pareja le hace una señal de comprensión, y mientras él se queda acostando a los niños, y ella se marcha a la sede central del CNI, donde se pone a trabajar hasta que amanece.

“La normalidad no está garantizada”

Una voz en off va lanzando los mensajes que el Centro Nacional de Inteligencia traslada con este vídeo, y en los que trata de explicar cuál es su trabajo y qué valor aporta a España:

-- “Trabajamos todos los días para proteger lo que más te importa. Porque la normalidad no está garantizada”.

-- “En un mundo cada vez más complejo, se multiplican las amenazas a nuestra seguridad, a nuestra forma de relacionarnos”.

-- “Tratamos de anticiparnos a las amenazas, hacernos las preguntas adecuadas para conseguir las respuestas correctas”.

-- “Buscamos información allá donde sea necesario”.

-- “Cuando conseguimos la información, la analizamos para entender cómo puede afectarnos”.

-- “Sabemos que lo que pase en cualquier lugar del planeta puede tener efectos sobre nuestra vida cotidiana”.

-- “Contrastamos el resultado de esos análisis porque juntos somos más fuertes”.

“Defendemos nuestro modo de vida”

El vídeo no explica qué hace concretamente un agente del CNI, más allá de esa discreta recogida de un pen drive en un bar, a manos de un supuesto desconocido. Pero sí subraya ciertas ideas que el servicio busca que calen entre los españoles, para que las asocien al Centro Nacional de Inteligencia:

-- “La inteligencia que elaboramos es clave para la toma de decisiones”.

-- “Defendemos nuestro modo de vida”.

-- “Y creemos que la mejor defensa es la inteligencia”.

-- “Nunca bajamos la guardia”.

-- “Nuestro éxito es la normalidad”.

-- “Por eso trabajamos discretamente para proteger el futuro. Para que nuestro país sea cada día un poco mejor”.

-- “Nuestra fuerza es la inteligencia. Somos el CNI”.

Terrorismo, energía, geopolítica

Un recurso que utiliza el vídeo para dar a entender qué temas le preocupan a los agentes del servicio es la voz de los informativos de radio y televisión. Se habla varias veces de terrorismo y de detenciones de una célula terrorista.

En las fechas actuales, con la invasión rusa de Ucrania, la tensión con la OTAN y la amenaza sobre el suministro de gas y petróleo, no pasa desapercibido que en otro momento se menciona “la seguridad del suministro energético”, y “las tensiones geopolíticas de los últimos días en distintas partes del mundo están impactando sobre la evolución de los principales indicadores económicos”.

Se sugieren así las principales áreas de interés del CNI: el terrorismo (actualmente, principalmente el yihadista), las relaciones internacionales y las crisis que pueden afectar a España, y las derivadas que esas crisis tienen en la economía y en sectores estratégicos para un país, como es la energía.

Tecnología y el factor humano

Una frase a tener en cuenta es la que la voz en off pronuncia cuando la protagonista del vídeo recoge en un bar el bolígrafo que esconde un pen drive:

-- “Nos apoyamos en la tecnología, pero nuestro activo más valioso sigue siendo la persona: el factor humano”.

La evolución de los medios tecnológicos que multiplican las posibilidades del espionaje ha provocado un debate entre expertos en inteligencia sobre qué es más importante, si la capacidad tecnológicapara acceder a información secreta, o si la clave de la inteligencia sigue estando en la llamada inteligencia de fuentes humanas (HUMINT), es decir, el contacto personal entre un agente y una fuente de información.

El CNI plantea así su posición sobre esa disyuntiva entre la tecnología y las relaciones personales.

Por último, cabe añadir un detalle. Al inicio del vídeo, la protagonista se despierta y coge de su mesilla el teléfono móvil. En la mesilla se ve fugazmente un libro: ‘El alma de los espías’.

Se trata de una novela de espionaje que escribió un agente en activo del CNI, que se esconde tras el seudónimo de Pablo Zarrabeitia.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?