Estado Autonómico

Barones del PSOE autonómicos se niegan a celebrar los tres años de la victoria de Sánchez

Page, Lambán y Ximo Puig ya no acudieron a la conmemoración del 40º aniversario del triunfo de Felipe González. Han decidido reducir sus apariciones en actos con el presidente

Javier Lambán.
photo_camera Javier Lambán.

El PSOE no celebrará finalmente este sábado un acto para conmemorar los tres años de la victoria electoral de Pedro Sánchez en 2019. En Ferraz responden que como tal esa conmemoración “nunca estuvo en agenda”, aunque en el partido habían deslizado su intención de hacerla. Los barones se han negado a acudir: “No estamos para fiestas”.

Hay que recordar que Sánchez atraviesa uno de sus peores momentos políticos, con un acusado desgaste de imagen y siendo castigado en las encuestas.

Los barones del PSOE, que ya se ausentaron en Sevilla de las celebraciones por el 40 aniversario del primer triunfo electoral de Felipe González en 1982, se han negado ahora a celebrar los tres años de la victoria de Pedro Sánchez, el 10 de noviembre de 2019, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes internas del partido.

Cancelada la gira de Sánchez por España

Más allá de los abucheos del público en el desfile del 12 de octubre -algo que Moncloa relativiza, porque asegura que les ocurre a todos los presidentes de izquierdas-, Sánchez ha sufrido más muestras de rechazo en los últimos meses, especialmente tras la vuelta del verano, con el recrudecimiento de la crisis económica por la guerra en Ucrania.

Un estado de ánimo y ambiente hostil en la calle que Moncloa ha constatado que se está extendiendo a otros miembros del Gobierno. Además, tal y cómo se contó en ECD, ha obligado a Moncloa a cancelar la gira de Pedro Sánchez por España que se había programado para “pisar la calle”.

Los dirigentes regionales y locales del PSOE han reclamado al equipo del presidente que se abstenga de viajar a sus territorios, porque, como tienen que acompañarle, no quieren recibir ellos abucheos de la gente.

Ante la cercanía de la campaña para las elecciones autonómicas, algunos barones como Emiliano García-Page, Guillermo Fernández Vara, Ximo Puig y Javier Lambán, han trasladado a Ferraz su petición de que Sánchez “tenga la mínima presencia posible” en sus territorios.

Evitar el voto de castigo al Gobierno

Los barones se han propuesto hacer la guerra por su cuenta, evitando al máximo la presencia del presidente y de los ministros en sus territorios, para ahorrarse los efectos adversos del malestar de los ciudadanos con la gestión del Gobierno.

Los dirigentes socialistas se disponen a librar su propia batalla, conscientes de que la situación nacional les va a penalizar. “La mayoría saben que ligar su supervivencia política a la figura de Pedro Sánchez es un suicidio. De ahí que, educadamente, le hayan dicho que se quede en la Moncloa”, revela un líder autonómico del PSOE.

Van a intentar zafarse de las consecuencias del abrazo de Sánchez a los independentistas mediante campañas basadas en su gestión regional y en una defensa a ultranza de la Constitución. Están planificando ya campañas con un enfoque muy personal, en las que, en general, tras el varapalo de las andaluzas, saben que se va a hablar mucho de España y no se van a ahorrar críticas a Bildu o a ERC.

Todos son conscientes de que las elecciones autonómicas estarán contaminadas por el debate político nacional y por la cercanía del presidente con los independentistas, de quien depende de nuevo en los próximos meses para poder aprobar los Presupuestos, incluyendo negociaciones polémicas como la rebaja del delito de sedición.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?