Estado Autonómico

Aumentan los casos del síndrome del túnel carpiano por la Covid-19

El coronavirus produce alteraciones de la coagulación y microtaponamientos vasculares que afectan a los nervios de la mano

El síndrome del túnel carpiano, la  afectación de uno de los nervios más importantes de la mano que compromete la sensibilidad y la movilidad de los dedos, especialmente el pulgar, “se ve severamente agravado tras sufrir COVID-19”.

Así lo ha asegurado el doctor Juan González del Pino, director del Instituto de la Mano, Hospital Nuestra Señora del Rosario (Madrid).

González es uno de los mayores expertos en cirugía de la mano, muñeca y microcirugía de España, según un estudio observacional desarrollado tras el confinamiento por la pandemia.

Para el experto “el coronavirus produce alteraciones de la coagulación, microembolismos o micro taponamientos vasculares de la circulación del nervio en áreas anatómicas estrechas por donde pasan -ya de por sí de riesgo de sufrir una alteración de la circulación-, con lo que disminuye drásticamente el riego sanguíneo en las microarterias y en las microvenas del nervio, lo que conlleva a una lesión muy grave y de instauración rápida”.

Antes no requerían cirugía, ahora sí

Según el doctor González, muchos pacientes que tenían síndrome del túnel carpiano leve antes del confinamiento, documentado por pruebas de conducción nerviosa, y que no precisaban intervención quirúrgica, desarrollaron síntomas muchísimo más graves de los que antes padecían, con afectación en periodos de 2 a 3 meses, requiriendo cirugía.

“He detectado también casos con aparición brusca del síndrome que antes no padecían o no tenía entidad clínica como para sospechar que lo tenían; pacientes que, tras adquirir la enfermedad, empezaron a tener muchos síntomas”, añade el médico.

“Solo dos o tres meses”

En condiciones normales, desde que empiezan a apreciarse síntomas hasta que se habla de afectación grave pasan entre 7 y 10 años, pero, “tras padecer COVID-19 observamos que este periodo se reduce de manera drástica a sólo 2 o 3 meses” concluye el experto.

Otro nervio que se ve afectado violentamente tras la infección por coronavirus es el cubital en el codo. Este nervio es responsable de la sensibilidad de los dedos anular y meñique, de las capacidades de máxima habilidad de la mano (destreza y uso fino de los dedos) y de la fuerza de la pinza.

“En este caso el nervio se afecta en un canal estrecho en el codo por donde discurre entre dos huesos y se producen atrofias musculares máximas en periodos muy cortos de tiempo”, afirma el experto.

El perfil

El perfil que más abunda es el de mujeres de 45 a 60 años, en febrero y abril se les detectó la enfermedad con un nivel de afectación leve o muy leve, que tuvieron que ser operadas en el mes de septiembre tras la enfermedad

“Curiosamente, la gravedad del túnel carpiano, la progresión de la afectación, bajó significativamente mejorando o desapareciendo los síntomas cuando la infección remitió, pero la afectación nerviosa en sí demostrado por pruebas específicas- persistió alcanzado un nivel de gravedad alto que exigió intervención quirúrgica” indica González del Pino.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?