Estado Autonómico

Un antiguo legionario se une a la resistencia de Ucrania para combatir los ataques rusos

Concedió una entrevista a una televisión argentina. Tardó unos días en conseguir el dinero para viajar a la zona de conflicto

Rusia avanza en su invasión de Ucrania por varios frentes, para tratar de tomar la capital, Kiev, así como otras ciudades y puntos estratégicos del país en su campaña declarada para destruir la capacidad militar ucraniana y sustituir el gobierno de Volodimir Zelenski.

Las autoridades ucranianas han pedido ayuda a la OTAN, la Unión Europea y toda la comunidad internacional para rechazar la agresión. Además de solicitar armas, también buscan combatientes.

Como por ahora la OTAN o cualquier otro organismo o país rechaza mandar militares a defender Ucrania, el gobierno de Zelenski ha hecho un llamamiento a “todos aquellos que quieran unirse a la defensa de la seguridad en Europa y el mundo” a viajar a Ucrania a luchar “contra los invasores del siglo XXI”.

Por eso ha creado la “Legión Internacional para la Defensa Territorial de Ucrania”, que recuerda a otras iniciativas similares: los europeos y norteamericanos que viajaron a Irak y Siria para enfrentarse al Daesh; los militantes de extrema izquierda o extrema derecha que ya viajaron a Ucrania en 2014 para combatir en alguno de los bandos del conflicto civil en Donetsk y Lugansk; o, como referente más lejano, las Brigadas Internacionales que llegaron a España para apoyar a los republicanos frente a los sublevados en la Guerra Civil de 1936.

Confidencial Digital ha podido conocer el caso de un antiguo miembro de las Fuerzas Armadas españolas que, según varias fuentes consultadas, ya se encuentra en Ucrania para luchar contra las fuerzas rusas.

Este hombre ha llegado a ser entrevistado por LN+, el canal de televisión del grupo editorial del diario La Nación, uno de los periódicos impresos más leídos de Argentina.

Aparece de espaldas, tapado con una capucha, siendo entrevistado por un reportero que no precisa el lugar de Ucrania en el que se realizó la entrevista. Aunque se dice que prefiere reservar su identidad, se presenta como Jesús Rubio. La Nación + describió la entrevista como “La historia de un español que decidió luchar por Ucrania”, y le presentó como “un voluntario español dispuesto a arriesgar su vida para unirse a las tropas ucranianas”.

Ha dejado a su familia en España

Este hombre, que habla en español sin acento latinoamericano, explica que tomó la decisión de implicarse en el conflicto al ver las noticias de los bombardeos y combates que han obligado a miles de civiles a huir de sus casas en Ucrania.

También cuenta que tardó diez días en recoger el dinero para poder viajar hasta allí. Explica que tiene familia, incluso hijos, a los que ha dejado en España.

Entre otras cuestiones, responde a preguntas sobre la advertencia de Vladimir Putin de que Rusia no aplicará la Convención de Ginebra a los combatientes extranjeros, es decir, que no los reconocerá como militares al servicio de Ucrania.

Antiguo legionario

“Sabemos que tenés algo, nos decías antes, experiencia militar...”: el reportero de La Nación + lo desliza en un momento de la entrevista. El entrevistado no da detalles sobre ello.

Sin embargo, ECD ha podido saber que este hombre que se ha marchado a Ucrania fue militar. Así lo aseguran fuentes de las Fuerzas Armadas, que han tenido confirmación de que se encuentra en Ucrania, junto a los ucranianos que combaten o se preparan para combatir contra los rusos.

Se trata de un antiguo legionario: antiguo, porque dejó la Legión hace ya varios años, tras pasar por uno de sus tercios.

El vídeo de la entrevista en La Nación + ha circulado entre militares, y además él mismo ha contactado con algunos conocidos para informarles de que se ha unido a la resistencia ucraniana.

Otros casos

En los últimos días se están contando algunos casos de españoles que se han marchado a Ucrania a combatir en la guerra del lado de los militares y civiles que resisten contra la invasión rusa.

El Programa de AR, en Telecinco, entrevistó este lunes por teléfono a un“ex capitán médico militar”, de 61 años, que asegura que se ha alistado como voluntario en las filas ucranianas. En otros reportajes se ha apuntado la presencia de un hombre, de las Islas Canarias, que también se ha enrolado en la Legión Internacional ucraniana.

También ha habido anuncios de traslados de españoles a Ucrania que usaban fotos falsas, robadas de Instagram a soldados del Ejército de Tierra. En esos canales han vuelto a aparecer, este lunes 7 de marzo, imágenes pixeladas de supuestos “voluntarios españoles” camino de o en Ucrania.

Hay casos en otros países, de ex militares que están viajando a Ucrania. En Francia, algunos miembros de la Legión Extranjera de origen ucraniano fueron interceptados por la policía.

Españoles en conflictos armados

La participación de españoles en conflictos armados, al margen de las Fuerzas Armadas, puede suponer ciertas complicaciones legales para estas personas. El artículo 591 del Código Penal castiga con entre cuatro y quince años de cárcel a “el que, durante una guerra en que no intervenga España, ejecutare cualquier acto que comprometa la neutralidad del Estado o infringiere las disposiciones publicadas por el Gobierno para mantenerla”.

En el año 2015, agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional detuvieron a ocho españoles que acababan de volver de Ucrania. Habían luchado del lado de los separatistas prorrusos, que en 2014 intentaron desgajar de Ucrania las regiones de Donetsk y Lugansk. Pertenecían a colectivos comunistas en España.

Lo mismo les ocurrió a dos militantes de Reconstrucción Comunista(Partido Marxista-Leninista) que viajaron a la zona del Kurdistán sirio, para unirse a las milicias del Partido de los Trabajadores del Kurdistánque luchaban contra los yihadistas de Daesh, y al mismo tiempo contra los ejércitos sirio y turco.

Otros españoles que se unieron a otras milicias, no vinculadas al PKK (considerada por la Unión Europea una organización terrorista), y que ellos mismos no tenían relación con grupos de extrema izquierda ni independentistas, no fueron detenidos ni procesados cuando regresaron a España.

En algunos casos, sí fueron contactados por miembros de los servicios de información, sobre todo para tener cierto control sobre ellos. El mayor peligro en esos años eran los retornados, pero los que volvían de combatir en las filas del Daesh, y no los que habían luchado contra el Daesh. Aún así, los servicios de información estuvieron alerta ante estos ex combatientes.

Muy distinto sería el caso actual de Ucrania. España no participa directamente en la guerra, pero se ha posicionado claramente del lado de Ucrania, y junto a otros países de la OTAN, ha mandado armamento y material defensivo, y al mismo tiempo ha adoptado sanciones contra Rusia.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable