Comunidad Valenciana

Vigilantes privados para garantizar seguridad ante el ‘top manta’ en una playa de Castellón

El ayuntamiento de Peñíscola desea contratarlos pues llega a haber 150.000 turistas en verano

Manteros en Peñíscola
photo_cameraManteros en Peñíscola

Peñíscola (Castellón) tiene un censo de 8.000 habitantes, pero en verano llega a tener 150.000 habitantes. Es una ciudad “con una rica historia, con su castillo y casco viejo, y también sus cuidadas playas, promoviendo un turismo familiar y que llega a albergar en verano una población que multiplica por 20 los habitantes, por lo que todo lo relacionado con el turismo es una prioridad en Peñíscola”, afirman desde el consistorio a El Confidencial Autonómico.

Uno de los fenómenos que, desde hace años, afecta en mayor medida a la seguridad en las playas es el denominado ‘top manta’, que provoca “persecuciones casi permanentes de policías a ‘manteros’, defendiendo los intereses comerciales de tiendas y bares que pagan sus impuestos y vienen protestando por la multiplicación de ‘manteros’: carreras, recogen sus productos, se esconden, vuelven a extender lo que venden, ofrecen a los bañistas productos sin las debidas garantías, los menores de edad ven todo eso…, y no basta con los escasos refuerzos policiales que recibimos en verano”, afirman dichas fuentes.

Ante esta situación, el ayuntamiento tiene la intención de contratar vigilantes privados para hacer frente a las necesidades de seguridad propias de la temporada estival, cuando el municipio multiplica su población, y de hecho ha aprobado la solicitud de contratar vigilantes privados dirigida a la Subdelegación del Gobierno en Castellón, pues requiere su autorización.

Dificultades legales para vigilancia privada

Sin embargo, según ha sabido ECA, esta solicitud del ayuntamiento “tal como está planteada, no podemos autorizarla, no parece que haya viabilidad legal, aunque falta todavía que recibamos toda la documentación”, según han expresado fuentes de la Subdelegación, “ya que no puede haber vigilantes de seguridad junto a policías locales en espacios abiertos”.

En la Subdelegación son conscientes de que cada verano el ‘top manta’ levanta polémicas, y a controlarlo se destinan buena parte de los efectivos policiales contratados por el municipio en los meses de mayor afluencia de visitantes.

“Si tuviéramos más refuerzos policiales en verano, no habría necesidad de contratar vigilantes privados: hay que buscar soluciones entre todos, porque los intereses comerciales del sector turístico de Peñíscola están en juego, y hasta alguna entidad se ha planteado contratar algún vigilante privado, incluso entre varios comercios, si no se resuelve mejor la seguridad”, han afirmado fuentes cercanas al proceso.

El alcalde de Peñíscola, Andrés Martínez, ha expresado a este digital que la petición de vigilancia privada "cuenta con un informe de la Policía Local en el que se justifica la necesidad, alegando que hay destinos de la costa catalana - como el Vendrell - donde ya se tomó esa medida". Sin embargo, desde la Subdelegación del Gobierno en Castellón subrayan que "la normativa es distinta en Cataluña, ya que las competencias de seguridad ciudadana están transferidas a la Generalitat de Cataluña,lo cual no sucede en territorio valenciano".

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?