Comunidad Valenciana

La televisión autonómica valenciana reconoce su fracaso y aumentará los programas en castellano

El detonante ha sido la baja audiencia en la ‘gota fría’ en Alicante (2,7%)

Logo del grupo À Punt.
photo_cameraLogo del grupo À Punt.

Ha pasado un año desde que la televisión autonómica valenciana emite y su audiencia media es el 1,4%, la más baja de las televisiones autonómicas. Se contaba con la dificultad de “volver a conectar” con el público tras el cierre en noviembre de 2013, pero no con una audiencia tan baja.

La “gota que ha colmado el vaso de agua es que la ‘gota fría’ que sufrió la Comunidad Valenciana – provincias de Valencia y Alicante – a mediados de septiembre, lejos de ser una ocasión para conectar con el público, ha arrojado el demoledor dato de un 2,7%”, afirman a El Confidencial Autonómico fuentes próximas a Corporación Valenciana de Medios de Comunicación, que engloba a À Punt y À Punt Radio, “y de los datos de oyentes de radio es mejor ni hablar”.

Durante las inundaciones, valencianos y alicantinos conectaban con televisiones y radios nacionales, seguían prensa digital, pero no À Punt. No se trataba de un “boicot”, sino de una emergencia que ponía de manifiesto que muchos – sobre todo alicantinos – ni entienden ni hablan el valenciano. Y cuando la seguridad anda por medio se acude a medios que se entienden.

El alcalde que sólo contestó en castellano a À Punt

Tal como informó ECA el 17 de septiembre, fue decisiva la entrevista de À Punt al alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, que en directo sólo contestó en castellano a las preguntas que se le formulaban.

 “No fue una reacción postiza, es que no aceptan en À Punt que en Alicante muchos no entienden ni hablan el valenciano, toda una provincia con casi dos millones de habitantes, y tampoco lo entienden muchos que viven en Valencia capital, o en las comarcas de Utiel-Requena (Valencia) o Segorbe y la comarca del Alto Palancia (Castellón).

Motivos para dudar de que cambie

Pese a que Empar Marco, la directora general de À Punt, ha admitido en su entorno próximo que “tendremos que ceder en el valenciano, para ganar audiencia”, hay diversos motivos que hacen dudar de que lo lleve a cabo, según ha sabido este digital.

El primero de ellos, según fuentes consultadas por este digital, es que la directora “está en la cuerda floja, por los malos resultados económicos y de audiencia, y se quiere agarrar a este giro para revertir la situación”.

También se argumenta una circunstancia “coyuntural, y es la proximidad de las elecciones generales del 10-N, de modo que se intenta que ningún partido político use como arma arrojadiza el valencianismo a ultranza de À Punt”.

Por otra parte, Marco “es consciente de que la televisión autonómica no se creó ni se pensó para que el castellano estuviera presente, sino modo de difundir el valenciano, y no acepta en el fondo que tan valenciano es uno que habla valenciano como uno que habla el castellano y no entiende el valenciano”.

Por último, expresan a este digital que “Empar Marco es persona próxima a Mónica Oltra, que también colocó al frente de la Consellería de Educación a Vicent Marzá, y se ha caracterizado por imponer el valenciano: un giro hacia el castellano en À Punt abriría nuevas críticas al valencianismo impuesto por el conseller de Educación, por lo que una presencia mayor del castellano en los medios públicos valencianos puede quedar en algo simbólico”.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?