Comunidad Valenciana

El PP valenciano pide a Ximo Puig que no entregue Educación a un independentista

Acusan al conseller Marzà de haber actuado con sectarismo y radicalidad

Ximo Puig y el consejero de Educación, Vicent Marzà.
photo_cameraXimo Puig y el consejero de Educación, Vicent Marzà.

En el PP valenciano confían en que “la mejora de los resultados electorales de Ximo Puig y la disminución de Compromís lleve a no entregar Educación, una consellería clave, a un radical como Vicent Marzá, por el bien de la educación y de las familias”, han expresado a El Confidencial Autonómico.

Tras los resultados del 28-A, PSPV-Compromís-Podemos ya han empezado a reunirse para reeditar el Pacto del Botánico, por el que han gobernando en la Comunidad Valenciana de 2015 a 2019.

Según ha sabido este digital, el tripartito de izquierdas se reunirá de nuevo el 5 de junio, y el actual conseller de Educación, Vicent Marzà, seguirá en el Consell, aunque no es seguro que al frente de la consellería de Educación, pues desde las filas socialistas han confirmado a este digital que “somos más moderados, estamos recibiendo muchas peticiones de que ni Marzà ni Compromís dirijan la Educación valenciana”

“Antes de que sea demasiado tarde, pedimos a Ximo Puig que sea especialmente sensible con todo lo relacionado a la Educación, que ha sido tan conflictiva en estos cuatro años, por el radicalismo de Marzà, intentando lo que anunció: “se ha acabado la barra libre para la concertada””, afirman fuentes del PP, que recuerdan las más de 40 sentencias que ha habido estos cuatro años contra las decisiones de la consellería, además de innumerables manifestaciones multitudinarias.

El PP pide a Puig un cambio de rumbo

En concreto, Beatriz Gascó, diputada del PP en las Cortes Valencianas y portavoz en su partido de Educación, pide a Puig un “cambio radical en las políticas educativas, de modo que se garantice una educación plural y libre, más inglés, un bono-infantil que cubra al 100% del coste a todas las familias, incrementar recursos para educación especial y rendición de cuentas”.

Argumenta Gascó que la educación requiere estabilidad jurídica y respeto real por la pluralidad y la libertad, y que en estos pasados cuatro años “por responsabilidad directa de Vicent Marzà (Compromís) al frente de la consellería y también de Ximo Puig por permitirlo, han logrado enfadar a todo el sector educativo sin excepción: familias, directivos, docentes, interinos e incluso a los inspectores, por relegarlos a la irrelevancia”

Sobre todo, el PP hace hincapié en que se garantice la educación plural, garantizando la libertad de elección de centro tanto en enseñanza obligatoria como no obligatoria, “y en lengua que escogieron sus padres, sin imposiciones del valenciano, de manera que el castellano se imparta también como asignatura troncal, como obliga la ley”.

“Se ha arrinconado el castellano estos cuatro años convirtiéndolo en una lengua residual en la enseñanza, y eso va contra la ley y la jurisprudencia, y contra los deseos de la mayoría de los valencianos”, afirman desde el PP a ECA.

Transparencia incumplida

Respecto a la rendición de cuentas, “la opacidad en la educación ha sido otra característica de Marzà, por ejemplo en la construcción de centros educativos – no se saben las prioridades para construir uno u otro -, porque se comprometieron a rendir cuentas cada seis meses y no se ha hecho”, afirma Beatriz Gascó.

“La consellería de Educación no puede encomendarse a un radical independentista, que antepone el interés de su partido al de la sociedad, que recibe sólo ‘a los de su cuerda’, que la convierte en un ‘corralito’ intentando implantar un modelo único que responde a una minoría social valenciana”, afirma a este digital.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable