Comunidad Valenciana

El PP valenciano encumbra a Carlos Mazón y supera al “campismo” y al “zaplanismo”

3 claves: 1) Decisión desde Génova, que no quiere primarias  2) Más peso para Alicante, no para Castellón. 3) Mazón, máximo cargo del PPV actual

Carlos Mazón, anunciando su candidatura el 7 de mayo
photo_camera Carlos Mazón, anunciando su candidatura el 7 de mayo.

Si el jueves 6 de mayo Isabel Bonig anunciaba que dejaba sus cargos en las Cortes Valencianas y que no contaba con la confianza de Génova para estar el frente del PP de la Comunidad Valenciana, pocas horas después Carlos Mazón oficializó su candidatura a la presidencia, el viernes 7, en la sede del partido en Valencia.

“Si se hubiera presentado Isabel Bonig, está claro que podía haber salido elegida de nuevo presidenta del partido, pero el candidato de Génova ha sido ya claramente Carlos Mazón, por lo que se ha ganado tranquilidad y se facilita la unión del partido”, han afirmado para El Confidencial Autonómico fuentes del PP cercanas a Mazón.

Hay práctica unanimidad entre los líderes “populares” valencianos  sobre la razón del relevo de Bonig: “ella apoyó a Soraya en 2018, y Carlos Mazón ha tenido y tiene sintonía con Casado”. “Como Génova no quiere primarias y Bonig se quería presentar, se han decantado por Mazón”.

Otras claves del relevo

“Desde hace años, la provincia de Castellón ha tenido excesivo protagonismo en el PP de la Comunidad Valenciana (Alberto Fabra, Isabel Bonig), y las llaves para recuperar la Generalitat  son Valencia y Alicante”, expresan a este digital.

La provincia de Castellón suma solamente una décima parte de la población de la Comunidad (5 millones de habitantes, y sólo cerca de 600.000 en la provincia de Castellón). “Si Alicante mira con recelo a Valencia, ambas provincias ven a la de Castellón como actor secundario por el peso de población”, afirman, a la vez que recuerdan que “de Castellón salió Alberto Fabra, por decisión de Francisco Camps, para presidir la Generalitat, y luego otra persona de Castellón para presidir el PPCV, Isabel Bonig”.

Otra clave reconocida en fuentes próximas al proceso es que “tras la debacle de las elecciones de 2015, en la que el PP perdió la Generalitat y muchas otras parcelas de poder político, en estos momentos el cargo institucional más importante lo ocupa Carlos Mazón, presidente de la Diputación de Alicante, y conviene transmitir una imagen, no de ‘oposición’, sino de poder real”.

Superar zaplanismo y campismo

En el PP también apuntan la amistad de Teodoro García Egea con Carlos Mazón, así como las vinculaciones y conocimiento personal de la provincia de Alicante de Pablo Casado (su mujer es Isabel Torres, natural de Elche, Alicante) y del propio García Egea (Cieza, Murcia, 1985).

“Todo cuenta para captar la sensibilidad de los valencianos y las demandas de la provincia de Alicante, con casi 2 millones de habitantes por viajes, relaciones geográficas o familiares”, señalan a ECA, “de modo que García Egea ha visto la habilidad de Mazón al frente de la Diputación, siendo capaz de entenderse con Ciudadanos, y llegar a acuerdos con Mónica Oltra, manteniendo una claridad ideológica en el PP de mantener la identidad valenciana, bajar los impuestos y defender la libertad educativa y sanitaria”.

En el recuerdo de cómo llegó el PP a gobernar la Generalitat Valenciana en 1995, se tiene muy vivo que “Eduardo Zaplana impulsó el cambio, y lo logró, llegando desde Alicante”. “En Alicante y Valencia está la clave, no en Castellón”, apuntan.

“Aunque Carlos Mazón fue director general del Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ) con Zaplana y luego abandonó la política al poco tiempo de llegar Francisco Camps, no es una vuelta al zaplanismo, es otra etapa con Pablo Casado al frente del PP nacional”, afirman a ECA.

Califican como “simplista y hasta con ánimo de perjudicar al PP intentar una división entre zaplanistas y campistas, recordando ahora que Mazón era un hombre de Zaplana”.

Camps, Fabra y Bonig

En este sentido, subrayan: “Francisco Camps elige a Alberto Fabra como presidente de la Generalitat en 2011, y ahora Fabra ha arropado públicamente a Mazón; María José Catalá (portavoz del PP en el ayuntamiento de Valencia) fue consellera con Camps, y es la número 2 de Mazón, a la vez que su directora de campaña: es otra época en el partido”.

“Prácticamente todos arroparon a Carlos Mazón el pasado viernes, si se exceptúa a Isabel Bonig y su equipo más cercano, pero casi es una ausencia lógica, y la de Francisco Camps, que ya se sabe que ha iniciado por su cuenta un intento de regreso a la política tras ser absuelto en diversos juicios, y  quiere ser candidato a la alcaldía de Valencia, convencido de que ganaría con mayoría absoluta. Camps es otra historia, donde se mezcla el sufrimiento personal con el afán de protagonismo”, han expresado a ECA.

Respecto a la imagen de querer presentar a Isabel Bonig como perdedora en elecciones, fuentes cercanas al proceso han destacado a este periódico que “en 2015 quien perdió las elecciones autonómicas fue Alberto Fabra; sólo en 2019 perdió Isabel Bonig, es decir, una vez ¿y cuántas elecciones perdió Mariano Rajoy antes de ser presidente?”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable