Comunidad Valenciana

Del vuelco andaluz al posible vuelco valenciano: “Hay hartazgo”

Los partidos de la oposición ven posible un tripartito de derecha por el actual apoyo al independentismo catalán, la imposición de la lengua cooficiales y el recorte de libertades promovidos por el gobierno de Ximo Puig

Manifestación en Valencia contra el nacionalismo catalán en 2017.
photo_cameraManifestación en Valencia contra el nacionalismo catalán en 2017.

Los resultados de las elecciones andaluzas el pasado 2-D, abre un gran interrogante sobre lo que puede suceder en las autonómicas valencianas de mayo próximo, ya que la primera convicción  de quienes están ahora en el Gobierno valenciano – socialistas y Compromís, con el apoyo de Podemos – es que es impensable un adelanto electoral, como se ha barajado estos pasados meses, a la vista de los resultados en Andalucía. Tras la andaluza, la segunda federación socialista es la valenciana.

Para Miguel Barrachina, diputado del PP en el Congreso de los Diputados y presidente del partido en la provincia de Castellón, “tanto en Madrid como en Valencia, el PSOE va a cambiar ya, evitando la ‘política de tensión’ preconizada por Zapatero en su día, y evitando herir sensibilidades como la urgencia por la exhumación de los restos de Franco o el derribo de cruces en Castellón, siendo más prudentes los socialistas y sus socios”.

Diversos líderes políticos valencianos consultados por El Confidencial Autonómico, han destacado  que “si bien la sociedad andaluza y la valenciana son distintas, hay un punto en común de hartazgo que puede propiciar un vuelco en mayo próximo y que un tripartito de derechas (PP, Ciudadanos y Vox) gobierne en lugar del actual tripartito de izquierdas”.

Señalan a este digital que “puede haber como en Andalucía un abstencionismo de votantes socialistas, y en tierras valencianas un voto de castigo contra el radicalismo de Compromís, que parece más preocupado de derribar cruces e imponer la ideología de género que de los problemas valencianos, y una parte de los votantes de 2015 le puede dar la espalda”.

Como afirma un dirigente socialista valenciano, “es indudable que nos van a pasar factura las movilizaciones contra la imposición del valenciano y a favor de la enseñanza concertada”.

Por otra parte, señala un miembro de un Centro Andaluz valenciano a este digital que “hay 218.000 andaluces en la Comunidad Valenciana: nuestro voto es aquí, pero habrá que verlo, si guarda semejanzas con el 2-D en Andalucía…que puede ser”.

Causas del “hartazgo valenciano”

“El hartazgo valenciano es por el apoyo al independentismo catalán de Compromís y el ‘dejar hacer’ de los socialistas; la imposición del valenciano, la  ideológica en la educación y hasta en la nueva televisión autonómica, ‘À Punt’, y el recorte de libertades”,  coinciden en señalar dichas fuentes a este digital.

Señalan que “a diferencia de Andalucía, el cambio en la Comunidad Valenciana ya se produjo en 2015, tras 20 años de gobiernos del PP, pero el  tiempo pasa cada vez más rápido en política y el hartazgo de estos casi cuatro años es evidente en la calle, en la educación, en la sanidad”.

Para el presidente de la Asociación Valenciana de Politología (AVAPOL), Joseca Arnau, “se ha vuelto a comprobar que el bipartidismo PP y PSOE sigue en vigor, ahora apoyados por partidos que surgen del descontento social – Podemos, y ahora Vox -, cuando anteriormente necesitaban a los partidos nacionalistas”.

Por otra parte, el presidente de AVAPOL destaca que “los medios de comunicación no están reflejando bien la realidad en sus sondeos, y no marcan tendencia, por lo que puede haber sorpresa también en la Comunidad Valenciana”.

José Aymerich, líder de Vox, señala que “igual que ha sorprendió la realidad social de los ‘chalecos amarillos’ en Francia, el descontento existe en la Comunidad Valenciana, y es muy factible un vuelco en 2019, con los diputados que obtengan el PP, Ciudadanos y Vox”.

Según un alto cargo del PP valenciano, “puede haber relevo en la Comunidad Valenciana y puede Ciudadanos ser el partido que gobierne, porque ellos y Vox pongan como condición al PP que el presidente de la comunidad sea de Ciudadanos”.

Sondeos en 2018 ahora inservibles

En 2015 las elecciones autonómicas valencianas otorgaron al PP 31 escaños, frente a los 23 de PSPV, 19 de Compromís, 13 de Ciudadanos y 13 de Podemos. La mayoría absoluta está en 50 escaños.

Los sondeos que se han ido dando a conocer en la Comunidad Valenciana a lo largo de 2018 otorgan, en su mayor parte,  una mayoría de escaños al PP (en torno a 25), y ligeramente por debajo a los socialistas – algún sondeo le otorga más escaños que el PP -, manteniéndose Compromís y Ciudadanos, y bajando Podemos, pero en todos ellos suman los tres partidos de izquierdas suficientes escaños para gobernar, “como ha sucedido en Andalucía, por lo que el aviso ya está dado: hay un voto de descontentos, que ha captado Vox, pero no sólo en caladeros del PP, sino también del PSOE, Ciudadanos o incluso Podemos”.

“Tras las elecciones andaluzas, todos los partidos descartamos todos los sondeos que en la Comunidad Valenciana se han llevado a cabo hasta ahora: una sociedad distinta y unos votos que no se percibían”, señalan fuentes consultadas por ECA.

Fuentes del PP valenciano afirman que “el tripartito ha pretendido imponer el rodillo ideológico, en vez de preocuparse de los problemas reales valencianos, y estamos convencidos de que les va a pasar factura en las autonómicas, por lo que puede haber un cambio de tripartito”.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo