Comunidad Valenciana

Máxima indignación en Benidorm por la cancelación de los viajes del Imserso

La Generalitat valenciana lo considera un “error”. La ciudad alicantina tiene el 20% del total de plazas en España del programa de vacaciones para jubilados

Benidorm (Alicante) (1)
photo_cameraBenidorm (Alicante) (1)

El “mazazo” que está suponiendo la pandemia para el sector turístico en general, y muy especialmente para Benidorm (Alicante), tal como informó El Confidencial Autonómico el pasado 31 de agosto, se ha multiplicado al anunciar el Gobierno que se suspenden los viajes del IMSERSO.

Benidorm es la estrella del programa de viajes del IMSERSO al absorber el 20% del total de las plazas de España.

La indignación que ha provocado esta decisión del Gobierno en Benidorm es muy significativa, pues “si para el Gobierno es evidente que no se pueden llevar a cabo estos viajes con personas de la tercera edad por razones de prudencia sanitaria -  y tendrán sus razones -, en los hoteles de Benidorm no ha habido ninguna incidencia sanitaria de importancia este verano, y se han vivido y viven todas las medidas de seguridad”, señalan desde la patronal hotelera de Benidorm, HOSBEC.

“El anuncio del Gobierno se ha producido tras conocerse la muerte por coronavirus de una mujer en Lleida que había estado de vacaciones en Benidorm, pero sin saber dónde se contagió”, han destacado dichas fuentes.

“Es un error anular los viajes del IMSERSO”

La gran repercusión que tiene en la Comunidad Valenciana la anulación de los viajes del IMSERSO ha llevado también a criticarla  al secretario autonómico de Turismo, el socialista Francesc Colomer, que ha destacado  que “es un error y una contradicción, no se puede dar una imagen turística de seguridad y suspender este programa en 2020”.

Colomer ha destacado que hay que mantener el “derecho a viajar”, pues “viajar seguro no es el problema; probablemente la gente esté más segura en los alojamientos reglados y seguros de la Comunidad Valenciana, que cumplen con las medidas sanitarias exigidas, que en su ciudad de origen”.

“El Gobierno no ha consultado con los hoteleros”

“Y además, el Gobierno ha recomendado que no se viaje, sin consultar con los hoteleros y conocer nuestra situación”, han subrayado. La suspensión del programa de vacaciones del IMSERSO en la Costa Blanca, en principio durante un mes, amenaza con provocar un auténtico descalabro económico, en concreto de 50 millones de euros, en el sector turístico, “ya que el programa arrancó este año en noviembre pasado y queda por ejecutarse el 65%”, señala la patronal.

Los hoteleros han subrayado que «hubiera sido muy deseable que en el mismo momento en que se ha hecho pública esta medida, se hubiera informado a todos los actores del programa de los detalles de la misma:  a partir de qué fecha comienza la restricción, qué ocurre con los viajeros que están ahora mismo disfrutando de sus vacaciones y, sobre todo, qué medidas de carácter extraordinario se van a poner en marcha para paliar los efectos sobre una industria que es vital en muchas poblaciones de la costa, Baleares y Canarias».

6.000 empleos, la mayoría en Benidorm

En estas fechas, además, es cuando comienza la «temporada alta» del IMSERSO. Lo que queda en el aire supone para el conjunto de la Comunidad Valenciana la suspensión de unos 120.000 paquetes turísticos, con un millón de estancias y una facturación de entre 25 y 27 millones de euros a los hoteles y otros 25/27 millones al resto del sector (restaurantes, excursiones, transportistas...).

Con la anulación de los viajes del  IMSERSO, se ven afectadas 96.000 plazas en la Costa Blanca, lo que equivale a una pérdida de 40 millones de euros en el sector turístico de la provincia de Alicante.

Del total de las plazas del IMSERSO en la Comunidad Valenciana, el 80% son en Benidorm, el 10% a Castellón y el 10% restante a Gandía (Valencia) y otras poblaciones como Guardamar o Torrevieja (Alicante).  Un revés  económico nunca visto para los 70 hoteles,  que acogen cada año a 170.000 jubilados que disfrutan de sus vacaciones subvencionadas por el Gobierno entre noviembre y finales de abril con el mantenimiento de 6.000 empleos.

La patronal reclama medidas de carácter laboral, centradas en el apoyo a los expedientes de regulación temporal de empleo que tengan que ponerse en marcha, de carácter económico para garantizar la viabilidad financiera de los operadores adjudicatarios o la puesta en marca de líneas ICO específicas para proporcionar tesorería si fuera necesaria.

También reclama la patronal medidas de carácter fiscal con aplazamientos de pagos de impuestos, bonificaciones fiscales y supresión de los impuestos que gravan específicamente la actividad hotelera.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable