Comunidad Valenciana

Una asociación alicantina pide que se vote el 10-N a un partido "que elimine el requisito del valenciano"

'Idiomas y Educación' estima que Vox ofrece el “modelo más convincente"

Fotografías manifestación Alicante 19 de mayo, Idiomas y Educación.
photo_cameraFotografías manifestación Alicante 19 de mayo, Idiomas y Educación.

La asociación alicantina, ‘Idiomas y Educación’, se constituyó hace tres años para defender la libertad de elección de lengua vehicular en la enseñanza, “ante los reiterados atropellos e imposiciones sobre el valenciano del gobierno tripartito de izquierdas valenciano desde su llegada al poder en 2015, tanto en la enseñanza como en el acceso al mundo laboral”.

 “Ofreceremos nuestra orientación ante las elecciones generales del próximo 10-N, que sirve para los valencianos y también en el resto de España, con rigor”.

Antes de desvelarlo y  pormenorizarlo, han adelantado a El Confidencial Autonómico su análisis para las próximas elecciones, así como algunas “claves” del chantaje de la imposición de las lenguas cooficiales “sobre todo a los padres”.

“Vox cuenta con el modelo más convincente”

Los integrantes de esta asociación, en la que están presentes padres y profesores, estiman que “Vox nos parece que ofrece el modelo más convincente, pues suprimen completamente el requisito y el mérito”.

“En Vox tienen claro que el mérito de una lengua cooficial autonómica puede convertirse en requisito si se le otorga mucha ponderación o importancia a la puntuación: se puede aprobar una oposición y acceder a bolsas de trabajo sin el requisito del valenciano –y en ello coincide con C’s y PP-, y además estará en igualdad de condiciones a la hora de aprobar o adjudicar la plaza”.

Para la formación de Santiago Abascal, “el modelo educativo sería de una o dos líneas, pero siempre con importante cuerpo de castellano”.

“El PP ahora dice que el valenciano será sólo ‘mérito’”

Desde la asociación, recuerdan que el “PP valenciano prevé eliminar completamente el requisito lingüístico, para convertirlo en mérito, tanto para oposiciones como para adjudicaciones docentes, cuando en 2013 impuso a los docentes valencianos el requisito del valenciano, y han reconocido su error”.

“Hay que reconocer que el PP ha sido el partido valenciano más beligerante en los tribunales ante la imposición del valenciano que están llevando a cabo el PSPV, Compromís y Podemos", señala la asociación.

"Isabel Bonig (presidenta del PP de la Comunidad Valenciana) quiere eliminar el requisito del valenciano en la Sanidad y en otros cuerpos de la administración, pero ha reconocido que el valenciano se podría tener en cuenta en puestos de la administración que requieran contacto directo con los ciudadanos”, añade.

Afirman a ECA desde la asociación que “el mérito ponderado llevará a injusticias laborales”, y que “defendemos que las materias troncales deberían siempre impartirse en lengua materna –Matemáticas, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales-, o al menos dar a los padres la opción de que así sea”.

Además, a pesar de que consideran acertado que Bonig haya presentado un modelo educativo con retorno a la elección en líneas –valenciano o castellano– hay algo que les parece “absurdo, y es que ello sería para el 80% de los centros ya que habría un centro de cada cinco de inmersión en inglés, pero no hay capacidad del profesorado para tanto inglés”, y el modelo experimental en inglés del PP solo sirvió para una discriminación en la que solo unos pocos niños podían acceder a esos centros.

La asociación considera, en todo caso, que las materias troncales deben impartirse en lengua materna.

“La ambigüedad de Ciudadanos”

Los líderes de C’s en la Comunidad Valenciana, “como Toni Cantó o Marta Martín, han dejado claro que quieren acabar con la dictadura lingüística del valenciano, y como el PP defiende que el valenciano sea un mérito”.

“Cantó defiende que cualquier profesional de cualquier comunidad autónoma de España tenga los mismos derechos para ocupar una plaza en la Comunidad Valenciana, pero habla del ‘mérito’ para ciertos puestos de trabajo, en mayor o menor medida según el puesto de trabajo’”, señalan desde “Idiomas y Educación”.

Desde esta asociación alicantina señalan que “C’s no precisa cómo va a aplicar el modelo lingüístico y de cómo exigirá el mérito, que acepta que sea la Red de Formación del Profesorado de la Consellería de Educación la responsable de evaluar su necesidad, y ya sabemos cómo se está nutriendo ahora de pancatalanistas esta Red”.

Por otra parte este partido se decanta por un modelo único trilingüe, pero la asociación prefiere el modelo PP de líneas (castellano y valenciano), o el modelo Vox, con un buen bloque de materias en castellano, lengua global y necesaria para la nueva economía de siglo XXI.

“PSOE, Podemos, Compromís y Más País exigen el requisito lingüístico”

Desde “Idiomas y Educación” afirman a este digital que “estos cuatro partidos, y también los separatistas de cualquier comunidad autónoma, la lengua cooficial la exigen como requisito, con una dosis clara de dictadura lingüística, que es gasolina para el separatismo, y basta repasar los hechos”.

“En Cataluña, tras 35 años de ‘procés’, los jóvenes se han formado en el radicalismo separatista: de ahí que ese colectivo incremente el voto separatista en cifras próximas al 2% anual, según la propia pirámide poblacional”, afirman. “En las Islas Baleares y en la Comunidad Valenciana, ya es visible la pugna para implantar el ‘procés’, que nosotros no paramos de evidenciar y recurrir”.

“Un ejemplo es la Ley de Uso del Valenciano 4/1983, gobernando los socialistas , que habla de ciudades de predominio valenciano parlante y menciona a ¡Alicante!, donde como máximo sólo un 3% de la comunidad educativa habla valenciano en la actualidad: Alicante es de claro predominio castellano hablante”, señalan sobre necesarios cambios legislativos para “no seguir cayendo en complejos ni ingenuidades”.

Requisito lingüístico “para adoctrinar”

Desde la asociación alicantina perciben en ciertos ciudadanos “el desaliento ante las dictaduras lingüísticas autonómicas, o bien no valoran la importancia de movilizarse ante esta lacra, tanto del requisito como del mérito, que buscan el adoctrinamiento en las aulas y el chantaje a los padres sobre la necesidad de la lengua cooficial para optar a puestos de trabajo”.

“Hace falta una ley nacional, acorde con la Constitución, que garantice la no discriminación por la lengua cooficial, que es lo contrario de lo que pretende la socialista Isabel Celaá al ceder a las comunidades autónomas la decisión de cómo aplicar las lenguas vehiculares en Educación”, sostienen.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?