Comunidad Valenciana

Un despacho de abogados presenta quejas contra dos letrados en los Colegios de Valencia y Madrid por comentarios homófobos y vejaciones

Argumentan que han cometido una falta grave contemplada en el artículo 125 del Estatuto General de la Abogacía

colegio de abogados de Valencia
photo_camera Colegio de abogados de Valencia

El bufete Olympe Abogados ha presentado dos quejas contra dos compañeros de profesión ante el departamento deontológico del Colegio de Abogados de Madrid y Valencia por recibir “insultos y vejaciones hacia su persona y su trabajo” en redes sociales. Algunos de los términos recogidos en el escrito son: “puercos”, “pareja de nazis”, “degenerados” o también, referencias a la supuesta orientación sexual de su director, Isaac Guijarro. 

Según ambas quejas a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, todo comienza cuando el pasado 21 de mayo el despacho participó en un debate del grupo político Podemos. En la mesa redonda se trataban asuntos relacionados con el consentimiento de las relaciones sexuales. Podemos publicó desde su perfil de Twitter un extracto en vídeo de dicho debate mencionando al despacho de abogados.  

 

Tras esta publicación, la letrada Carmen (nombre ficticio), comenzó a publicar tweets durante días “vejando, humillando, insultando y menospreciando” al abogado y al despacho. Y, según se defienden en la queja presentada, éstos incumplen lo dispuesto en el artículo 3.5, 11.1 y 11.4 del código deontológico de la Abogacía Española.

Guijarro relata que sus comentarios están “llenos de odio” y con carácter homofóbico porque, además, una de las frases que emplea es: “se piensan que porque su director sea gay tienen derecho a todo”, “Hitler no era tan malo si lo comparas con Olympe Abogados” o “pareja de nazis”. 

Estas descalificaciones, según han plasmado en la queja, “no entran dentro del abanico de la libertad de expresión” porque el artículo 3.3 del código deontológico recoge que “la libertad de expresión no legitima el insulto ni la descalificación gratuita”.

Por otro lado, una usuaria de un perfil de Twitter preguntó si el despacho de abogados estaba confinado (por la viruela del mono) a lo que Carmen respondió “ojalá”. Y es que desde hace unos, según el despacho, días se viene achacando que los contagios de esta enfermedad provienen del colectivo LGTBI.

El segundo letrado que se enfrenta a la queja, Luis (nombre ficticio) publicó comentarios como: “Sois una panda de degenerados y no me extraña que esta pareja de Olympe sea el descojono de la abogacía valenciana. Dos pelegatos con el despacho vacío y buscando un cargo público”. Este comentario, según ha plasmado el despacho en la queja, “viene propiciado por meras divergencias ideológicas feministas”.

Además, el despacho se ha respaldado en que el artículo 125 del Estatuto general de la Abogacía califica de infracción grave “la falta de respeto debido a la realización de alusiones personales de menosprecio o descrédito, en el ejercicio de la profesión, a otro profesional de la abogacía o a su cliente”.

Por todo ello, han pedido tanto al Colegio de Madrid como de Valencia que sancionen a los dos letrados, que borren los tweets y les pidan perdón a través de la red social.

Confidencial Digital se ha puesto en contacto con Luis para conocer su versión de los hechos y ha preferido mantenerse al margen hasta que el ICAV tome una decisión al respecto para poner las alegaciones que estime pertinentes en su defensa.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?