Comunidad Valenciana

Destacan la presión de algunos profesores a los alumnos

Un asociación en defensa del castellano denuncia la imposición del valenciano en los colegios

Padres con hijos en centros públicos han detectado que la discriminación de la lengua común ha aumentado este curso por la llegada de PSPV y Compromís a la Generalitat

Acto catalanista de Escola Valenciana.
photo_camera Acto catalanista de Escola Valenciana.

El cambio de gobierno en la Comunidad Valenciana y la llegada de los socialistas y de los nacionalistas de Compromís a la Generalitat han avivado el debate lingüístico, especialmente en los colegios e institutos por el uso de las dos lenguas cooficiales, el castellano y el valenciano. Eso ha dado más fuerza a una nueva entidad defensora de la lengua común de España.

Su nombre es precisamente “Defensa del castellano”, y nació hace unos meses en Requena, en la provincia de Valencia. Aunque sus objetivos son la defensa del derecho a usar la lengua castellana en todos los ámbitos, muchos de sus miembros se han unido a esta entidad movidos por su intención de reclamar que sus hijos puedan estudiar en castellano.

“Estamos inquietos porque la discriminación del castellano va en aumento, cada vez la palpamos de forma más clara”, explica a El Confidencial Autonómico una de las portavoces de “Defensa del castellano”. Aseguran que ya desde hace años existen colegios en los que es complicado conseguir que los niños estudien en castellano si así lo quieren, y las alegaciones de los padres, aunque sean mayoritarias en favor del español, muchas veces caen en saco roto.

Hay numerosos casos de niños que contra su voluntad reciben las explicaciones de los profesores en valenciano, aunque sí se les permite utilizar los libros en lengua castellana. Hace dos años este proceso se agudizó un poco, el año pasado fue más tranquilo, pero este curso la “imposición del valenciano” se ha incrementado, aseguran desde esta asociación.

El motivo que ven a este reforzamiento de la discriminación es que la llegada del PSPV de Ximo Puig y de los nacionalistas de Compromís a la Generalitat ha supuesto un respaldo a los directores y profesores de colegios que están empeñados en dar las clases en valenciano pese a las peticiones de los alumnos. “A profesores que antes no utilizaban el valenciano en clase, en muchos casos les están obligando ahora a hablar en valenciano”, asegura una madre que ha recogido numerosos testimonios de colegios de municipios, sobre todo, de la provincia de Valencia.

También citan otros ejemplos: profesores que en las tutorías con padres castellanohablantes se empeñan en hablarse en valenciano; informes sobre las notas de los alumnos que sólo están en lengua valenciana; o también casos en que obligan a los niños a que hagan los trabajos en el idioma cooficial regional, pese a que la ley les ampara para hacerlos en la que prefieran. Incluso están viendo casos de politización, como clases de geografía con mapas del “País Valenciá”, y no la denominación oficial de Comunidad Valenciana.

Explicarán a los padres sus derechos

Ante esta situación, “Defensa del castellano” pretende presentarse ante quienes se sientan discriminados pero no sepan como actuar, o tengan miedo a protestar. “Nacemos para explicarles a los padres que tienen derecho a elegir la lengua en la que estudian sus hijos”, explican las fuentes consultadas por ECA, que añaden que por ahora su campaña va a ser informativa.

Han recibido muchas consultas de personas procedentes sobre todo de la provincia de Valencia, tanto de la zona donde predomina el valenciano como de la castellanohablante -si bien aquí tienen más implantación-. El próximo 9 de abril celebrarán una asamblea y a partir de ahí van a iniciar una campaña para hablar y contactar en distintos municipios de la Comunidad para explicarle a los padres qué pueden hacer para reclamar los derechos que tienen por ley.

No queremos discriminar el valenciano, que es también lengua de la Comunidad y parte de nuestra cultura: queremos ayudar a quienes están discriminados y acosados por no poder usar el castellano”, afirman desde “Defensa del castellano”, que lamentan que la lengua valenciana se esté convirtiendo en un arma política.

Añaden que por el momento su actividad será informativa, pero si más adelante consideran que es necesario empezar a emprender acciones judiciales y presentar denuncias, no dudarán en hacerlo. Han comenzado a establecer contactos con asociaciones que defienden el derecho a estudiar en castellano en otras comunidades, como Cataluña y Baleares, donde ha habido problemas por este asunto.

Reclamarán los topónimos en castellano

Más allá del ámbito de la educación obligatoria, entre los objetivos de “Defensa del castellano” también está tratar de proteger a los ciudadanos y a los funcionarios que se vean perjudicados por la creciente presión para que en las administraciones autonómica y municipales sólo se use el valenciano.

“Nos están contactando trabajadores de consellerías que dicen que cada vez les obligan más a hablar en valenciano”, explican los impulsores de esta asociación. Muchas de estas quejas le están llegando de Valencia capital.

Otra ‘batalla’ que tienen previsto emprender es la de reclamar que los topónimos oficiales de los municipios sean bilingües. En los últimos años se está extendiendo la tendencia de que los ayuntamientos aprueben eliminar el nombre en castellano y dejen sólo la denominación en valenciano como única oficial.

El último caso ha sido precisamente el de la capital autonómica: impulsado por el alcalde Joan Ribó, se ha aprobado que pase a llamarse sólo València. En este y otros casos, “Defensa del castellano” tiene pensado dirigir cartas a los ayuntamientos para reclamarles que recuperen las denominaciones en castellano, para que sean oficiales tanto los topónimos en valenciano como los castellanos, en igualdad. “La Comunidad Valenciana es una región muy turística, y si se eliminan los nombres en castellano puede sonar raro a muchos extranjeros que no conocen el valenciano”, explican.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?