Comunidad Valenciana

Han sido arrasadas 1.600 hectáreas en Artana (Castellón)

20 años sin un plan de cortafuegos en la Comunidad Valenciana

Los profesionales de prevención y extinción de incendios exigen un protocolo que contemple una pista forestal para facilitar el acceso a los vehículos

 Incendio forestal de Artana (Imagen de la Diputación de Castellón).
photo_camera Incendio forestal de Artana (Imagen de la Diputación de Castellón).

El incendio producido en Artana (Castellón), que ha presentado grandes dificultades de extinción, ha avivado entre los profesionales de prevención y extinción de incendios la necesidad de un plan de cortafuegos, que no se ha hecho desde hace 20 años.

El incendio en la localidad castellonense de Artana ha quemado 1.600 hectáreas, en una aproximación provisional, tal como ha podido sabe El Confidencial Autonómico, y tras las enormes dificultades para apagar las llamas durante cuatro días algunos profesionales han hablado con este digital.

“En la Comunidad Valenciana no hay un plan de cortafuegos desde hace 20 años, y es urgente hacerlo, como se ha puesto de manifiesto en el incendio en las cercanías de la Sierra de Espadán”, afirma para ECA un miembro del Servicio de Prevención de Incendios, que depende de la Generalitat Valenciana y ésta tiene subcontratado a la empresa Vaersa.

“Es cierto que en el incendio de Artana se han presentado muchas dificultades  por la frondosidad y la compleja orografía del lugar, pero se ha tenido que trazar un cortafuegos y se ha echado en falta que haya alguna pista forestal, pues los vehículos no tenían acceso a lugares con gran fuerza de las llamas”.

De acuerdo con las fuentes consultadas de los servicios de prevención y extinción de incendios, existe el “temor a que la necesidad de un plan de cortafuegos y pistas forestales se olvide en la práctica una vez extinguido el incendio, y a los profesionales nos duele esta falta de previsión”.

Problema similar con la prevención de la “gota fría”

De acuerdo con las fuentes consultadas de servicios que tienen que actuar en emergencias, en la Comunidad Valenciana existe un problema similar de falta de prevención adecuada ante las frecuentes “gotas frías” que suelen producirse en tierras valencianas en otoño.

“Se producen inundaciones severas y reiteradas, que podrían y deberían evitarse actuando en los meses de agosto y septiembre en barrancos, ramblas y ríos, para que no se formen auténticas presas o tapones por acumulación de árboles, plantas y otros elementos”, expresan a ECA las fuentes consultadas.


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable