Comunidad Valenciana

Tensión, reproches e insultos en el juicio del ERE de la Radiotelevisión Valenciana

La cúpula de RTVV reconoce que hubo 'listas negras' para decidir los 1.000 despidos

Empleados y despedidos de RTVV se siguen concentrando contra el ERE.
photo_camera Empleados y despedidos de RTVV se siguen concentrando contra el ERE.

Tras 3 años de estudio y ejecución, el ERE de la cadena pública regional ha desembarcado en los tribunales. Mientras los antiguos directores generales culpan a la Generalitat Valenciana, los sindicatos denuncian la opacidad del proceso, que podría declararse nulo.

Este lunes ha dado comienzo en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana el juicio por el ERE en la televisión y radio valencianas (RTVV).

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el proceso está caracterizándose por estar rodeado de altas cotas de tensión dentro y fuera de la sala.

Qué dicen los responsables

José López-Jaraba, director general hasta diciembre de 2012, ha asegurado que “el ERE fue una decisión política, porque la empresa no se podía financiar, ya que no pagábamos a proveedores durante meses y meses, y a duras penas pagábamos las nóminas”.

Jaraba ha reconocido -requerido por la acusación- el pago de las deudas de la cadena con empresas con las que él había estado relacionado anteriormente a asumir el cargo.

En plena ejecución del ERE, Jaraba renunció al puesto que ostentaba. En su lugar fue nombrado Alejandro Reig, “para firmar lo que otros habían decidido”, afirman fuentes sindicales, y “porque Rosa Vidal quería tomar posesión habiéndose ejecutado el ERE plenamente”, tal y como ya contó este confidencial.

La actual directora general, Vidal, es letrada del Estado en excedencia y procede del despacho Broseta Abogados. Ha expuesto que tuvo que elaborar dos informes jurídicos ante el trabajo que hizo la firma Garrigues, por fuertes discrepancias en la lista de afectados.

Según ha sabido ECA, se da la circunstancia, en estos momentos, de que el abogado de RTVV es Fernando Crespo, de Garrigues.

Vidal reconoció que “circulaban listas oficiales de afectados con discrepancias” en los despachos, y ella tuvo que “unificar”.

En pocas palabras, Vidal asumió la decisión de prescindir de trabajadores que no figuraban entre los despedidos y excluyó del ERE a quienes estimó oportuno: fue el caso de 186 técnicos a quienes ya se les había comunicado su despido.

La directora general ha declarado que, al llegar, se encontró sobre la mesa unas 800 reclamaciones de despedidos por los criterios aplicados.

Increpaciones e insultos

Fernando Crespo, abogado de la empresa en el juicio, se preguntó durante el juicio: “¿Cómo se puede hacer una televisión pública a fecha de hoy con 676 personas y hace un año requiriese 1.678 trabajadores, o que en 1991 se necesitaran sólo 679 trabajadores?”

Estas palabras fueron mal recibidas por los ex trabajadores que siguen el juicio en una sala contigua al tribunal. Se pudieron escuchar insultos y gritos de “sinvergüenza”.

De acuerdo con fuentes sindicales, “el proceso del ERE ha sido injusto, arbitrario y muy cruel con los trabajadores, muchos de los cuales han necesitado tratamiento psíquico o psiquiátrico”. Los despidos se han ido escalonando durante 9 meses.

Los criterios de aplicación del ERE han sido descritos por lods afectados como “arbitrarios y perversos”. “Reconocían como mérito haber sacado la oposición en el caso de los trabajadores del ente, y no le daban valor en el caso de los trabajadores de radio y televisión”, critican.

La empresa no ha aportado baremaciones, y eso es un fin fraudulento que no puede ser amparado en derecho”, reconoce Jacinto Morano, abogado de CGT, a este digital.

El juicio prosigue con declaraciones de testigos y demandados a los que hay que sumar una solicitud de nulidad por parte de los sindicatos CCOO, UGT, Intersindical y CGT.

Historia de un ERE entredicho

Un informe elaborado por PriceWaterhouse Coopers hace tres años inició el proceso, sin apenas confrontación con los sindicatos, generando gran incertidumbre entre los 1.678 trabajadores.

Desde un primer momento se pusieron en marcha 'listas' de afectados y salvados que han ido cambiando una y otra vez.

El ERE se aprobó en agosto de 2012, pero la directora general entrante en abril de 2013, Rosa Vidal, tomó sus decisiones personales, ante la sorpresa de la Generalitat.

Fuentes del Gobierno valenciano criticaron que Vidal que “iba por libre”. Denuncian que salvó del ERE a 186 técnicos y lo ejecutó según su criterio.

De hecho, el vicepresidente, José Císcar, ha declarado que esas decisiones podrían contribuir a que se declare nulo el proceso. En última instancia, el ente se vería abocado al cierre por falta de viabilidad económica.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?