Comunidad Valenciana

Todos contra Castor

Crónica del cierre anunciado del almacén de gas Castor: los empresarios lo ven innecesario, los geólogos no garantizan la seguridad y continúan las protestas ciudadanas

El almacén de gas Castor
photo_camera El almacén de gas Castor

La clausura del depósito de gas Castor está cada vez más cerca. Se paralizó el pasado 26 de septiembre y no se han dado las condiciones de seguridad necesarias para que vuelva a funcionar: todavía hay riesgo de seísmos.

El Castor es un almacén de gas pensado para garantizar las reservas ante un hipotético bloqueo de los suministros directos. En los últimos días se han registrado varios movimientos sísmicos que parecen estar directamente relacionados con el depósito.

Según explica a El Confidencial Autonómico Mónika Salvador, activista e impulsora de una recogida de firmas contra el almacén en Change.org, el apoyo al cierre tras los terremotos está siendo “masivo”. “El primer objetivo era recoger 5.000 firmas, pero en 24 horas se sobrepasó esa cifra”, explica.

“Luego me propuse llegar a las 10.000 y en tres días se superó”; el siguiente objetivo está en 50.000 apoyos y en una semana ya hay “más de 35.000 firmas”. Salvador asegura que se está recibiendo apoyos de toda España, “muchos de Lorca” y también de “bomberos de distintas ciudades”, especialmente a través de Facebook.

Las manifestaciones en las tres localidades más afectadas tras el seísmo –Vinaroz, Benicarló y Peñíscola– han reunido a cientos de personas. Una de las últimas convocatorias ha tenido lugar en Vinaroz, donde se ha formado una ‘muralla humana’ junto a la playa, frente a la instalación que se ubica 22 kilómetros aguas adentro. Hubo cerca de 1.200 participantes.

La experiencia de Salvador tras los seísmos le lleva a estar “asustada” y a tener “la maleta preparada” para abandonar su hogar, como han hecho decenas de personas mayores de la zona, hacia otros lugares de residencia.

¿Qué dicen los especialistas?

Fuentes del Ministerio de Industria reconocen la relación ‘causa-efecto’ de los terremotos “con las inyecciones de gas a 1.750 metros de profundidad” y ha iniciado acciones judiciales para evitar una indemnización millonaria en el caso de que se decida el cierre. Han dejado claro que dejarán en manos de los tribunales “posibles responsabilidades o negligencias”.

Mientras, siguen a la espera de los informes definitivos del Instituto Geológico y Minero y del Instituto Geográfico Nacional. “Sólo se reanudará la actividad en la planta si hay garantías plenas de que no hay ningún riesgo para la seguridad”, han afirmado.

El secretario general de la patronal azulejera ASCER –uno de los sectores de mayor consumo de gas en la Comunidad Valenciana–, Pedro Riaza, explica a ECA que el Castor era “innecesario, como otras infraestructuras creadas fruto de una mala planificación”. La idea de que “sólo servirá para elevar la factura del gas” la han compartido muchos empresarios en los últimos días.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?