Comunidad Valenciana

La lista de espera para ser operador es de 123 días

Critican a la consejera de sanidad valenciana por cerrar los centros de salud las tardes de Navidad

Los ambulatorios de la Comunidad sólo abrirán hasta las 15:00 estas dos semanas de fiestas

Centro de salud en la ciudad de Valencia.
photo_cameraCentro de salud en la ciudad de Valencia.

Durante estas fiestas se sobrecarga a los profesionales en los centros sanitarios de la Comunidad Valenciana que cierran a partir de las tres de la tarde, la espera para ser operado es de 123 días de media y hay centros “tercermundistas”.

Según han explicado fuentes del sector sanitario a El Confidencial Autonómico “el hecho de cerrar por las tardes disminuye la capacidad de respuesta de las urgencias, ya que no se cubren los días de libranza de los profesionales en un afán de conseguir un mayor ahorro económico, y la consejera de Sanidad – es Carmen Montón, socialista – no sabe o bien olvida que cuanto más días de fiesta hay más trabajo y, por tanto, más sobrecarga en los profesionales”.

Así mismo, “esta medida de cerrar por las tardes colapsará aún más las urgencias en muchos hospitales, y no sabemos qué puede pasar por ejemplo en el Hospital Clínico de Valencia,  donde ya se hacinan en los pasillos los enfermos, llegando a 20 personas ingresadas en el pasillo”.

Recorte de gastos en perjuicio de los valencianos

“Recortar gastos a base de pretender poner un horario a las enfermedades, a la salud, es de un desconocimiento grave”, afirman estas fuentes a ECA.

Señalan que la sanidad valenciana, bajo el gobierno de la consejera Montón – “que parece mentira que tenga el título de Medicina”, apuntan – “ha recortado profesionales y sólo ejecuta 3 de cada 10 euros del presupuesto, provocando que los valencianos tengan que esperar 123 días de media para ser intervenidos”.

También denuncian “situaciones tercermundistas en diversos centros de salud valencianos”, entre ellos el centro de Salud de Trafalgar (Valencia), donde la calefacción se ha resuelto poniendo tres radiadores, “obligando a los profesionales a llevarse sus estufas”.

Otro ejemplo “penoso”, como califican estas fuentes, es el centro de la calle Chile, en Valencia, “donde se repiten las averías, tiene goteras de aguas fecales que caen en cascada en las consultas de vacunación”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?