Comunidad Valenciana

Están muy deterioradas en municipios turísticos

Compromís exige al Estado volver a invertir en carreteras valencianas transferidas

Los senadores nacionalistas recuerdan que hasta 2009 el Ministerio de Fomento gastaba hasta 180.000 euros en tramos de las nacionales cedidas

Tramo de la N-332 a su paso por Benissa (Alicante).
photo_cameraTramo de la N-332 a su paso por Benissa (Alicante).

Los senadores de Compromís, Carles Mulet y Jordi Navarrete, reclaman al Ministerio de Fomento que ponga fin a la “injusticia” que supone continar con la medida adoptada por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2009 de transferir travesías a ciertos municipios sin aportación económica.

El Confidencial Autonómico ha podido confirmar que los senadores de la formación nacionalista valenciana han pedido al ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, que escuche a los municipios afectados por la presencia en sus municipios de antiguas carreteras de titularidad estatal, como es el caso de la N-332 y de la N-340, entre otras.

Hasta la reforma socialista de 2009, el Estado llevaba a cabo en esos tramos de carreteras cedidos a los municipios una inversión de hasta 180.000 euros.

Deterioro en ciudades muy turísticas

Mulet destaca el caso de Benissa (N-332), en la provincia de Alicante, subrayando que “es un caso de máxima injusticia adoptada por Zapatero: en 1991 inició trabajos para desviar la carretera, inició las obras y tuvo que pararlas en 2009 por falta de financiación, por lo que casi 3 kilómetros están sin urbanizar”.

Otros casos que destaca son los de Peñíscola, Vinaroz, Benicarló, Albaida, Algemesí, Favara, Sueca y Cullera, “por lo que se han convertido en losas en las tres provincias de la Comunidad Valenciana”.

“Los ayuntamientos han soportado muchos años el ruido y los accidentes en esos tramos de carreteras, que condicionaban el desarrollo urbano y el desplazamiento de personas, y actualmente los tramos antiguos de carreteras están con problemas de seguridad y notable deterioro”, afirma Mulet.

Mulet también destaca el caso de la N-340, en el norte de Castellón. “El Gobierno desvió más de 20 kilómetros entre los municipios Vinaroz-Benicarló-Peñíscola, pero los tramos antiguos de esa carretera, en municipios con especial proyección turística, se han quedado abandonados, y los ayuntamientos no pueden afrontar ese gasto”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?