Ceuta y Melilla

Más problemas en Melilla: Decenas de argelinos con pasaporte marroquí asaltan la frontera cada día. La Policía denuncia que faltan agentes y medios. Vea imágenes grabadas en la valla

Ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil tienen personal ni recursos para controlar de forma efectiva el flujo de personas que llegan a la frontera de Melilla. El sindicato UFP denuncia que el mayor problema no son los subsaharianos que intentan entrar, sino los ciudadanos argelinos que se cuelan "a diario" en la Ciudad Autónoma.

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico de fuentes de la Unión Federal de Policía, cada día se encuentran con centenares de marroquíes empadronados en la Península que cruzan a Melilla para no perder los beneficios sociales.

Hablan de una “avalancha permanente” de argelinos con pasaporte marroquí a la que no pueden hacer frente con garantías ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil. “Muchos reconocen abiertamente que trabajan en Melilla sin los oportunos papeles”, indican desde el sindicato.

“Los servicios asistenciales son insuficientes, las condiciones higiénicas no existen”, critican. Esta situación, ya cronificada, coincide estos días con la Feria de Melilla 2013, que concluirá el domingo 8 de septiembre.

Los agentes han grabado varias secuencias con la situación que viven en los alrededores de la valla, tal y como se puede ver en este enlace. Se ven aglomeraciones e intercambios verbales. “Es tal el volumen de tráfico de personas que es imposible hacer un control exhaustivo de todos, encontramos contrabandistas y falsificaciones de pasaportes”, denuncia la UFP.

Descontrol de coches, taxis y mercancías

El sindicato comenta que no hay punto de comparación con Ceuta: “en Melilla hay hasta cuatro pasos fronterizos”, recuerdan, “y sin control sanitario ni de ningún tipo”.

No sólo hay problemas con los que cruzan a pie. Ahora las pateras han sido sustituidas por “vehículos destartalados donde esconden a los subsaharianos” y los agentes se quejan de que “no hay personal suficiente para hacer controles efectivos de tanto vehículo”.

En España entra todo lo que tenga cuatro ruedas”, se lamentan. “Pasan vehículos que difícilmente pasarían la ITV”. Además hay jornadas es las que sólo hay dos agentes para llevar a cabo los controles, y éstos se ven “desbordados”.

Los policías hablan de una “falta de reciprocidad” de Marruecos en los controles: los vehículos españoles que entran en el país africano deben pasar “una inspección” que les autoriza para circular a lo largo de seis meses, algo que no sucede a la inversa.

Otro asunto que preocupa es la existencia de un convenio para que los taxis puedan cruzar la valla sin someterse al control fronterizo.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes