Ceuta y Melilla

El número de inmigrantes que entran a Ceuta y Melilla escondidos en vehículos de mercancías desciende a menos de la mitad en lo que va de año

Este método pone en peligro la vida de cientos de personas que quieren cruzar la frontera

Un inmigrante ilegal descubierto en el parachoques de un coche.
photo_camera Un inmigrante ilegal descubierto en el parachoques de un coche.

En lo que va de año, 584 personas han llegado a Ceuta por vía terrestre. Las ciudades autónomas son objetivo de los inmigrantes para entrar de forma ilegal a la Península. Guardia Civil y Policía Nacional interceptan continuamente a inmigrantes procedentes de Marruecos. Muchos se arriesgan a cruzar el estrecho, sin familia para buscar mejores condiciones de vida. Mientras, la entrada por Melilla ha descendido en más del 50% por vía terrestre, por marítima un 73% según los datos de la Jefatura Superior y de la Guardia Civil.

El trayecto de Tánger a Ceuta y Melilla en camión suele ser de hora y media y en los momentos de repostaje, aprovechan colocarse en los vehículos. Aunque desde la pandemia se cortó el tráfico con Marruecos, sí se permite la circulación de mercancía pesada. 

Otra vía que usan para llegar, es la marítima, donde con trajes de neopreno se agarran a los patines de los ferrys y cuando están llegando se arrojan al agua para nadar hasta la costa. 

El puerto de Algeciras también objetivo de irregulares

Guardias Civiles pertenecientes a la sección Fiscal de la Aduana del Puerto de Algeciras están familiarizados con las entradas ilegales de inmigrantes procedentes de Tánger. Según ha podido conocer El Confidencial Digital, las persona que entran en España irregularmente son detectados en controles de la frontera por la Policía nacional y Guardia Civil. En lo que va de año, en el puerto de Algeciras sólo se han interceptado a 20 personas procedentes de Marruecos. 

Aunque también las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido en esta semana a tres menores que se escaparon del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) con el fin de buscar una vida mejor. 

La Policía Nacional es quien se encarga de abrir un expediente administrativo de extranjería y trasladarlo a la Delegación del Gobierno de Ceuta para que emita una orden de expulsión o la deniegue, como es el caso de los menores. Con ellos se establece una guardia y custodia. 

“Cuando abran Marruecos y el puerto de Tarifa, el número de inmigrantes ilegales será mayor”, asegura el capitán  Vilches de la Guardia Civil. 

Teniendo en cuenta que la llegada por vía terrestre ha aumentado, a través de los bajos de los camiones conocidos coloquialmente como “choriceras”, llegan a aduanas y pasan varios controles. En el primero la Policía Nacional se limita a pedir la documentación al conductor, mientras que en el segundo alto la Guardia Civil se encarga de realizar un control más exhaustivo de la mercancía y posibles inmigrantes escondidos. 

Aunque como afirman desde la Jefatura de Policía Nacional de Ceuta, los camioneros no son cómplices porque no quieren arriesgarse a ser detenidos. Los camiones suelen cerrarlos el día anterior a circular, mientras que los inmigrantes aunque en muchas ocasiones rompen las lonas de los camiones, por falta de oxígeno previeron colocarse en los bajos. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?