Ceuta y Melilla

Logroño continúa en alerta ante la presencia de Brahim Ghali

El líder del Frente Polisario está protegido por un dispositivo de contravigilancia

Brahim-Ghali
photo_camera Brahim Gali, presidente de la RASD y secretario general del Frente Polisario.

El Ministerio del Interior ha activado un servicio de contravigilancia al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en el exterior del hospital San Pedro de Logroño, según confirman fuentes policiales a Confidencial Digital. El jefe del Polisario no contó con esta protección desde el pasado 18 de abril cuando llegó a España, pero en vista de la trascendencia pública que ha adquirido estas semanas, el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha tomado esta decisión. 

Se trata de un dispositivo pequeño que acude esporádicamente a la puerta del centro médico para rastrear posibles amenazas contra Ghali. Este llegó a través del aeropuerto de Zaragoza en un avión gubernamental argelino, según la versión del Ministerio de Asuntos Exteriores, y fue trasladado al hospital donde ingresó directamente en la UCI. 

En ese momento, España no consideró ponerle seguridad, aunque las fuentes policiales consultadas desconocen si el líder Polisario llevaba protección propia. Tampoco se ha aclarado si en el interior del hospital le custodian agentes argelinos, país desde el que provenía. 

Estos servicios policiales discretos suelen utilizarse como protección a personajes con cierta relevancia pública, pero sin un alto grado de amenaza, por ejemplo, ex ministros. En el caso del jefe saharaui, la crisis migratoria provocada por su estancia en España ha provocado que el foco mediático se traslade a Logroño e Interior ha decidido tomar esta medida. Además, estas fuentes indican que es una manera de vigilar al propio Ghali y a las personas que le acompañan en el hospital. 

Aseguran que en el interior del centro está acompañado prácticamente en todo momento por personas de su entorno más cercano. 

La incógnita sobre su declaración 

Todas las miradas están puestas ahora en el próximo día 1 de mayo, marcado en el calendario del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz como el día que Ghali debe declarar por la querella interpuesta contra él

Fuentes del grupo saharaui indicaron a la agencia Europa Press que sí acudirá a declarar ese día por respeto a la justicia española, después de que se generara la duda de que no lo haría. Pedraz ha solicitado esta semana al juzgado decano de Logroño que facilite realizar la “diligencia vía telemática”. 

Ghali tiene dos causas abiertas en la Audiencia Nacional por las que deberá responder ese día. Ambas se reactivaron una vez se conoció que había pisado suelo español, ya que estaban archivadas por la imposibilidad de tomarle declaración. La primera querella fue interpuesta por la Asociación por los Derechos Humanos Saharauis que le acusa de orquestar una “campaña para eliminar a las élites saharauis de origen español”. La segunda y más reciente fue presentada por el bloguero Fadel Mihdi Breica por presunta comisión de delito de detención ilegal, torturas y lesa humanidad

Pedraz no cree que se fugue 

La opción de declarar telemáticamente es la que, aparentemente, más satisface a ambas partes. Sin embargo, el líder del Frente Polisario continúa ingresado y, aunque su estado ha mejorado en los últimos días, fuentes de su entorno afirman que continúa muy enfermo por lo que no ven muy claro que la semana que viene pueda hacer frente al procedimiento judicial. 

A pesar de que el 11 de mayo Ghali se negó a firmar el documento con el que la Audiencia Nacional le citaba como imputado, el juez Pedraz no consideró razonable retirarle el pasaporte a petición de la Asociación querellante. “Las ‘informaciones’ que hayan aparecido en medios de comunicación no pueden, por obvio, dar lugar a acordar medida restrictiva alguna para cualquier investigado”, señaló en una providencia este martes. 

Precisamente en su pasaporte está otra de las interrogaciones del caso. En una primera versión Exteriores aseguró que Ghali había entrado en España con su nombre auténtico. Si bien, en una información publicada por El Confidencial, se revelaron hasta dos identidades falsas que utilizó para entrar en el hospital: la primera, Mohamed Ben Batouch y la segunda, Mohamed Abdellah. 

Cabe recordar que el ingreso en el hospital de Logroño por “razones humanitarias” que el Gobierno decidió ha provocado un conflicto diplomático con Marruecos que ha desembocado en una de las mayores crisis migratorias nacionales. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?