Ceuta y Melilla

Un legionario que amenazó a dos viandantes y disparó a otro en Ceuta, condenado

El Supremo ha ratificado la pena de 2 años y 10 meses de prisión al militar que hirió con su pistola al ciudadano que defendía a una pareja que estaba siendo encañonada por el sargento cerca de una tienda de golosinas

Acto en una base de la Legión con presencia de legionarios de honor (Fotografía: Ángel Molinero).
photo_camera Acto en una base de la Legión con presencia de legionarios de honor (Fotografía: Ángel Molinero).

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia del Tribunal Militar Central en la que se condena a 2 años y 10 meses de prisión a un legionario destinado en Ceuta que amenazó a dos viandantes con el arma de trabajo y disparó a otro tras un forcejeo cerca de una tienda de golosinas.

Los hechos se remontan a octubre de 2016. Según la sentencia del Supremo a la que ha tenido del acceso Confidencial Digital, el sargento acusado salió a comer y cenar fuera del acuartelamiento militar con otro compañero. En su bolso bandolera portaba su pistola particular que estaba dotada de cargador y cartuchos, por lo que “era perfectamente apta para efectuar disparos”.

Sobre las 14:00 horas, ambos militares deambulaban por la zona cercana a la Comisaría de la Policía Nacional situada en el Paseo de Colón de Ceuta. Al llegar a la altura de una tienda de golosinas, se encontraron con un grupo de jóvenes que estaban comprando en ella.

El compañero del acusado agarró con violencia a uno de ellos mientras le manifestaba: “tú no te vas, te quedas aquí conmigo, vente que te vas a enterar de lo que te voy a hacer, hemos venido a reventar Ceuta”.

En ese instante, una pareja que se encontraba por la zona recriminó al militar la mala conducta que había tenido con los chicos, mientras, éstos aprovecharon para huir del lugar.

El legionario acusado, que hasta el momento se había mantenido al margen, sacó de su bolso bandolera la pistola que llevaba y, “con evidente ánimo de causarles temor, apuntó directamente con ella a ambos”.

Que el sargento acusado apuntara con el arma a la pareja provocó que otro ciudadano que se había apeado de su vehículo para comprar golosinas se abalanzara sobre él para quitarle la pistola. Durante un forcejeo, el legionario efectuó un primer disparo que no llegó a alcanzar al joven.

Tras caer los dos al suelo, el militar dirigió la pistola hacia el cuerpo de la víctima y realizó otro disparo que sí le alcanzó. Según la sentencia, el acusado lo hizo “con clara intención de menoscabar su integridad física”.

Secuelas de la víctima

La víctima sufrió una herida a nivel abdominal en el intestino delgado, una fractura en el fémur derecho, rotura de dientes, alopecia y un trastorno por estrés postraumático por lo que necesitó varias cirugías.

Además, le han quedado secuelas en el sistema digestivo, en el nervioso, en el músculo esquelético de la cadera y en la cara, así como una cicatriz de 10 centímetros en la ingle, otra de 20 en el abdomen y calvicie en la zona occipital. En su recuperación estuvo 14 días muy grave.

Huida a Almería después del altercado

Tras los disparos y las patadas, el compañero del acusado que había presenciado lo ocurrido le pidió que se marcharan del lugar con el fin de ayudarle a eludir su responsabilidad ante la justicia. Ocultaron la pistola con la que había realizado los disparos y se marcharon a Almería, lugar donde escondieron el arma en el interior de una tienda modular ubicada en medio del campo del acuartelamiento de Viator.

La condena del acusado

El Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia en la que se condenaba al legionario a 2 años y 10 meses de prisión, así como la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 100 metros y de comunicarse con él.

Además, le han suspendido de empleo y sueldo durante un periodo de 2 años y 6 meses y no podrá acudir o residir en la ciudad de Ceuta durante 3 años y 4 meses.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes