Ceuta y Melilla

Los guardias civiles que blindan las vallas de Ceuta y Melilla serán dotados de “botiquines de combate”

La Dirección General ha adquirido 60 unidades, a unos 250 euros cada uno

Valla de Melilla.
photo_camera Valla de Melilla.
Varios migrantes se dirigen al Centro Temporal de Inmigrantes (CETI), mientras celebran el salto de la valla de Melilla, a 24 de junio de 2022, en Melilla (España).
Varios migrantes se dirigen al Centro Temporal de Inmigrantes (CETI), mientras celebran el salto de la valla de Melilla, a 24 de junio de 2022, en Melilla (España).

Las vallas que separan el territorio español del marroquí en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla son dos de los destinos más complicados a los que se enfrentan los agentes de la Guardia Civil.

La avalancha del pasado 24 de junio en Melilla, en la que murieron entre 23 (cifras oficiales) y 70 (según algunas ONG) inmigrantes sin papeles, es el último episodio que coloca en una situación muy delicada a los guardias civiles, y al ministro del Interior como responsable político.

Mientras crece la presión política en las Cortes Generales contra Fernando Grande-Marlaska, la Dirección General de la Guardia Civil ha adjudicado un contrato para mejorar la dotación de material de los agentes que son desplegados en las fronteras con Marruecos, y que tienen que hacer frente a asaltos y avalanchas violentas y masivas de extranjeros sin papeles.

La licitación consultada por Confidencial Digital tiene por objeto la “adquisición de 60 botiquines personales de combate para dotación del personal que presta servicio en la frontera con el Reino de Marruecos en las Comandancias de Ceuta y de Melilla”.

Llama la atención el uso de la expresión “botiquines personales de combate”, más propia del material sanitario con que se dota a los militares de las Fuerzas Armadas.

Los botiquines los va a suministrar Asens, una empresa de la provincia de Barcelona especializada en material para emergencias sanitarias y rescates.

El contrato de 60 botiquines se ha adjudicado por 15.391,2 euros, por lo que la Guardia Civil pagará unos 256 euros por cada botiquín de combate.

El catálogo de botiquines de la empresa Asens incluye numerosos modelos, más o menos completos, más o menos voluminosos. Cabe suponer que estos “botiquines de combate” para los guardias civiles desplegados en las vallas de Ceuta y Melilla se habrán diseñado de forma específica, con aquel material que se considere necesario para ese escenario.

Un botiquín de cerca de 350 euros en la web de esta empresa aparece descrito como “bolsa especial de nylon de alta resistencia diseñada para ir colgada del cinturón y atada a la pierna, completada con todo el material necesario para evitar 2 de las 3 causas evitables de muerte más frecuentes en urgencias: exanguinación y compromiso vías aéreas”.

Contiene “Life Vac (dispositivo anti asfixia para adulto pediátrico y neonato), torniquete CAT, venda Celox Rápid, granulos Celox 15g, vendaje israelita, par de guantes de nitrilo y tijera corta ropa”.

Los asaltos a las vallas fronterizas suelen terminar en incidentes. Los inmigrantes ilegales sufren en ocasiones cortes (hay que recortar las concertinas, que se empezaron a retirar de lo alto de las vallas), contusiones al caer o al ser reducidos por los agentes, quienes a su vez reciben a veces pedradas, golpes con palos...

Más allá de asaltos trágicos con muertos, es habitual que se produzcan heridos en estos asaltos, tanto entre los extranjeros que tratan de entrar en España, como entre los guardias civiles que intentan repeler esas entradas ilegales.

Marlaska visita de madrugada la valla de Melilla para conocer %22de primera mano%22 dispositivos y recursos de Guardia Civil. Foto de archivo.
Marlaska visita de madrugada la valla de Melilla para conocer %22de primera mano%22 dispositivos y recursos de Guardia Civil. Foto de archivo.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable