Ceuta y Melilla

La Guardia Civil denuncia ante Casado los problemas de los agentes en la valla de Melilla

A la falta de personal en las concertinas se suma la inseguridad ante las personas armadas

Una patrulla de la Guardia Civil junto a la valla que separa Melilla de Marruecos.
photo_cameraUna patrulla de la Guardia Civil junto a la valla que separa Melilla de Marruecos.

El pasado 2 de enero, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, se reunió con el presidente de la ciudad autónoma de Melilla, Juan José Imbroda. Ambos dirigentes se reunieron en el marco de un encuentro entre los representantes de las asociaciones de la Guardia Civil y representantes sindicales de la Policía Nacional.

Casado tuvo la oportunidad de conocer, de la mano de los representantes presentes, los problemas diarios a los que se enfrentan los agentes en la frontera de Melilla. 

Entre ellos, la falta de personal vigilante en las concertinas. Independientes de la Guardia Civil (IGC), cuarta asociación del cuerpo en número de socios, ha denunciado que esta carencia ha aumentado la tensión, con varias falsas alarmas y patrullas hasta altas horas de la noche. IGC ha culpado a la situación vivida en Cataluña como principal razón de esta disminución de efectivos, que se han quedado sin refuerzos.

Problemas de seguridad

Unido a esto, la asociación ha denunciado la falta de material con respecto a las personas que saltan la valla. Según el comunicado, los agentes no portan más que “una defensa y un chaleco anti trauma” ante las personas armadas “con los ganchos que han utilizado para superar la valla, cuchillas, botellas con ácidos y excrementos, y un largo etcetera de armas u objetos susceptibles de causar graves daños físicos a los agentes”.

Según IGC, algunos de los tornos de acceso Melilla se encuentran averiados. Sin posibilidad de bloquearlos, el representante de la asociación denunció ante Casado que se está tratando con “gente que no tiene nada que perder”. El comunicado ha hecho hincapié en la amenaza de los agentes ante quienes "esconden una cuchilla de afeitar, navaja, te lanzan piedras” sin posibilidad de identificarlos en la multitud.

Según los agentes, no exite un protocolo de actuación en el caso de que los inmigrantes intenten superar la línea fronterizo. La mayoría son menores no acompañados. En su comunicado, IGC ha denunciado que el apartado 2 de la ley 4/2015 “deja a los agentes al descbierto” y es “ambigua”.

La asociación ha pedido a los políticos que “se aclaren”, ya que la misma ley sostiene que los extranjeros “podrán ser rechazados a fin de impedir su entrada ilegal en España (..) respetando la normativa internacional de derechos humanos y de protección internacional de la que España es parte”.

Inversión “insuficiente”

Por último, IGC ha denunciado que “no se ha visto una inversión clara en los pasos fronterizos” a pesar de lo anunciado por el Ministerio del Interior. Según el gabinete, se destinarán más de 2,7 millones de euros al mantenimiento del perímetro ronterizo de Melilla hasta el 2019. Este año, se destinarán 1,2 millones en el mantenimento del “buen estado” de las instalaciones “para evitar que se produzcan problemas”. En la reunión con Casado, IGC pidieron al dirigente del PP que hiciera “lo posible por saber en qué se destina” esta cantidad.

La asociación ha pedido asimismo actuar en el paso fronterizo del Barrio Chino. Por esta zona, según el comunicado, pasan 7.000 personas con mercancías, “con el consiguiente problema para mantener la salubridad de los viajeros y los Agentes”. Como consecuencia, IGC ha pedido que se realice “una limpieza exhaustiva de las instalaciones”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?